Cuando Spa significa el final del descanso

El Gran Premio de Bélgica será la primera fecha tras el receso. El trazado en el bosque de las Ardenas es el más exigente y uno de los preferidos por los pilotos

De un embudo de menos de 70 km/h a una sucesión de curvas con desniveles pronunciados de más de 300 km/h que someten a elementos mecánicos y pilotos a fuerzas que cambian en pocos metros. Una vuelta de 7 kilómetros –larga para los parámetros actuales- por una zona de bosques donde puede llover en un sector y estar perfectamente seco en el resto. Spa-Francorchamps, un circuito belga que está en el calendario de la Fórmula 1 desde hace varias décadas, tiene absolutamente de todo.

Los desafíos de las curvas más famosas

Posiblemente Eau Rouge sea la curva más famosa de todo el campeonato. La sucesión de curva, contra curva, con bajada y trepada que forma con Raidillon es alabada por pilotos y fanáticos por igual. Según Pirelli, único proveedor de neumáticos de la categoría, el fuerte desnivel de esta sección somete a las cubiertas delanteras a una carga vertical que excede una tonelada.

El cambio de pendiente significa que pilotos, combustible y fluidos pasen de estar comprimidos por una fuerza de 5g positivos (cinco veces su peso) a 3g negativos en una trepada equivalente a las más empinadas del Tour de France. Esta verdadera montaña rusa es un desafío para los atletas del volante y también para los ingenieros que deben hacerlos transitar con seguridad en 6ta. velocidad rozando los 300 km/h.

Si Eau Rouge-Raidillon significan un desafío por las fuerzas verticales, Blanchimont es su equivalente en las laterales. Tomada a una velocidad similar, es la curva previa a la chicana que cierra la vuelta. Aunque llame la atención, es precisamente esa chicana la sección más delicada para varios pilotos, ya que se llega a más de 330 km/h con escaso apoyo aerodinámico.

Aerodinamia y motores

Spa es un trazado que exige una solución de compromiso entre carga aerodinámica y velocidad punta. En los sectores 1 y 3 se busca maximizar la velocidad reduciendo la resistencia al avance. El sector 2, por el contrario, necesita de todos los apoyos aerodinámicos disponibles. Este es el aspecto más delicado de la puesta a punto y el que insume más tiempo en los entrenamientos del viernes.

Si bien Monza -siguiente fecha en el calendario- es un circuito de mayor velocidad, Spa tiene como particularidad que exige acelerador a fondo por un lapso ininterrumpido de 23 segundos, el período más largo de la temporada. Desde la salida de La Source (curva 1) hasta la frenada de Les Combes (curva 5) no se levanta el pie derecho y en el medio están las ya citadas Eau Rouge-Raidillon y la recta Kemmel, primera zona de activación de DRS. Es un sector tremendamente demandante para los motores por los cambios de pendiente que dejan las bombas sin fluidos y por estar siempre en la zona del limitador.

Es también el circuito de mayor consumo de combustible: 3,3 kg por vuelta. En 2014, con los nuevos motores V6 turbo y un máximo de 100 kg de combustible por carrera, tendrán que mejorar la eficiencia un 33% para completar las 44 vueltas.

La potencia sin control

Esta será la primera prueba real de la nueva configuración de neumáticos Pirelli tras los reventones de Silverstone. El circuito de Nürburgring o el Hungaroring estuvieron lejos de ser el desafío que presentará Spa-Francorchamps para el fabricante italiano. Las carcasas simétricas de Kevlar, sumadas a los compuestos más duros, son parte de la apuesta para evitar los incidentes del Gran Premio de Gran Bretaña. Pirelli también se asegurará que la FIA verifique que los 11 equipos cumplan con las presiones de inflado mínimas y el ángulo de comba máximo recomendado.

Los principales candidatos

Nueve pilotos diferentes han logrado la primera posición de partida en las últimas ediciones. La pole no tiene dueño en Spa, pero tampoco es tan relevante para obtener el triunfo ya que existen varios lugares de sobrepaso.

Jenson Button (Mc Laren) es el último ganador, pero sería una enorme sorpresa que pueda repetir este fin de semana la actuación del año pasado. Sebastian Vettel (Red Bull), líder del campeonato, se quedó con la victoria en 2011 y siempre es candidato.

Kimi Raikkonen (Lotus) es el más exitoso entre los pilotos actuales: ha vencido en este circuito en cuatro oportunidades. Si su auto recupera la consistencia que perdió en las últimas carreras estará al menos en el podio.

Con tres victorias acumuladas, Lewis Hamilton y Nico Rosberg han demostrado los progresos de Mercedes en la gestión de su talón de Aquiles. Si logran controlar la degradación térmica de sus neumáticos traseros, son los grandes favoritos.

Fernando Alonso aún no ha logrado escuchar el himno español en suelo belga. El año pasado vio como el auto de Grosjean pasaba a escasos centímetros de su cabeza. En esta edición comprobará si el paquete de mejoras, en el que ha trabajado intensamente Ferrari durante el receso, lo devuelve a la lucha por el campeonato.


Fuente: Rafael Fernández @rafauy

Populares de la sección

Comentarios