¿Cuáles son los secretos de la resurrección de Cuevas?

Enrique Pérez Cassarino, Marcelo Filippini y José Luis Damiani también disfrutan el gran momento del número uno de Uruguay

Pablo Cuevas vio muy de cerca la posibilidad de dar por terminada su carrera. Una lesión en la rodilla lo tuvo a maltraer más de dos años, con dos operaciones incluidas y con sinsabores que quedaron en el círculo más íntimo.

En 2011 estaba entre los 50 mejores tenistas del mundo y de un momento a otro, tras retirarse de un partido en Roland Garros, se encontró con lo peor que puede pasarle a un jugador: la inactividad prolongada y la incertidumbre por el futuro.

Hubo varios intentos para volver que quedaron por el camino, pero el tesón y las ganas de perseguir su pasión lo pusieron de nuevo en el circuito, en el que poco a poco empezó a recuperar su lugar. Hoy, después de dos títulos ATP consecutivos, inaugurando su palmarés, saca provecho de aquellos momentos de zozobra.

El capitán de Uruguay de Copa Davis, Enrique Pérez Cassarino, el excapitan José Luis Damiani y el extenista Marcelo Filippini, máximo ganador de Uruguay en ATP, coincidieron en diálogo con El Observador en que la razón fundamental del espectacular momento de Cuevas es la madurez lograda tras la lesión. “El cambio principal es que desde el día que volvió después de la lesión, él es más consciente que cualquier jugador en el circuito que no puede regalar ni un segundo de entrenamiento, mucho menos en un partido de competencia”, dijo Pérez Cassarino, quien no dudó un segundo en resaltar que “hoy por hoy (Cuevas) disfruta los partidos –y la vida que está haciendo– de una manera que si uno no pasa por lo que pasó él, de repente no lo valora”.

En ese sentido, agregó que “cuando uno está dos años y medio solo pensando en la recuperación y viendo cómo la gente que estaba alrededor sigue jugando y viajando y ganando partidos, es bravo”.

Por su parte, Filippini aseguró que “el tiempo que estuvo sin jugar le dio mucho hambre de lograr cosas y ahora que se siente bien físicamente más aún”. Agregó también que “pasar por la lesión le ha dado más madurez y eso lo ha ayudado a jugar mejor”.

El ganador de cinco torneos ATP también subrayó que la gente en Uruguay no ha tomado conciencia de lo que ha logrado Cuevas. “Se cree que son torneos sencillos y no tiene ni idea lo que dice”.

“Lo que él logró es impresionante. Un jugador que está por fuera de los 50 mejores, si gana un torneo al año se queda contento. Ganar dos torneos del ATP Tour en la misma temporada es para los top 20 y hacerlo en tres semanas, prácticamente está reservado para los mejores 10 del mundo”, subrayó Filippini.

En tanto, Damiani agregó una apreciación táctica, pues aseguró que Cuevas está jugando “más arriba en la cancha, no tan replegado atrás” y que “eso le permite desarrollar un tenis más agresivo”.

Resaltó que mentalmente está muy fuerte y que se sobrepone a situaciones difíciles, lo que le da la confianza necesaria para que sus tiros tengan mucha más potencia. “Además, Pablo tiene un revés muy bueno y potente, por lo que algunos no le encuentran la vuelta y no saben por dónde entrarle. Eso le pasó a Robredo en la final de Umag, que le jugaba por el revés y Cuevas estaba muy firme”, agregó.

Los tres extenistas coincidieron también en que nivel de tenis le sobra y que eso lo está demostrando con triunfos.

Asimismo, existe confianza en que siga escalando posiciones y en que el año que viene pueda defender los puntos que sean necesarios. l


Populares de la sección

Acerca del autor

Comentarios