Cuevas se despidió pronto

El uruguayo cayó en el debut del Masters 1000 ante Thomaz Bellucci, que jugará con Djokovic
Pablo Cuevas se quedó con las ganas de enfrentar al último grande que le falta: el N° 1 del mundo Novak Djokovic. Ayer, en el debut del Masters 1000 de Montreal, cayó en tres sets ante el brasileño Thomaz Belucci, 30° del mundo, por 6-7, 6-4, 6-7, con lo que se despidió rápido de uno de los torneos de la gira previa al US Open, y el segundo de su gira de canchas rápidas, la superficie que menos lo favorece.

El uruguayo, que ayer cayó un puesto hasta el 31° del ranking ATP, hizo un muy parejo partido, pero terminó pagando caro los errores en ambos tie breaks.

El primero se fue 7-4 en el tiebreak a favor del brasileño, luego de que el uruguayo sufriera un miniquiebre cuando estaba 5-4 abajo. Ese cierre del primer set tuvo un cruce con el árbitro por un par de decisiones dudosas, pero a diferencia de hace unas semanas en las semifinales de Bastad, Cuevas se pudo recuperar en la parte mental.

El segundo set fue lo mejor del salteño, que llegó a sacar una ventaja de 5-2 con dos quiebres de servicio al brasileño, y luego terminó llevándose el parcial por 6-4.

El tercer set volvería a mostrar una gran paridad en el juego, y ninguno se quebró el servicio hasta llegar al tiebreak, que volvió a quedar en manos del brasileño, también por 7-4.

Con ese resultado Bellucci, que jugará con Djokovic en segunda ronda, logró emparejar la serie entre ambos, que ahora está 2-2. En abril ya le había ganado a Cuevaspor el Masters 1000 de Miami, en otro partido que se fue a tres sets.

Para Cuevas es un momento ambiguo en el año, ya que no tiene grandes puntos que defender pero es conciente que juega en la superficie donde se siente menos cómodo.

La gira sobre cemento seguirá ahora con los torneos de Cincinnati, el 16 de agosto, y Winston Salem, el 23. l