"Cuando volví a Uruguay todos me dieron vuelta la cara"

Federico Rodríguez pasó sin pena ni gloria por Italia y ahora es el goleador del sorprendente Boston River

El 4 de enero de 2011 Federico Rodríguez fue famoso por un día. Se presentó en el Palacio Peñarol junto a Pablo Ceppelini, se puso la aurinegra para la foto y se fue a jugar el Sudamericano sub 20 de Perú con Uruguay. Semanas después, sin pisar Los Aromos, emigró a Italia. Y ahí poco menos que se lo tragó la tierra. Hasta que el domingo le metió cuatro goles al River Plate de Carrasco. Sí, cuatro.

De sus orígenes en Bella Vista, de su aventura europea y de su presente goleador en Boston River charló Referí con el centrodelantero en su casa de Pocitos.

"Debuté en la última fecha del Apertura 2008 que se jugó en 2009. A Bella Vista lo dirigía Gustavo Matosas que me había subido pero el días del partido ante Cerro me puso entre los titulares. Tenía 17 años", recordó.

"Cuando descendimos se fueron todos, pero yo me quedé. En Segunda llegó Pablo Alonso pero el titular era el brasileño Elton Souza que para la última fecha del Apertura se tuvo que ir porque se le vencía la visa y entonces jugué yo e hice dos goles. Para el Clausura fui titular".

Sus nueve goles en ese torneo fueron el trampolín para llegar a la selección sub 20 donde disputó el Sudamericano 2011 en Perú y el Mundial en Colombia.

"Estando en el Sudamericano y después de haber sido presentado en Peñarol firmé contrato para irme a Italia. Algunos dicen que fue un pase puente, yo no tengo idea", comentó.

Con apenas 19 años, el delantero que antes de arrancar en la sexta de Bella Vista jugó en River Plate y se probó sin éxito en Peñarol y Liverpool hizo su sueños realidad.

Sin embargo, esa ilusión se fue transformando lentamente en una pesada e insoportable carga.

"Estuve los primeros seis meses en Genoa entrenando en el primer equipo. No jugué y a los seis meses me compró Bologna que desde el primer día me puso junto a otros cinco futbolistas con un preparador físico aparte del plantel principal".

"Encaré al director deportivo y le dije cómo podía ser que compraran a un jugador por € 6 millones y no lo dejaran ni siquiera entrenar con el equipo. Entonces me dijo que tenía que mostrarme en otro equipo".

Y allá fue Rodríguez a jugar en 2012 a la serie C, en Piacenza.

"Fue un desastre comparado con lo que es la serie A italiana. Además el equipo peleaba el descenso y fue una mala experiencia. Si bien jugué e hice tres goles no me sentí motivado", expresó.

Después de cada préstamo debía retornar a Bologna donde la situación permanecía incambiada: "Yo siempre pintado", dijo Rodríguez.

A través de Pablo Fuentes llegó un año a Wanderers, en 2013, donde jugó bajo la dirección técnica de Alfredo Arias y se fue justo antes del Clausura 2014 que terminó con título para los bohemios.

"Me quedé los cuatro años en Bologna yendo y viniendo porque el contrato era importante, perdí en lo futbolístico pero no lo considero un fracaso porque nunca me dieron la chance de jugar", reflexionó.

"La cabeza no me aguantaba más en Bologna. Por suerte en el último período me acompañó mi esposa, Tatiana, y rescindí el contrato. Me fui a Suiza a fimar por Lugano pero por cupos no lo pude hacer y terminé jugando en Locarno, en tercera división, con Sebastián Rodríguez y Gastón Pagano. Otro desastre, no teníamos ni preparador físico".

Así volvió a Uruguay. Sin contratista y sin pergaminos. Intentó por sus medios vincularse a un equipo de Primera: "Todos me dieron vuelta la cara, nunca pensé que se fueran a olvidar tan rápido de lo que había hecho, siendo además joven porque tenía 25 años".

"No sabía qué iba a hacer cuando me llamó el Tito Sierra para ir a Boston River. Fue lo mejor que me pudo pasar". Ascendió y pisó fuerte en Primera. Con el peso de sus goles.

En Peñarol 2011: Solo para la foto

Flavio Perchmann compró el 50% de su ficha y de Pablo Ceppelini a Bella Vista en US$ 25 mil y los colocó en Peñarol en enero de 2011 desde donde llegaron a Italia, a fines de ese mes, a través de Pablo Bentancur dejando US$ 400 mil en las arcas aurinegras sin ni siquiera entrenar un solo día en el club.

Federico Rodríguez
En 2011 posó con la de Peñarol
En 2011 posó con la de Peñarol

Los cuatro goles a River Plate

1- "Se la doy a Bruno Foliados que me la pica por arriba de los defensas y yo se la pico al golero".
2- "De penal, no tuvo nada de especial".
3- "Jugada de Pablo Álvarez por derecha, se la da a Robert Flores que la pone al medio, Foliados la deja pasar y yo solo atrás le pego de derecha".
4- "Robert recupera en tres cuartos, atacamos cuatro contra uno, se la da a Foliados que queda mano a mano con el golero y en vez de definir me la da a mi al segundo palo. Pudo definir y me la dio, eso habla muy bien del compañerismo".

La frase

"Cuando hay hambre y ganas de demostrar de parte de todos los jugadores se nota y además tenemos una idea de juego muy clara de presionar y atacar con mucha gente".

La ficha

Fecha de nacimiento: 3 de abril de 1991
Estatura: 1,85 m
Inferiores: River Plate desde la décima y Bella Vista desde la sexta
Trayectoria: Bella Vista (2009-2010), Genoa (2011), Bologna (2011), Piacenza (2012), Bologna (2012), Wanderers (2013), Bologna (2014), Locarno (2015), Boston River (2015 al presente).
Goles: 20 en Bella Vista (11 en Segunda División), 1 en el Sudamericano sub 20 2011, 3 en Piacenza, 5 cinco en Wanderers y 15 en Boston River (11 en Segunda División)


Populares de la sección

Acerca del autor