Cuevas: un salto a la Davis

El uruguayo alcanzó el puesto 61ATP y cumplió su objetivo de retornar a la lista de los mejores 100; en Bastad clasificó al US Open, se quedó con el título y aseguró la vuelta al equipo celeste

El tenista número uno de Uruguay volvió a estar, desde el lunes, entre los mejores 100 tenistas del mundo. Concretamente ocupando el puesto 61 del ranking de la ATP.

El salto de 50 posiciones lo alcanzó tras conseguir su primer título ATP 250, en Bastad, el domingo pasado, donde Cuevas coronó una semana de su mejor tenis.

Pero más allá del balance de todo lo bueno que vivió tras dos años de estar afuera de la cancha por lesión y otras dos temporadas de poco juego, lo importante es lo que queda de la presente campaña.

Ya clasificado para el US Open, último Grand Slam del año, y con el dolor de la rodilla en el olvido, el tenista celeste volverá a defender a Uruguay en Copa Davis, en setiembre, cuando los capitaneados por Enrique Pérez Cassarino peleen por la permanencia en el Grupo I de la Zona Americana en Caracas, ante los locales.

A principio de año Cuevas se trazó el objetivo de meterse otra vez entre los mejores 100 y sabía que tenía tiempo hasta Roland Garros para lograr los puntos necesarios, jugando torneos importantes haciendo uso de su ranking protegido, otorgado por la ATP por los dos años de inactividad por lesión.

En esa línea de trabajo se planteó una pretemporada intensa y decidió no ser parte del equipo de Copa Davis que debía presentarse en febrero. Todo el ambiente del tenis nacional entendió la elección de Cuevas.

Hoy, si bien el camino no fue exactamente el previsto, la realidad indica que el objetivo se cumplió con creces y Uruguay volverá a tener a su número uno en el equipo.

“Todavía no hablé con el capitán pero, como dije a principio de año, mi intención siempre fue estar en esta instancia. Incluso creo que voy a llegar bien preparado porque seguramente en Venezuela juguemos en cemento y yo voy a llegar del US Open”, dijo Cuevas a El Observador desde Hamburgo, donde solo juega dobles esta semana (debuta hoy).

Físicamente también se encuentra mejor de lo que arrancó el año, pues la suma de partidos importantes le devolvieron la condición que le permite terminar de jugar la final de un torneo y estar al firme y concentrado en la semana siguiente.

Consultado acerca de si estaba cosechando los frutos de la intensa pretemporada dijo que no cien por ciento, pero que sí ayudó. “La pretemporada del verano pasado fue lo máximo que pude entrenar en mucho tiempo, pero hoy, con la cantidad de partidos y el ritmo en el que estoy jugando, hacen que la exigencia sea muy superior al de la pretemporada. Sin embargo, sí fue importante porque partí de una buena base”, explicó.

Los problemas con la rodilla quedaron atrás y, si bien existe una molestia que antes de la lesión no existía, ya es parte de la vida cotidiana.

“Convivo con alguna molestia en la rodilla, pero no con ese dolor insoportable que tenía al principio. En los primeros meses me había acostumbrado un poco, pero no hay dudas de que ya no es el dolor de antes. Además, no se trataba solo de dolor, sino que por momentos perdía la fuerza en la rodilla y no me respondía la pierna. Eso ya no pasa”, dijo Cuevas.

De todas maneras, el tiempo fuera de la cancha le dejó varias enseñanzas. “Igual tomo precauciones y hago muy bien las entradas en calor antes de la exigencia. Además, cada vez que puedo viajo algunas semanas con quien me hace acupuntura. A la rodilla la sigo cuidando, pero no es algo que me tenga preocupado”, agregó.

No es solo el título
La obtención de la corona en Bastad no es solo el trofeo o el premio en metálico, y tampoco se reduce a ser el número 61 del mundo. Esta condición, pues, es la llave a seguir jugando torneos importantes.

Después de participar en el torneo de dobles de Hamburgo, la próxima semana estará en los cuadros principales de Umag (Croacia), luego jugará un Challenger en República Checa y después se tomará unos días para participar en la competencia interclubes en Europa. Posteriormente sí, el US Open.

“El hecho de haber logrado el ingreso al US Open me dio una semana más de tiempo para prepararme porque si necesitaba los puntos tenía que jugar clasificación esta semana y buscar para el ingreso al cuadro del último Grand Slam del año. Si las cosas se hubieran dado de otra manera no iba a jugar Interclubes, pero ahora tengo una semana más para prepararme en cemento antes de ir a Estados Unidos”, dijo el número uno celeste.

Con el ranking actual la entrada a los torneos ATP 250 es directa, igual que a los ATP 500 y los Grand Slam. En cambio, en el caso de los Masters 1000 dependerá de los anotados. Esta situación es el mayor rédito que llega de la mano del título de Bastad, ya que le permite pensar solamente en cómo jugar y no dónde.

“Esta situación cambia la planificación de una gira porque es más fácil definir el calendario. Es distinto porque no tengo que ir calculando los puntos que tengo y los que puedo ganar para ir entrando en los torneos. Con ranking más allá de los 100 hay que ir atrás de los torneos en los que se puede entrar directo, pero en el puesto 61, esos torneos se pueden elegir y hacerlo en función de cuál es más cómodo de jugar”, aseguró el tenista.

Con mucho entusiasmo, confianza en el trabajo y seguridad en su tenis, Cuevas está de nuevo entre los tenistas más importantes, pensando en seguir avanzando en el circuito. Además, el equipo de Copa Davis celebra su regreso.


Cuevas en Bastad
Cuevas en Bastad

Populares de la sección

Acerca del autor

Comentarios