Cuevas administró y está en tercera ronda de Roland Garros

Sin brillar venció al argentino Kicker triple 6-4 y está entre los 32 mejores; jugará ante Verdasco

No fue su partido más brillante, pero puso sobre la mesa su calidad de top 25 para desarmar a su rival: Pablo Cuevas está por tercera vez en tercera ronda de Roland Garros, tras ganarle este jueves al argentino Nicolás Kicker, 87 ATP, por 6-4, 6-4, 6-4 en 2 horas de juego.

El uruguayo buscará meterse por primera vez en octavos de final del Grand Slam sobre polvo de ladrillo, y para eso enfrentará –seguramente el sábado- ante el español Fernando Verdasco (37), quien este miércoles ganó en cinco sets Phillippe Herbert, en una batalla de 3 horas y 29 minutos. Verdasco había vencido en primera rueda a Alex Zverev, 9° cabeza de serie.

Embed

El salteño tuvo un partido con altibajos, que se reflejaron en sus 30 errores no forzados contra solo 17 winners. Sin embargo, eso no se tradujo en el transcurso del partido, en el que Cuevas siempre estuvo al frente.

El primer set fue el más parejo. Cuevas quebró de entrada, y marcaba el ritmo del juego, ante un rival que buscaba igualarlo en profundidad de golpes pero generalmente se iba largo. De todos modos, el uruguayo bajó la intensidad y cometió varios errores no forzados en el sexto game, para que Kicker quebrara y pusiera las cosas 3-3, aunque el uruguayo volvió a quebrar enseguida para llevarse el set 6-4.

Embed

En el segundo se repitió la historia: el salteño volvió a quebrar de entrada y a marcar el ritmo de juego, aunque sin regularidad: alternaba buenos games de saque e iniciativa en las devoluciones para atacar –ante un rival que siempre juego tres metros detrás del fondo de la cancha-, pero también errores no forzados. La clave era que Kicker se equivocaba más, y por eso Cuevas navegó sin mayores problemas hasta conseguir el set 6-4, pese a que el argentino le quebró cuando el salteño sacaba 5-2.

En el tercero Cuevas volvió a quebrar de entrada, aunque luego profundizó esa inestabilidad: tres errores no forzados -incluida una doble falta- volvieron a igualar el partido para el argentino 1-1. Fue el momento en que quedó más clara la virtud de Cuevas esta tarde: administrar, no probar tanto winner –porque no era una tarde de sintonía fina- y en lugar de eso esperar los errores de Kicker con su saque, que llegaron en el sexto game, para que Cuevas quebrara 4-2 y ya no soltara más el liderato del partido.

En definitiva, la mejor raqueta celeste tuvo la gran virtud de sacar el partido sin mayores aprietos incluso en una tarde donde no estaba fino desde los golpes, y con eso sumar seis games ganados de forma consecutiva en Roland Garros, incluyendo los 3 de la victoria en primera ronda ante el francés Hamou. Ahora va ante el duro y experiente Verdasco, buscando esa frontera esquiva de los 16 mejores.

"No me digas que eso es una marca"

En el tercer set, ya con el partido encaminado, se dio la curiosidad del partido, cuando Cuevas tuvo un cruce con el juez de silla por un mal fallo: "No me digas que eso es una marca, porque ahí no hay nada", le dijo, luego de un pique polémico. Venía de quebrarle a Kicker, se salió de foco en ese game y lo perdió, pero luego volvió a recuperar el control del encuentro.

Embed



Fuente: AFP

Acerca del autor