Cuando el fútbol ya no solo es un deporte

Mientras Uruguay disfruta su resurgir en las Eliminatorias, en México, cuya selección peligra la clasificación a Brasil 2014, están preocupados porque por su ausencia perderían ingresos de hasta US$ 600 millones

De un tiempo a esta parte, desde que la FIFA se transformó en la multinacional más importante del planeta y que mueve dinero como ninguna otra actividad, los Mundiales dejaron de ser un simple torneo de fútbol, como fueron concebidos en 1930, y se transformaron en una cita obligada para conseguir prestigio, gloria y, fundamentalmente, recaudar fortunas que permiten sostener las estructuras de las distintas asociaciones.

No hay que ir muy lejos para comprender el impacto de la clasificación a un Mundial de fútbol. Más allá de lo sentimental, que para los uruguayos tiene una carga muy especial y un valor agregado, Sudáfrica reportó a la Asociación Uruguaya de Fútbol solo en premios más de US$ 20.000.000. Además, hizo mejorar los ingresos por venta de derechos de televisión, aumentó el caché para partidos internacionales y agregó auspiciantes, entre otros beneficios.

El impacto que causa en Uruguay quedar fuera de un Mundial puede ser inmenso, pero no se puede comparar con las potencias. Por ejemplo, la industria del fútbol en México dejaría de ingresar hasta US$ 600 millones en caso de que la selección de este país no consiga clasificar a Brasil 2014, aseguró la prensa local, después de la derrota que el equipo azteca sufrió el martes 2-0 ante Estados Unidos en Columbus.

El combinado centroamericano, que hace cuatro partidos que no gana, buscará en los últimos dos encuentros el boleto directo al Mundial de Brasil, que pelea con Honduras y Panamá, con posibilidades de luchar por una repesca contra el campeón de Oceanía.

“No clasificar devaluaría los costos por derechos de transmisión y las televisoras buscarían defenderse”, declaró a la cadena ESPN el director comercial de la empresa DreaMatch, Rogelio Roa.

El directivo consideró que una probable eliminación haría que no se pagara “lo mismo a los clubes por las pérdidas ocasionadas al no ir a Brasil. Los patrocinadores harían lo mismo e igual pasaría con las taquillas”.

“Si yo sumara todos estos factores, directos e indirectos, sin exagerar, la pérdida de toda la industria, sería de unos US$ 600 millones”, agregó el especialista en mercadotecnia deportiva.

Roa señaló que la posible inasistencia de México a Brasil 2014 causaría una devaluación del fútbol local y de la marca “Selección Mexicana” y repercutirá en el aspecto de imagen en el mercado internacional.

“La selección mexicana es una de las cinco primeras en el mundo –que genera mayores ingresos mediante su comercialización– por partidos amistosos, por los patrocinadores que tiene –para este ciclo mundialista acumuló a 20 empresas–”, añadió.

Otras afectados serían los restaurantes, autoservicios y empresas que aprovechan el fútbol para generar distintas promociones mediante la mercadotecnia de emboscada, que pocas veces es tomada en cuenta para calcular las pérdidas.

Pero, además del impacto económico en la industria del fútbol local, las empresas mexicanas de televisión resentirán la ausencia del Tri, junto con la industria turística brasileña.

Las cadenas Televisa y TV Azteca bajarían de tener al menos 66 millones de televidentes en los partidos de la selección, de acuerdo con el promedio del pasado Mundial que fue de 36 puntos de rating conjunto, según publicó el diario El Economista.

El rotativo refirió datos de Sport Business y Sport Business Journal de acuerdo a un promedio total de espectadores que tuvieron ambas empresas en las dos Copas del Mundo anteriores (Sudáfrica 2010 y Alemania 2006). Otra industria que podría lamentar la ausencia de la selección mexicana es la turística brasileña, que espera a unos 600.000 visitantes por el Mundial, de los cuales, al menos 50.000 serán mexicanos, según datos del Banco Central de Brasil publicados por la prensa mexicana.Si el Tri no va al Mundial, el número de visitantes mexicanos sería menor y se dejarán de ingresar unos US$ 215 millones, un 7.1% del total de los US$ 3.000 millones que esperan.


Fuente: En base a EFE

Populares de la sección

Comentarios