Cuevas luchó pero cayó ante Kyrgios

En un partido muy parejo, el australiano se impuso 7-6 (5), 4-6, 6-3 en octavos del Masters 1000 de Madrid

Pablo Cuevas cayó 7-6, 6-4, 3-6 ante el australiano Nick Kyrgios por los octavos de final del Masters 1000 de Madrid. De ese modo, el uruguayo suma 90 puntos para el ranking, lo que no le cambiará demasiado su clasificación.

El uruguayo hizo un muy buen partido ante el 21° del mundo. Pero a este nivel los encuentros se definen por detalles. El uruguayo se mostró recuperado en el juego respecto a las semanas pasadas y tuvo momentos de gran tenis, pero terminó pasándole factura el físico, ya que jugó nueve sets en 48 horas.

En un primer set muy parejo, el uruguayo volvió a mostrar un buen juego, sólido en el saque y agresivo en la devolución ante un gran sacador. Ambos mantuvieron sus saques, pero fue en el tiebreak que el australiano consiguió un break point clave para cerrar el set 7-6 (7-5).

En el segundo, Cuevas quebró en el primer game del segundo set y ya no largó la ventaja para ganar 6-4. Al revés: estuvo más cerca de quebrar que el australiano, salvo en el último game del set, cuando se fue hasta el 40-40. De todos modos, el uruguayo volvió a tener excelentes cifras de servicio: 73% de primeros saques adentro, 73% de puntos con el primer servicio y 100% con el segundo.

En el tercero ambos bajaron la intensidad, producto del cansancio. Cuevas quebró de entrada, pero Kyrgios le quebró enseguida. El cansancio -y con ello los baches de concentración- se reflejaba en grandes puntos seguidos de errores no forzados. Los dos tuvieron que trabajar más de la cuenta para asegurar sus puntos, pero aún así, Cuevas mostró mucha actitud para pelear el saque del australiano.

Al final, el partido se decidió por un quiebre en el peor momento: con el partido 3-4, el uruguayo cometió un par de errores que rápidamente lo pusieron 0-40, y aunque luego levantó un par terminó perdiendo el saque. Lo mismo en el siguiente game: levantó un par de match points, pero en el tercero, a pura potencia, Kyrgios lo cerró. Fue una síntesis del partido: Cuevas nunca dejó de pelear, pero se le fue por un punto.