Cuatro años que se fueron volando

La actuación de la mitad de los deportistas uruguayos duró menos de cinco minutos luego de una preparación exigente de cuatro años
Para cada deporte el tiempo es un mundo. En algunos casos marca el tiempo de duración de una competencia. En otros es el agente determinante del resultado. Para ciertas disciplinas es indiferente, para otras clave.

¿Cuánto tiempo duró la actuación de cada uruguayo en los Juegos Olímpicos?

Después de entrenar cuatro años metódicamente para el evento soñado, Río 2016 duró un suspiro para la mitad de los deportistas celestes.

La que duró menos en acción fue Inés Remersaro, que completó los 100 metros libres de natación en 57 segundos y 86 centésimas, lo que fue algo altamente positivo ya que pudo batir el récord nacional.
En la natación y el atletismo, deportes de tiempo y marca, cuanto menos dura la actuación de un participante más arriba estará en el podio aunque el hecho de no avanzar de etapas reduce obviamente la cantidad de la participación, tal como fue el caso de Remersaro y de Martín Melconian.

En otros casos, la actuación de los uruguayos dentro de su competencia demandó escaso tiempo.
Tal fue el caso de Emiliano Lasa, que realizó un total de ocho saltos en largo (en la serie clasificatoria se guardó un salto al verse ya clasificado) y cada carrera más el vuelo a la arena le demandó entre siete y ocho segundos.

El resto fue observar a sus rivales, disfrutar su clasificación a la final y sufrir en el pasaje a los ocho finalistas cuando saltó en primer lugar para luego quedarse con un merecido diploma olímpico.

Para Néstor Nielsen el tiempo era un factor clave para terminar el recorrido de saltos ecuestres en la cantidad máxima de segundos permitida para evitar penalizaciones (82 segundos en las rondas 1 y 3 y 81 segundos en la 2).

En las tres pasadas, Nielsen completó las pasadas con excesos de un segundo, por lo que el tiempo en su caso fue tirano.

La sueca nacionalizada uruguaya Sofía Rito, en levantamiento de pesas, dispuso de un minuto para cada uno de sus intentos en arranque o envión.

Entre fallos y aciertos, sus salidas a escena en Río Centro duraron dos minutos. Pablo Aprahamian, en judo, duró dos minutos y 21 segundos sobre el tatami antes de ser vencido, pero en su misma serie vio como un competidor de Afganistán solo estuvo nueve segundos antes de ser derrotado por su rival.

Los combates duran cinco minutos y en caso de igualdad se definen con punto de oro. Los maratonistas saben que las pruebas duran más de dos horas. Pero la prueba más que un disfrute es un sufrimiento como lo indica la cantidad de abandonos registrados y la forma en que los atletas caían rendidos al cruzar la línea de la meta.

Factores como el calor, sumado a la exigencia propia de la prueba y los nervios de la cita olímpica, fueron un combo letal para los atletas de esa modalidad.

Por último, los que más tiempo de competencia tuvieron fueron los veleristas: Alejandro Foglia el que más estuvo en acción con más de nueve horas arriba de su barco en la clase finn para un programa de 10 regatas cuyo tiempo de duración rondó los 50 minutos cada una.

Pablo Cuevas, que se despidió en segunda ronda de tenis tras caer ante el local Thomaz Bellucci, estuvo más de cuatro horas en acción, al tiempo que el remero Jhonatan Esquivel destinó casi media hora en sus cuatro regatas.

Preparar un Juego Olímpico demanda mucho tiempo, dedicación y renuncias personales.

Los resultados a veces se dan y a veces no porque esa es la misma esencia del deporte. De cara a la cita de Tokio de 2020 habrá mucha preparación para apenas un puñadito de minutos de alta competencia en el mejor de los casos, o quizás menos que eso.

La actuación detalla de todos los uruguayos

Inés Remersaro (Natación): 57 segundos, 86 centésimas
Emiliano Lasa (Atletismo): 60 segundos (cada salto entre le demandó entre 7 y 8 segundos)
Martín Melconian (Natación): Un minuto, dos segundos, 67 centésimas
Andrés Silva (Atletismo): Un minuto, 38 segundos, 96 centésimas
Sofía Rito (Levantamiento de pesas): Dos minutos
Déborah Rodríguez (Atletismo): Dos minutos, un segundo, 86 centésimas
Pablo Aprahamian (Judo): Dos minutos, 21 segundos
Néstor Nielsen (Equitación): 4 minutos, ocho segundos (tuvo un segundo de exceso de tiempo en cada recorrido)
Jhonatan Esquivel (Remo): 29 minutos 32 segundos 98 centésimas
Nicolás Cuestas (Maratón): dos horas, 17 minutos, 44 segundos
Andrés Zamora (Maratón): dos horas, 18 minutos, 36 segundos
Martín Cuestas (Maratón): dos horas, 28 minutos, 10 segundos
Pablo Cuevas (Tenis): Cuatro horas, 35 minutos
Pablo Defazio-Mariana Foglia (Yachting): Cinco horas, 47 minutos y 6 segundos
Dolores Moreira (Yachting): Ocho horas, 47 minutos y 53 segundos
Alejandro Foglia (Yachting): Nueve horas, 29 minutos, 41 segundos

Acerca del autor