Cuestas versión imparable

Después de un agotador 2016 y de tomarse un descanso de 10 días, Nicolás Cuestas volvió y ganó la San Fernando

Nicolás Cuestas ganó el sábado la 43ª edición de la San Fernando inscribiendo su nombre como uno de los pocos uruguayos en conquistar la tradicional 10k callejera que une Maldonado con Punta del Este.

Un día después, paseando por el balneario esteño junto al atleta Andrés Silva y al judoca Pablo Aprahamian –compañeros de aventura en los Juegos Olímpicos de Río 2016–, el fondista le contó a Referí las sensaciones de su conquista.

"No esperaba ganarla porque después de la San Felipe sentí todo el cansancio de la temporada y paré 10 días para descansar. Solo me quedaron tres semanas para prepararme. La primera costó muchísimo y solo hice trotes suaves porque seguía cansado y no tenía apuro en volver", reveló.

"Quería correr para participar, pero mi idea no era estar en el podio como el año pasado (un tercer puesto era su mejor ubicación), sentía que no estaba a ritmo para pelear la carrera", confesó.

"Conociendo el circuito sé que después del último repecho viene una bajada y un llano, y que si llegaba entre los líderes tenía posibilidad de ganarla", contó.

El mellizo –el mejor maratonista de los tres uruguayos que corrieron en Río– se prendió arriba con Cristian y Andrés Zamora (campeón vigente) además del keniata Hilary Kebet, quien compite para un club brasileño. Hasta los cinco kilómetros también estuvo arriba el local Roberto Umpiérrez, a la postre séptimo.

"Después de los cinco kilómetros se corrió fuerte, en el octavo hice un cambio de ritmo pero me agarraron enseguida. Entonces a falta de un kilómetro me la jugué toda. Cuando terminé de subir el repecho tenía tres o cuatro metros de ventaja y ahí agarré la bajada que es uno de mis fuertes porque las corro rápido", indicó.

"Yo corro limpio"

Cuestas se impuso con una marca de 30.44. "Un par de personas dijeron que la carrera perdió calidad y que los tiempos fueron 'lamentables'. Me cayó mal que lo dijera gente que no estuvo limpia en su momento. Yo corro limpio. Por eso subí una foto del control antidopaje que me hicieron, porque eso habla de transparencia y de seguridad para los demás corredores", expresó molesto pero sin identificar a quién se refirió: "El que lo dijo sabe".

"Por más que la San Fernando no tiene el nivel de antes cuando venían muchos brasileños y tres o cuatro keniatas y cuando meter una mejor marca te podía llevar décimo como mucho, todo el que viene quiere ganar porque es la San Fernando y porque esa mística no se pierde", indicó.

Un 2016 espectacular

Entre todas las conquistas de su carrera, Cuestas dijo que pone a esta San Fernando "bien arriba, entre lo más importante".

El mellizo viene de un 2016 espectacular. A nivel internacional ganó en Madrid la Bimbo 10 k y otra 10 k en Arequita; a nivel local se impuso en la BBVA 7 k y en las 10 k de Malvín y Reebok.

En la distancia de media maratón (21 k) ganó la Corré Montevideo con su mejor marca personal en la distancia y fue cuarto en el Sudamericano de Asunción mejorando su registro.

En la pista fue medalla de bronce en 5.000 m en el Iberoamericano de Río de Janeiro.

Pero su temporada 2016 estuvo marcada a fuego por su participación en los Juegos Olímpicos donde terminó en el puesto 40 con su mejor marca personal siendo el mejor uruguayo de la historia
–por puesto y registro– y el tercer sudamericano en la carrera.

El premio y la polémica

Cuestas embolsó un premio de $ 50 mil justo en un momento donde los atletas de elite organizaron una movida para reclamar premios en las carreras donde no existe tal incentivo o para mejorarlos en aquellas donde sí se corre por plata.

"La San Fernando sigue siendo la que paga más. Nosotros pensamos como deportistas y no como el empresario que hace la carrera que tiene otra visión que no es la del alto rendimiento. Estaría bueno que se empiece a premiar la mayoría de las carreras o por lo menos en las multitudinarias para que haya más nivel y para que vengan atletas internacionales", comentó.

Sobre una foto de la Reebok 10k que se viralizó porque le ofrecía a los ganadores una bolsa de golosinas expresó: "No estuve muy de acuerdo con esa foto porque nadie está obligado a correrla ni los organizadores obligados a poner premios. Ya se sabía lo que había de premio o por lo menos se sabía que no era dinero. De todos modos estaría bueno sí que se ponga más plata y que se aumente el nivel del atletismo de calle".

Lo mejor está por venir

"Ahora voy a seguir entrenando como venía, sumando kilómetros para luego aumentar las cargas para correr en pista y bajar mis marcas que es lo que más me gusta", comentó. ¿Más que las carreras de calle?". "Sí", contestó sin dudar: "En la calle a veces evaluás las circunstancias y ves si podés correr más o menos rápido. En la pista corrés contra vos mismo, contra el reloj".

Para el mes próximo, el fondista tiene previsto correr en febrero una 5 k callejera en Georgia (Estados Unidos). "A fines de febrero y en marzo ya arranco con la pista para hacer todos los Grand Prix sudamericanos de 3.000 m, 5.000 m y 10.000 m. También tengo el Sudamericano de media maratón el 18 de marzo en Montevideo, a fines de junio el Sudamericano de pista en Cuenca y ahí me quedo en la altura para preparar la maratón del Mundial de Londres en agosto". Un año intenso que ya comenzó de la mejor manera.


Populares de la sección

Acerca del autor