Cuevas, al nivel de un top ten

Venció 7-6 (4) y 6-3 a Carreño Busta y se quedó con el ATP 250 de San Pablo
No hay dudas de que a Pablo Cuevas le sienta bien Brasil. El ATP de San Pablo que ganó ayer fue el tercero en su carrera en ese país y el quinto en total, además del segundo en dos semanas tras ganar el ATP500 de Río hace siete días. Pero sobre todo, estas dos semanas en suelo norteño dejaron la sensación de que está jugando cerca de su techo y que, en ese techo, es uno de los mejores tenistas sobre polvo de ladrillo del mundo. Sí, aunque suene grandilocuente.

Los contras dirán que es una exageración,. Dirán que perdió un partido en Buenos Aires, que le ganó a un Nadal ya en retirada y que en Río se enfrentó a todos rivales por debajo de su ranking.

Pero la realidad es que en Buenos Aires perdió contra David Ferrer, N°6 del mundo, y en tres sets, en un partido que podría haber ido para cualquiera; que Nadal, aún en baja, sigue siendo el 5°. Y la realidad también dice que esta semana el uruguayo demostró que es un tenista completo. El circuito ATP es durísimo y de enorme paridad. Encima, Cuevas venía de ser campeón en Río, lo que casi siempre da paso a un bajón por el inevitable afloje que se da tras ser campeón de un torneo con tanta carga emotiva como la de un ATP 500 y encima superando a Nadal. Y con un calor y una humedad que forzaron a Cuevas hasta el límite físico.

Con todo eso en cuenta, una derrota esta semana no solo hubiese sido posible sino hasta lógica.

En subida
Pero el mejor tenista uruguayo de la historia –¿alguna duda cabe a esta altura?- tuvo unos días de descanso y reapareció en los octavos de final de San Pablo. Le costó entrar en ritmo, y sus partidos del jueves ante Bagnis y del viernes ante Thiago Monteiro vieron a un jugador que no estaba al 100%.

Sin embargo, cuando más importaba apareció su mejor tenis. En la semifinal ante el serbio Dusan Lajovic ya dio las primeras señales: jugando parejo y esperando ante un rival que empezó acertando todo y luego, casi inexorablemente, se empezó a equivocar. Y luego, en la final, mostrando su mejor tenis: con el saque decisivo de siempre, ese que lo saca de aprietos cuando las cosas empiezan a complicarse. Con un revés decisivo para ganar los largos rallys que le planteó Carreño Busta y, finalmente, con esa capacidad física recuperada que hace la diferencia: ayer fue para correr de lado a lado y devolver todo lo que le tiraba Carreño, que veía que la única forma de ganarle al uruguayo era tirar profundo y angulado, es decir: forzar su juego al máximo para encontrar algún resquicio.

Eso es esta versión de Cuevas: ante rivales como los de esta semana, por debajo del puesto 50, no tiene necesidad de salir a atacar siempre y puede jugar con la necesidad del rival, dejando que se equivoque. Pero además, los fuerza a buscar su límite tenístico, porque solo con eso pueden ponerse en partido.

Gran final

Eso fue la final ante el español: el primer set fue extremadamente parejo y en gran nivel y ninguno pudo quebrarse o siquiera tener oportunidades de break. Como Lajovic el sábado, Carreño buscaba y arriesgaba, y tenía resultado. Cuevas acertaba más que en el resto de la semana su primer saque, lo que es casi una sentencia de muerte para sus rivales: ayer acertó el 70%, y cuando lo hizo, fue casi indetenible: ganó 34 de 43 puntos (79%) para no pasar aprietos de chances de quiebre.

El único miniquiebre se dio en el tiebreak, pero se pudo recuperar enseguida y luego, cuando estaba 5-4, seguir de largo y ganar el set. Otra vez, en el momento clave, el rival se equivocó y Cuevas no.

El golpe fue duro para Carreño, pero siguió luchando y jugarle a la única estrategia que le servía: tirar, arriesgar y encontrar los resquicios por donde lo dejara jugar Cuevas. Pero en algún momento tenía que empezar a errar. Y cuando estaba 2-1 abajo, el uruguayo terminó de soltar su tenis: un espectacular game de devolución corriendo absolutamente todo y devolviendo con calidad para frustrar a Carreño y quebrarlo. Luego ganó el suyo con un buen saque que los sacó de un 30-40 y, en el siguiente, Carreño se derrumbó: tenía el game en la mano pero subió a la red y dejó en la red un smash fácil. Se fue de partido, como alguna vez Cuevas en años anteriores, y perdió el game.

Por contraste, lo que pasó fue un recordatorio de esta versión 2016 madura de Cuevas, que no se deja desconcentrar por un mal tiro.

El 4-1 dejó todo servido en bandeja para el uruguayo. Pese a que Carreño le quebró en el 5-2, el uruguayo recuperó el quiebre y se llevó la victoria final por 7-6, 6-3, demostrando la autoridad con la que está jugando por estos días.

