Cuando el deporte cambia al mundo

Por primera vez en la historia de los Juegos Olímpicos, dos mujeres debutaron en representación de Catar y Arabia Saudita, países que nunca habían enviado atletas del sexo femenino a este tipo de competencia

Estos Juegos Olímpicos de Londres 2012 siguen sirviendo para hacer historia en todos los frentes, no solo desde el punto de vista deportivo.

Es que ayer se hizo historia, ya que las primeras mujeres árabes entraron en actividad.

La primera en competir fue la representante de Catar, Noor Hussain Al-Malki, quien no pudo terminar su carrera de 100 metros, al lesionarse a los pocos segundos.

Con su clásica vestimenta árabe, previamente autorizada por el Comité Olímpico Internacional (COI), la atleta sintió un pinchazo en la parte posterior del muslo derecho y tuvo que detenerse. Desconsolada, quedó sentada en la pista.

De Arabia Saudita

El país más cerrado del mundo árabe, Arabia Saudita, por primera vez envió a una atleta a los Juegos Olímpicos.

Fue la judoca saudí Wojdan Shaherkani, quien se convirtió ayer en la primera mujer de su país en participar en unos Juegos.

Combatió ante la puertorriqueña Melissa Mojica en la categoría de +78 kilos.

Shaherkani, quien junto con la atleta Sarah Attar (800 metros) son las primeras mujeres convocadas en la delegación olímpica de Arabia Saudita, estuvo a punto de no participar en esta cita a causa de la prohibición de la Federación Internacional de Judo (IJF) de competir con hijab.

Sin embargo, tras las negociaciones entre el Comité Olímpico Internacional (COI), la IJF y la delegación saudí, la joven judoca de 16 años, que recibió una invitación especial para participar en Londres 2012, pudo salir a luchar con un hijab que respeta la “sensibilidad cultural musulmana” al cubrirle el pelo.

Cuando por los altavoces se la presentó como la primera mujer saudí en debutar en unos Juegos Olímpicos, el público del Excel Arena la recibió con un caluroso aplauso.

Aunque en este caso el rendimiento deportivo quedaba en un segundo plano, Shaherkani, que solo tiene cinturón azul –dos niveles por debajo del negro– y hace dos años que practica este deporte, no fue rival para la experimentada judoca puertorriqueña, que se deshizo de ella en el primer ataque que hizo al minuto de combate.

Hasta entonces, las dos judocas se tantearon por encima el tatami, la saudí sin atreverse a actuar y la puertorriqueña esperando su oportunidad y, con delicadeza por la falta de experiencia de Shaherkani, marcar un ippon.

“Esto es el primer paso para popularizar el judo en nuestro país y para empujar a las mujeres a practicar judo. Ella se siente muy orgullosa y muy afortunada de ser la primera saudí en competir en unos Juegos Olímpicos”, explicó su entrenador Mohamed Sabeia, que dijo que hizo un buen papel dada su preparación.


Populares de la sección

Comentarios