Cuevas, un regreso sin comparación en el tenis mundial

El uruguayo es el favorito a obtener el premio, que se entregará en el Masters de Londres

Pablo Cuevas volverá a tomarse mañana un avión. Lo hará en una situación muy diferente a cuando partió de Uruguay en agosto rumbo al sudeste asiático, a participar de la gira indoor de fin de año. Ahora se va a París a disputar el último Masters 1000 de la temporada, ya como uno de los 33 mejores del mundo, y además con el objetivo de quedar entre los 32 a fin de año para ser uno de los cabeza de serie en el Abierto de Australia 2015, un logro casi imposible de imaginar a principios de año, cuando una meta optimista era lograr volver a meterse en el top 100 tras casi dos años afuera por lesión. Y de yapa -en realidad lo más importante- Cuevas viaja con la alegría y satisfacción inigualable de haber sido padre la semana pasada.

Esa enorme evolución también ha llamado la atención la ATP, que lo nominó la semana pasada para el premio del Regreso del año. La ceremonia será en noviembre, simultáneamente al Masters de Londres de 2014, y Cuevas tendrá la posibilidad de codearse con la flor y nata del tenis mundial.

A nivel de números, la raqueta número uno de Uruguay no debería tener demasiada competencia, ya que los otros tres tenistas nominados han tenido regresos que no son comparables al del uruguayo. Comenzó la temporada en el puesto 221, cayó hasta el 231 en febrero, y luego comenzó una remontada que lo llevó actualmente a ese lugar 33 que significa el mejor de su carrera y muy cerca del mejor escalón de la historia para un tenista uruguayo, el 27 de Diego Pérez.

En el camino, el salteño ganó tres Challenger (Mestre, Buenos Aires  y Barranquilla), pero luego le agregó dos títulos de ATP 250 (Bastad y Umag), con el agregado que en el segundo vino desde la Qualy.

El italiano Simone Bolelli comenzó el año en el lugar 244, pero llegó a estar 367 en abril, arrastrando las consecuencias de una lesión de muñeca que lo tuvo siete meses al margen en 2013. En el año ganó los Challenger de Túnez, Bergamo, Oberstaufen y Vercelli y los dieciseisavos de final en Wimbledon, para alcanzar el lugar 77 del ránking esta semana, en la que cayó con Nadal en la primera ronda de Valencia.

El belga David Goffin, mientras tanto, inició el año como número 98, cayó hasta el 111 en enero, mientras se recuperaba de una lesión de muñeca que lo obligó a pasar por el quirófano. Luego comenzó la remontada que lo dejó en el 28. En su caso, lo más espectacular son los nada menos que seis Challenger ganados (Metz, Kitzbühel, Mons, Scheveningen, Tampere y Poznan) además de una tercera ronda del US Open.

Finalmente, el luxemburgués Gilles Muller también tiene un respetable récord en 2014, luego de trepar del puesto 366 al 53, tras haber estado ausente toda la segunda parte del año debido a una lesión de rodilla. Sin embargo, como los anteriores, no ganó ningún torneo ATP, y sus títulos se limitaron a torneos Challenger: Guadalajara, Taipei, Shenzhen , Recanati y Gimcheon.


Populares de la sección

Comentarios