Cuevas se prepara para ser visitante: "Me pasa en el 99,9% de los torneos"

El uruguayo habló con El Observador sobre sus expectativas para el viernes, cuando abre la jornada de cuartos de final ante su amigo, el argentino 60 del mundo Juan Mónaco

Un duelo apasionante se espera hoy en el ATP250 de Buenos Aires entre el uruguayo Pablo Cuevas y el argentino Juan Mónaco (ex top ten). Será el que abra la jornada de cuartos de final a las 13.50 (14.50 de Uruguay), qué tendrá el cierre con la estrella del certamen, el español Rafael Nadal, ante otro argentino, Federico Delbonis.

Después del intenso encuentro que Mónaco ganó ante su compatriota Leonardo Mayer el miércoles, uno de los ídolos locales buscará cortar la racha del uruguayo, 24 del mundo y tercero preclasificado del torneo.

Mónaco, que esta semana quedó desafectado del equipo de Copa Davis que capitanea Daniel Orsanic, contará con el apoyo de un bullanguero grupo de fanáticos, que se hicieron oír muy fuerte en cada punto conseguido ante Mayer en octavos de final.

Dueño de un tenis aguerrido, el argentino buscará dañar a Cuevas con su potente derecha, que tanto rédito le dio el miércoles, cuando solo mostró fisuras, por momentos, con su servicio y en algunos puntos en los que se apresuró a definir.

Es una semana importante para Mónaco, pero también lo es para Cuevas, que está terminando la gira sudamericana de polvo de ladrillo antes de meterse de lleno en la Copa Davis, que en el primer fin de semana de marzo tendrá a Uruguay enfrentando a Colombia en el Carrasco Lawn Tennis.

Esta gira, que se inició con el título en San Pablo y siguió con la llegada hasta cuartos de final del ATP500 de Río, donde cayó con Nadal en tres sets, tiene el cierre en Buenos Aires y, tanto Cuevas como los tenistas locales, esperan que sea el trampolín para una buena temporada 2015.

El uruguayo inició el torneo argentino en la segunda ronda por ser el tercer cabeza de serie y en el debut tuvo un primer set tenso para luego ganar con soltura 7-6(4), 6-1 al argentino Guido Andreozzi.

Esta vez le tocará contra un amigo y con el estadio apoyando a su rival, más allá de la buena onda que la gente tiene con el uruguayo en este certamen. Cabe recordar que Cuevas reside en Buenos Aires y que el Lawn Tennis es uno de los clubes donde entrena.

“Tengo muchos amigos acá, es mi lugar de entrenamiento. Con Mónaco somos amigos y nos llevamos muy bien, pero obviamente que se va a sentir la tribuna porque voy a ser visitante. No digo que vaya a tener todo el estadio en contra, pero “Pico” (Mónaco) va a tener todo el apoyo de la tribuna”, dijo Cuevas a El Observador después del almuerzo en la sede del club.


Además, el uruguayo recordó que Mónaco tiene muy buenas sensaciones en el estadio bonaerense, ya que “ganó su primer partido y su primer título ATP en esta cancha y tiene varias series de Copa Davis jugadas en Buenos Aires”.

De todas maneras, Cuevas está acostumbrado a no ser de los que más hinchada tiene en el circuito.

Soy consciente de que no soy el local y de que juego contra el local. Mónaco ganó su primer partido de ATP en este torneo y en Buenos Aires ganó su primer título ATP, así que le gusta jugar acá, jugó muchas series de Copa Davis.

“Es lógico que la gente lo apoye, pero eso me pasa en el 99,9% de los torneos del año. Brasileños, argentinos o chilenos muchas veces parecen locales en muchos lugares por la cantidad de gente que los va a ver en el circuito. Uruguayos, lamentablemente, somos muy poquitos por el mundo. En San Pablo me sorprendí porque había 30 uruguayos, algo que para argentinos, chilenos y brasileños es normal”, dijo Cuevas.

Otro de los partidos de cuartos de final son entre el argentino Carlos Berloc y eslovaco Blaz Rola y el restante entre el español Nicolás Almagro y el ganador del partido que anoche, al cierre de esta edición, disputaban el argentino Renzo Olivo y el español Tommy Robredo, número dos del torneo.


Populares de la sección

Comentarios