Cuando el tenis se vuelve maratón

Novak Djokovic batalló cinco horas para vencer a Stanislas Wawrinka en octavos de final del Abierto de Australia y volvió a protagonizar uno de esos desafíos físicos imponentes, como el de la final de 2012 con Rafa Nadal

"Mi cuerpo está bien, solo fueron cinco horas”, dijo Novak Djokovic en conferencia de prensa. La batalla física contra Stanislas Wawrinka en el Abierto de Australia terminó con victoria y el serbio recordó de paso que el año pasado ganó este Grand Slam en una final de cinco horas y 53 minutos ante Rafael Nadal.

El actual número uno del mundo venció al suizo en octavos de final por 1-6, 7-5, 6-4, 6-7 (5), 12-10 en lo que fue hasta ahora el mejor partido del torneo.

El encuentro duró cinco horas y un minuto, y Nole tuvo que levantarle tres match points en el noveno juego del quinto set a Wawrinka, 17º del ranking ATP.

Ambos jugadores terminaron sentidos físicamente. Wawrinka recibió masajes en las piernas en cada cambio de lado mientras que Djokovic estiró varias veces las lumbares y los isquiotibiales.

El 29 de enero del año pasado, Nole protagonizó ante Nadal –ausente este año por lesión– la final más larga en la historia de los Grand Slams al vencer en cinco horas y 53 minutos.

El récord anterior databa del US Open 1988 cuando el sueco Mats Wilander derrotó al checoslovaco Ivan Lendl en cuatro horas y 54 minutos.

La final de Australia 2012 fue también el partido más duradero en este certamen ya que superó a la semifinal de 2009 entre Nadal y Fernando Verdasco: cinco horas y 14 minutos.

De todos modos, la duración de estos encuentros dista bastante de lo que fue el partido más largo de la historia: 11 horas y cinco minutos.

Fue en Wimbledon 2010, cuando los ojos del mundo estaban centrados en el Mundial de fútbol de Sudáfrica. En aquella ocasión el estadounidense John Isner venció al francés Nicolas Mahut.

El partido, correspondiente a la primera ronda, se suspendió dos veces por falta de luz. Arrancó un 22 de junio y terminó el 24.

El último set terminó 70-68 a favor de Isner. En la quinta manga de un Grand Slam no hay tie break.

Solo ese quinto set duró ocho horas y 11 minutos, más tiempo que el récord anterior de duración de un partido.

Este correspondía a la primera ronda de Roland Garros 2004 cuando el francés Fabrice Santoro venció a su compatriota Arnaud Clément en seis horas y 33 minutos.

Al igual que en los Grand Slams, en Copa Davis los partidos se juegan a cinco sets.

En ese torneo se jugó el tercer partido más largo de la historia, entre John McEnroe-Mats Wilander: seis horas y 22 minutos.

En el top 10 de los cotejos más largos, seis corresponden a Copa Davis.

El que jugaron ayer, Djokovic y Wawrinka quedó a media hora de entrar entre esos selectos diez partidos eternos. 

“Esto me recuerda lo que sucedió hace doce meses con Rafa. Gracias por estar ahí hasta tan tarde, hicieron de este partido algo muy especial”, dijo el serbio.

Ese fue el séptimo encuentro más largo de todos los tiempos.

En cuartos de final, Nole se medirá mañana ante Tomas Berdych, quien despachó a Kevin Anderson por 6-3, 6-2, 7-6 (13).

Berdych tiene una probada capacidad de matagigantes (en cuartos 2010 de Wimbledon y en la misma instancia del US Open 2012 venció a Federer) y llegará fresquito ante un rival exhausto.


Fuente: El Observador

Populares de la sección

Comentarios