"Cuando empieza a funcionar es un deleite"

El DT de River explicó su particular forma de trabajar: primero, enseña sus jugadas ofensivas en dvd, luego las traslada a la cancha donde participa como uno más y los jugadores las memorizan en las prácticas
¿Qué tiene para esta temporada, con qué jugada nueva va a deslumbrar a los aficionados?
Lo que ya se sabe de los equipos que me tocó dirigir pero por supuesto con la innovación de cosas que uno, como exigente que es, mira para atrás. Entonces en las cosas que creemos que le hemos errado, la mayoría inconscientemente y en otras con autocrítica digo que la pifié, mejorarlas. Todo eso sirvió para que hoy trate de equivocarme lo menos posible. Que se vea un River que potencie las cosas buenas que tenía y disimule lo mejor posible los errores.

¿Cómo se arma esto, como lo elabora?
Muchas de estas cosas ya las tengo automatizadas en mi cabeza y busco que el jugador las pueda asimilar y que después las pueda plasmar en la cancha.

Pero, ¿dónde piensa esto, las jugadas y todos los movimientos? ¿En un pizarrón, en la computadora?
Tengo jugadas que ya están en un DVD porque también trabajamos la parte visual porque está la memoria mental, la memoria visual y la práctica. Estoy estructurado para que, si me faltan cosas, lograr lo máximo que pueda aspirar cualquier profesional que tenga metas. De alguna manera, estamos abocados a esa meta.

Usted lleva luego esas jugadas a la cancha. ¿Cómo sabe el jugador qué número de jugada debe realizar? ¿La canta como el base en el básquetbol?
Acá se sabe. Lo ideal es que la jugada sea automática porque no vas a andar gritando la jugada o haciendo señas. Esas cosas las saben los jugadores, cuando la pelota está en determinada posición y cuando el jugador hace cosas que no acostumbra viene a ser como una contraseña. Luego eso se hace repetidas veces para determinar una automatización que es lo ideal.

En la práctica se observó y escuchó que se manejan con palabras claves.
Hay palabras claves que ellos (los jugadores) en su idioma las saben y eso indica tal movimiento o si es que hay movimiento o es un simulacro de algo. Está bueno, está bueno, es mucho trabajo, mucha repetición. Porque cuando ustedes lo ven, lo ven para salir a la venta.

Sin ir más lejos, en el último táctico estuvo dos horas en la cancha.
Claro, y eso imaginate todos los días. Pero me encanta, lo hago con gusto porque cuando las piezas van en su respectivo lugar y eso empieza a funcionar es un deleite. Al primero lo tengo bien aceitadito.

Ya tiene claro que habrá equipos que se le van a colgar del travesaño y le propondrán defensas bien cerradas. ¿Analizó como vulnerar eso?
Justamente, son de las cosas que mirando para atrás minimizaba eso y la verdad que me complicaba. Espero que todo este tiempo que no trabajé en cancha pero sí en la parte teórica, porque fue un descanso activo, que eso lo podamos contrarrestar con buen fútbol.

En el entrenamiento se vio solo un trabajo diseñado para atacar. ¿Con los defensas también realiza tareas?
Eso es bueno que lo preguntes. El tema es que cuando trabajás la defensa, como son los mismos compañeros, está el respeto, la confianza, de que no te marcan a full, te dejan terminar la jugada. Viene a ser casi semi pasivo. Por eso me gusta hacer muchos partidos amistosos. A mí los primeros partidos me gusta arbitrarlos porque me permite decirle al jugador las cosas. En la situación real el jugador coordina cuándo es anticipo, cuándo es dejar recibir, cuándo no puede dejarlo dar vuelta al rival. Hay muchísimas cosas que el jugador también las sabe y se corrigen en los amistosos porque entre nosotros sale muy anunciado, todo se sabe. En los amistosos veo al futbolista que asimila, el que presta atención.

Entonces se va a preocupar de la marca también.
Pero no te creas que es amontonar gente como se acostumbra, y me meto de mitad de cancha para atrás. La marca tratamos de hacerla muy técnica, muy de anticipar, y prepararnos para agarrarlo mal parado al rival. Y si los rivales se meten todos atrás, tenemos que tener la llave para entrarles.

Hoy es habitual que los equipos tiren una presión alta (salen a marcar en la salida del rival). ¿Lo va a aplicar eso?
Todo. Presión alta, saber cuándo no es la presión en la salida de ellos, todo eso está trabajado y se va a seguir porque no es de un día para el otro.

¿Los defensas de su equipo también tienen roles que cumplir, tienen que conocer las jugadas y aplicarlas, forman parte de ellas?
Sí, sí. Claro que las tienen que aprender. Desde atrás es donde se sabe lo que se va a hacer de mitad de cancha hacia adelante, como también se sabe cuál es la forma de marcar cuando no tenemos la pelota.

Populares de la sección

Acerca del autor