Ahora vendrán dos semanas de descanso, luego Indian Wells y Miami y más tarde la temporada europea de polvo de ladrillo.

"Es imposible de calcular", contestan los ex tenistas cuando se les pregunta un jugador puede llegar a top ten. Claro, en el medio está la vida, llena de imponderables. Pero de mantener este nivel, esta serenidad y esta madurez, Cuevas está para seguir escribiendo la historia del tenis uruguayo. l

Clasificado a río
Si el lunes pasado Pablo Cuevas estaba virtualmente clasificado a los Juegos Olímpicos tras ser campeón en Río, el triunfo de esta semana en San Pablo terminó de despejar las dudas. Desdehoy el uruguayo tendrá 1.510 puntos, en el puesto 25. Defenderá 305 puntos de acá al 11 de junio, cuando se cierre el plazo para clasificar (van los 56 mejores). Y aún perdiendo esos 305 puntos -algo poco prbable ya que se juegan torneos en su mejor superficie) caería al lugar 35, muy a salvo del puesto mínimo de entrada. De esa manera, y como cumple los requisitos necesarios de participación en Copa Davis en los últimos 4 años, Cuevas tiene asegurado un lugar. Solo una lesión podría llegar a dejarlo fuera de Río 2016.

El mejor del año en polvo de ladrillo

Los dos titulos de Pablo Cuevas sobre polvo de ladrillo habilitan la pregunta: ¿a qué altura está el uruguayo en el tenis mundial sobre polvo de ladrillo?

En primer lugar, el título en San Pablo ratificó una idea que venía de la semana pasada en Río de Janeiro: Pablo Cuevas es el mejor jugador del año hasta el momento en polvo de ladrillo. Suma 795 puntos, producto de los dos títulos y un cuartos de final en el ATP 250 de Buenos Aires, donde perdió ante Ferrer. Por su parte, no jugó el otro torneo de la gira, el ATP 250 de Quito.

Con esos 795 puntos, el siguiente tenista que más puntos sumó en esta superficie es el austríaco Dominic Thiem, campeón en Buenos Aires y que hizo cuartos de final en Río de Janeiro. Thiem, 15° hasta ayer (hoy subirá un par de peldaños) ganó el fin de semana en Acapulco, sobre superifice rápida.

Al resto los dobla en puntos, incluso a Rafael Nadal, cuarto en esa lista tras cosechar una semifinal en Buenos Aires y otra en Río, precisamente donde fue vencido por Cuevas.

Ahora se vendrá la temporada de cancha rápida en Indian Wells y Miami, pero luego de eso el calendario de torneos grandes se mudará a Europa, todos en polvo de ladrillo hasta Roland Garros. Allí se sumarán varios top 20 que hasta ahora eligieron la temporada de canchas rápidas (Marsella, Rottedam, Dubai y Acapulco), con lo que la pelea dse hará más pareja.

Sin embargo, otro dato ayuda a resaltar lo muy bueno del uruguayo: sobre polvo de ladrillo, solo ocho jugadores tienen más títulos que los cuatro que ha conseguido él, por lo que si se sumaran los puntos de este año y el récord de títulos sobre arcilla, Cuevas estaría en el octavo lugar del mundo en un hipotético sobre esa superficie.

Más allá de la curiosidad estadística, lo más importante de ese dato es que a Cuevas lo respaldan los resultados actuales para jugar de igual a igual contra cualquiera en polvo de ladrillo y, aún jugando ante rivales encima de él en el ranking, tiene el tenis para ganarle a todos ellos y aprovechar esta temporada de canchas lentas para, al menos, meterse entre los 20 mejores del mundo. l


EL AÑO EN POLVO DE LADRILLO
JUGADOR PUNTOS RANK
Pablo Cuevas 795 27
Dominic Thiem 430 15
Guido Pella 300 42
Rafael Nadal 270 5
Víctor Estrella Burgos 250 74
Nicolás Almagro 250 50
David Ferrer 180 8
pAOLO Lorenzi 180 52
Thomaz Belluci 170 35
Federico Delbonis 155 49
Íñigo Cervantes 150 65
Albert Ramos 135 48
Dusan lajovic 135 76
Pablo Carreño 135 67
Daniel Gimeno traver 110 99
Igor Dolgopolov 90 32
Thiago Monteiro 90 278
Diego Shwartzman 80 84
Santiago Giraldo 80 77
Renzo Olivo 65 162
Bernard Tomic 45 21
Feoiciano Lopez 45 24
Jo Wilfried Tsonga 45 9
Fabio Fognini 45 29
Roberto Carballes Baena 65 122
Gastao Elias 65 140
John Isner 20 11
Juan Mónaco 20 68
Alejandro Falla 20 128
Albert Montañés 20 135
Leonardo Mayer 20 20
Andrej Martin 20 87
Fernando verdasco 20 59
RAJEEV Ram 20 60
Joao Souza 20 211
Blaz Rola 20 160
Daniel Muñoz de la Nava 20 79
Facundo Bagnis 20 96
Benoit Paire 20 20

Acerca del autor