Cuevas cayó ante Raonic y cerró la mejor temporada de su carrera

El uruguayo ganó un gran primer set pero luego el canadiense, 5° del ATP, se recuperó y lo eliminó del Masters 100 de París

Pablo Cuevas cayó este jueves con el canadiense Milos Raonic, Nº 4 del mundo, por 6-4, 1-6, 2-6, por los octavos de final del Masters 1000 de París-Bercy. Con eso se terminó la temporada del uruguayo en el Circuito ATP, en lo que fue la mejor temporada de su carrera, donde consiguió dos títulos y dos finales, para alcanzar el puesto 19º. El uruguayo cerrará el año en el puesto 21º.

Ante Raonic, Cuevas tuvo un espectacular primer set, el mejor de la temporada en canchas de cemento, y por lejos el mejor de una gira indoor donde le costó encontrar buen juego. Ante el 5º del mundo y 4º de la carrera de campeones, el salteño dominó con el saque, arriesgó jugando profundo y con ángulos, se animó a tirar winners que acertó, y con todo eso controló la velocidad y el ritmo de juego, hasta llevarse el primer set 6-4.

La intensidad y el nivel de acierto (apenas tres puntos perdidos con el saque en todo el primer set, además de un 83% de acierto en el primer saque) era difícil de mantener, pero eso le pasó factura a Cuevas, que cayó mucho en su nivel de acierto; no solo de primeros saques (44%), sino del control del partido que quería jugar. Pasó a correr los tiros que le tiraba Raonic, que se sintió cada vez más cómodo hasta conseguir un parcial de 5-0. Cuevas logró sacar un game como para dar señales de estar de vuelta en partido, pero el canadiense de todos modos se lo llevó 6-1, sin llegar a su tope.

Ese tope lo consiguió Raonic en el tercero, porque a su saque demoledor le agregó confianza para jugar profundo y con velocidad, y atacar a Cuevas en sus devoluciones. Quebró de entrada y ya no perdió más el dominio de juego y mental, para terminar llevándoselo 6-2 ante un Cuevas que peleó y volvió a estar en partido, pero que al final simplemente no pudo ante el tenis del Nº4 del mundo.

Cuevas mantuvo su mala racha del segundo semestre, donde desde Hamburgo no ha podido ganar dos partidos seguidos en un torneo. Sin embargo, el final de la gira indoor es positiva, ya que mostró respuestas desde el juego y sobre todo, mostró que tiene herramientas para pelearle a un top ten aún en la que es su superficie más floja. En el final del año, Cuevas invirtió a futuro.

Para el uruguayo vendrá ahora el descanso, la pretemporada y a partir de diciembre la International Tennis Premier League, un torneo de exhibición que se realiza en Asia, y donde compartirá cancha y equipo con algunos de los mejores tenistas del mundo.

Los números de Cuevas en 2016:

34-23 Récord del año. Separado en superficies, los récords de Cuevas son 21-8 en polvo de ladrillo, 4-2 en césped y 9-13 en cemento.

2 títulos. Cuevas ganó el ATP 500 de Río de Janeiro y el ATP 250 de San Pablo, ambos sobre polvo de ladrillo

2 finales. El uruguayo llegó a la definición en el ATP 250 de Nottingham (césped) y el ATP 500 de Hamburgo (polvo de ladrillo)

10 Torneos. Lleva Cuevas sin poder ganar dos partidos: el último fue la final de Hamburgo. De ellos, uno fue en polvo de ladrillo y 8 en cemento

90 puntos. Junto a Madrid, la de ParísBercy fue la mejor actuación de Cuevas en la serie de Masters 1000, al llegar hasta octavos de final

.