Crimea, fútbol y mafia

El poder, el dinero y las influencias manejan a los clubes en ucrania

Gustav Svensson fue detenido en un puesto de control en la frontera de Crimea y puesto en libertad solo después de mostrar el bolso con el escudo del Tavriya Simferopol de Ucrania. El futbolista sueco se vio obligado a dejar la ciudad debido a la amenaza de un conflicto militar en la región. Según él, “la situación parece en calma, pero alrededor de la ciudad hay vehículos militares y soldados”. Cuando retorne, si lo hace, tal vez sea para jugar en la liga rusa en vez de la ucraniana.

En 1992 Tavriya Simferopol se convirtió en el primer campeón de la liga de fútbol de Ucrania independiente. Un año antes, el país había surgido de la desintegración de la Unión Soviética, lo que generó un cambio en las estructuras de las ligas de fútbol. Tavriya, el club de Crimea fundado en 1958, venció en la final a Dínamo de Kiev, el gigante de la capital. Ese triunfo puede transformarse en el primero y único de un club de Crimea en el fútbol ucraniano.

Los acontecimientos políticos en la zona que determinaron la decisión (mediante un referéndum) de los habitantes de Crimea de unirse a Rusia, provocaría que los dos clubes de la ciudad pasen a integrar la Unión Rusa de Fútbol. El otro equipo es el FK Sebastopol que ascendió hace dos años de la segunda división.

La Federación Ucraniana de Fútbol se creó como una entidad autónoma el 6 de marzo de 1991. Hasta entonces había formado parte de la Federación Rusa de Fútbol y sus clubes participaban en el campeonato soviético. En 1992, Ucrania estrenó su Liga Premier de fútbol, un campeonato en el que solo participaron 10 equipos. Se resolvió en apenas tres meses, entre febrero y junio, y el Tavriya Simferopol se coronó campeón.

Días atrás, el presidente de la liga rusa, Nikolái Tolstykh dijo que “en un futuro próximo vamos a preparar la documentación necesaria para absorber a los dos clubes”. Agregó que van a mantener consultas con autoridades de FIFA, UEFA y la Federación Ucraniana de Fútbol.

Tavriya Simferopol es uno de los tres equipos que ganaron la liga de Ucrania. Los otros dos son Dínamo de Kiev y Shakthtar Donetsk.

Deportivamente el primer campeón ucraniano no pasa por un buen momento. Ocupa el 14º puesto entre 16 equipos que participan del torneo. Desde el punto de vista económico el panorama es igual o peor. El principal apoyo financiero del club es Dmytro Firtash, un magnate del gas y el petróleo vinculado al ahora derrocado presidente ucraniano Víktor Yanukóvich. Firtash, presuntamente relacionado a la mafia rusa, fue arrestado en Austria bajo sospecha de pagar sobornos. Esta situación generó inestabilidad en el equipo ante la falta de pagos de los salarios.

Sebastopol, el otro cuadro de Crimea, fue fundado en 2002. Hasta 2006 jugó en la tercera categoría de Ucrania y en 2007 ascendió a Segunda. En la temporada 2010-2011 dio un paso más y llegó a primera división. En el actual campeonato ocupa el puesto 11. El dueño del club es Vadim Novinsky, nacido en Rusia y al que el expresidente ucraniano Yanukóvich lo galardonó con la ciudadanía ucraniana. Se dedica a la metalurgia y se especula que tiene US$ 1.900 millones en el banco.

Novinsky es socio del hombre más rico de Ucrania, Rinat Akhmetov, el dueño de Shakhtar. Dedicado al acero y el carbón, posee una riqueza de unos US$ 15.400 millones. Preside al Shakhtar desde 1996 y financió la construcción del Donbass Arena, estadio en el que juega su equipo y que fue sede de la Eurocopa 2012.

El diario Korrespondent relaciona a Akhmetov con la mafia y con un grupo terrorista que dirigía Akhat Bragin, presidente de Shakhtar hasta que en 1995 murió como consecuencia de un atentado con bomba en el estadio durante el partido Shakhtar- Tavriya Simferopol. De hecho se dice que Bragin coincidió en la práctica del boxeo con Akhmetov y con Yanukovich. Ser propietario de un club de fútbol en Ucrania siempre ha sido una manera de conseguir apoyo político e influencia.

Pero también los ultras, los hinchas más violentos, son protagonistas activos de la realidad política del país. En ese sentido, los barras de los clubes de Crimea, denominados Sektor 5 y Sektor 9, se manifestaron en las redes sociales en defensa de la integridad territorial de Ucrania. Levantan la bandera “Crimea es Ucrania” y se burlan del presidente ruso Vladímir Putin, al que comparan con Hitler.


Populares de la sección

Comentarios