Cuevas cayó sorpresivamente en el debut de Roma

Perdió con Nicolás Mahut, 48º ATP, por 6-7 (6), 6-2, 5-7; en el último torneo antes de Roland Garros

Pablo Cuevas cayó sorpresivamente este martes en la primera ronda del Masters 1000 de Roma. Fue ante el francés Nicolás Mahut, 48º ATP, por 6-7 (6), 6-2 y 7-5, para despedirse tempranamente de un torneo en el que tenía buenas expectativas y hasta la chance de jugar con Novak Djokovic en tercera ronda.

El uruguayo jugó un partido desparejo: gran juego de servicio y un flojo juego de devolución, sobre todo en el revés, golpe que casi nunca pudo acertar para poner en peligro al francés, que se dio cuenta y lo buscó por allí todo el partido.

De hecho, Mahut solo le pudo quebrar una vez en todo el partido, y fue en el momento más sensible del partido: cuando estaba 5-5, lo que le dio la chance de sacar en el siguiente para partido. Antes, Mahut solo le había podido hacer dos miniquiebres en el tie break del primer set, que se había llevado 8-6.

Ese primer set había sido muy parejo, y ninguno había tenido chances siquiera de un break point. Cuevas había estado sólido con su saque pero estático y poco agresivo en la devolución, ante un Mahut sacando fuerte y subiendo a la red a definir.

En el segundo apareció el mejor Cuevas: mucho más móvil en la cancha, subiendo a la red en algunas ocasiones y corrigiendo por momentos el revés, con un par de winners con el revés paralelo. Quebró de primera y eso le permitió llevar la ventaja de partido, para volver a quebrar en el 5-2 y llevarse el segundo.

El tercer set lo mostró más entero: con su saque no pasaba ningún aprieto ganó (ganó sus primeros tres sets dejando a su rival en cero), y aunque Mahut empezaba a cometer errores con su saque, el uruguayo no podía aprovechar, incluso luego de tener un break point en el 3-2. Daba la sensación que, corrigiendo un poco el revés en la devolución –donde acumuló varios errores no forzados- podía definir el partido.

Sin embargo, en el 5-5 llegaron un par de errores con el saque y Mahur aprovechó su momento para quebrar 6-5. No solo eso: a continuación tuvo su game más sólido de saque, donde se puso rápidamente 30-0, incluido su primer ace de todo el partido, y cerró para el 7-6 (6), 2-6, 7-5. El dato llamativo: Cuevas ganó más puntos totales que el francés, 97 a 92.

Era una buena oportunidad para Cuevas para sumar puntos, y una linda chance para enfrentar por primera vez a Novak Djokovic. Sin embargo, el cierre de la temporada de torneos previo s a Roland Garros no es buena: segundas rondas en Monte Carlo y Barcelona, tercera en Madrid –donde mostró su mejor su mejor tenis- y primera en Roma, donde el año pasado había llegado hasta segunda ronda.

Ahora Cuevas deberá encarar Roland Garros, primer Grand Slam del año y última oportunidad de sumar puntos grandes sobre polvo de ladrillo, buscando corregir los detalles que le han impedido sumar los puntos que tenía calculados.