Cuevas arranca un nuevo sueño

El uruguayo dijo que quería llegar al menos a la segunda semana de un Gran Slam y que apuntaba a meterse en el Top Ten del ATP Tour

El uruguayo Pablo Cuevas retorna a un Grand Slam y lo hace con las esperanzas de lograr la mejor participación de su carrera en esta clase de torneos. Para ello deberá sortear dos rondas, algo que está al alcance del número uno de Uruguay y hoy 40 del mundo.

Sus más destacadas participaciones, en las que ha llegado al segundo partido han sido en Roland Garros (2013 y 2014), Wimbledon (2009) y el US Open (2009 y 2010). Además participó en otras nueve oportunidades en Grand Slam, en las que se ha despedido en el debut. En lo que respecta al US Open, Cuevas jugará por sexta vez en su carrera.

En una segunda mitad del año que viene muy bien para Cuevas, con la obtención de sus dos primeros títulos ATP 250 (Suecia y Croacia), el uruguayo intentará colocarse al menos en la segunda semana del último Grand Slam del año, lo que permitirá seguir sumando buena cantidad de puntos para avanzar en el ranking mundial de la ATP.

El primer compromiso de Cuevas será ante el sudafricano Kevin Anderson, número 20 del mundo y decimoctavo cabeza de serie del torneo. El uruguayo estuvo a poco de ocupar una de las plazas de los 32 preclasificados, pues con el ranking 36 de la semana anterior al cierre de la lista lo hubiese tenido como número 30 del US Open.

Tras la caída al puesto 40, Cuevas quedó a dos escalones de estar entre los sembrados, ya que el cabeza de serie número 32 terminó siendo el portugués Joao Souza, actual número 38 del mundo.

Pero su ranking y el sorteo quisieron que la primera ronda lo enfrente a Anderson, un jugador de 28 años, que supera los dos metros de altura y dueño de un alcance de brazos que lo hace difícil de pasar en distintos sectores de la cancha.

La única vez que el uruguayo se enfrentó al sudafricano cayó en tres sets. Fue sobre polvo de ladrillo, en la primera ronda del Master 1000 de Barcelona de 2011. En aquel entonces el marcador fue 7-5, 3-6, 6-4, en un partido en el que ambos salvaron muchos puntos de quiebre. Cuevas levantó ocho de 10 puntos y Anderson seis de ocho.

El uruguayo llega al US Open en el mejor momento de su carrera, semanas después de dos éxitos resonantes y de haber conseguido su mejor ranking. Tras ello –y luego de un paso fugaz por Montevideo- viajó el martes pasado a Nueva York, donde de inmediato se puso a entrenar para llegar de la mejor manera al debut.
Cualquier victoria significará sumar puntos para su escalafón, ya que no hay defensa de unidades del año pasado, pues en la edición 2013 debió retirarse en primera ronda.

Cuevas llegaba con poca preparación tras dos años de inactividad y uno de pocos partidos, pero este año volvió a su nivel, recuperó estado físico y está otra vez para competir ante los mejores.

No en vano la semana pasada aseguró que su objetivo apuntaba alto y que tenía que mentalizarse para querer estar entre los mejores 10 tenistas del mundo.

Hoy está en la posición 40, pero el US Open puede empezar a darle forma a ese sueño.


Populares de la sección

Acerca del autor

Comentarios