Cuevas se despidió en semifinales

En su segundo partido de la jornada cayó ante Diego Schwartzman por un doble 6-2

El segundo partido de la jornada fue letal para el uruguayo Pablo Cuevas, que no pudo repetir todo lo bueno hecho en las últimas dos semanas y quedó por el camino, a un paso de la final del Uruguay Open.

Cuevas empezó y terminó muy errático en la noche de este sábado y nunca pudo encontrar la llave ante el argentino Diego Schwartzman, quien con un doble 6-2 terminó con las aspiraciones del uruguayo.

La derrota cayó como un balde de agua fría en Carrasco, tanto como la molesta lluvia que complicó la jornada del viernes y obligó a jugar cuartos de final y semifinales en un día.

El argentino, que ahora definirá el torneo con el brasileño Thomaz Bellucci, ganó el encuentro ante Cuevas con una movilidad envidiable, con tiros profundos, ensayando drops y obligando siempre a una pelota más cuando el uruguayo soltó su derecha.

Cuevas buscó, pero no encontró. Ensayó variantes, probó con su derecha, sobre el revés de Schwartzman, con drops que dieron buen resultado por momentos, pero no pudo dañar con su servicio y, por tanto, se hizo muy difícil mantener la motivación en alto.

Cuartos de final
Al mediodía, Cuevas tuvo la primera presentación del día y pese a tener altibajos cerró un buen encuentro.
Después de desaprovechar seis match points y de que la lluvia interrumpiera el encuentro, el  número uno de Uruguay venció al argentino Renzo Olivo 6-4, 7-6 (5).

Ambos jugadores alternaron aciertos y errores, aunque predominaron los últimos.

Cuando Cuevas tuvo cinco oportunidades para cerrar el encuentro, Olivo resistió con su servicio y empardó el segundo set 5-5 dando paso a que la lluvia obligara a la suspensión del encuentro.

Media hora más tarde Cuevas reinició el partido y encendió una alerta, pues cedió su servicio para que Olivo tuviera la oportunidad con su saque de forzar a un tercer set.

Sin embargo, lo de antes, más aciertos que errores. El uruguayo aprovechó las ventajas que le dio su rival y llevó la definición al tie break, que no fue otra cosa que un resumen del partido: Cuevas arrancó dominando y se puso 3-0, luego emparejó y pasó adelante Olivos, pero nuevamente le costó afianzarse a la hora de servir.

El uruguayo lo puso contra las cuerdas y en el sexto match point, el primero con su saque, pudo cerrar un partido que se pudo complicar más de lo esperado.


Populares de la sección

Acerca del autor

Comentarios