Cuevas y su sueño: "Ganar medalla me presiona pero me recontra motiva"

El uruguayo confesó a Referí que vive un sueño en Río, y que eso es la mayor motivación para buscar el podio

Pablo Cuevas está como un nene chico en Río. Con la emoción de ser parte de la fiesta olímpica por primera vez en su vida. Disfrutando ese ambiente único que sólo puede verse en la capital olímpica, donde están los mejores atletas de todos los deportes.

Competir en los Juegos Olímpicos era un objetivo que venía desde hace años, cuando se quedó sin poder competir en Londres 2012 por lesión. En realidad, Cuevas luce con orgullo la bandera uruguaya desde hace años, ya sea en Copa Davis o cada semana en los diferentes clubes del mundo en los que se disputa el circuito ATP –de hecho este año la agregó hasta en el gorro con el que juega-.

Pero defenderla en el ambiente olímpico es totalmente diferente. Y con la templanza que da el haber estado dos años sin jugar hace un par de temporadas, de ver de cerca la chance de un tempranero retiro, el mejor tenista uruguayo de la historia ve todo con un cristal muy diferente al de hace unos años. Disfruta un poco más cada cosa que se le presenta. Y encima, ocupando uno de los mejores rankings de su carrera (21 del mundo), y disfrutando un momento feliz de su vida –recorriendo los torneos del mundo junto a su esposa y su hija- llega con todo el impulso necesario a Río, para darse uno de los gustos de su vida.
"Es muy diferente al resto del año. Vine sabiendo que iba a ser algo muy diferente y acá lo comprobé. Estoy disfrutando de cada minuto, de cada cosa que vivo en la Villa", le cuenta a Referí, todavía acostumbrándose a todo lo nuevo. "Me tiré hoy a descansar y no podía dormirme de lo emocionado que estaba con todo. ¡Y eso que no empezó! Es un poco como imaginaba, pero aún más grande", agrega el salteño.

En ese sentido, Río es un viaje a la juventud. "De alguna manera, el primer entrenamiento me recordó a la primera vez que estuve en un Grand Slam. Todo gigante, todo nuevo, muchos crack de todos los deportes", agrega Pablo.
Con todo ese panorama, enfocarse en el tenis es un poco más duro que siempre, pero Cuevas tiene claro que nadie le regalará nada, a pesar de llegar como el 11° cabeza de serie. El georgiano Gubashvili puede parecer accesible desde su puesto 109, pero no tendrá nada que perder. "Siempre las primeras rondas son duras. Y más en un lugar diferente y que vine con una gran ilusión. Pero estoy haciendo una buena adaptación y eso sumado a las ganas, confió en sacar lo mejor de mí y lograr avanzar", agregó el tenista.
Cualquier deportista tiene siempre presión. Pero cuando la transforman en positiva, es el combustible que permite llegar un poco más adelante. Como dice el dicho olímpico: "más rápido, más alto, más fuerte". Por eso, Cuevas no tiene empacho en decir, sin que suene soberbio, que su objetivo es una medalla.
"Es cada 4 años que se dan los Juegos Olímpico y los anteriores me los perdí. Antes de venir una noche me dije 'anda y disfrutá'. Pero la manera de no olvidarse nunca de esto es ganar una medalla. Esa es la ilusión que traje, que me presiona y re contra motiva a la vez", cierra el uruguayo viviendo su sueño.

Embed


Acerca del autor