Crece en la mitad del mundo

Dos, de los tres hijos de Pablo Repetto, nacieron en Ecuador, donde dirige a Independiente del Valle

A 15 minutos de Quito, en el valle de Cumbayá, vive Pablo Repetto desde setiembre de 2012. Llegó para dirigir al Club Social y Deportivo Independiente José Terán, pomposo nombre que se resume en Independiente del Valle, y creció en todos los sentidos: futbolísticamente le va muy bien y, familiarmente, dos de sus tres hijos nacieron allá.

“Ya nos adaptamos a vivir acá con mi familia. Hay 2.400 metros de altura, 400 menos que en Quito. La temperatura promedio es de 24 ºC todo el año. Hay solo dos estaciones, invierno y verano, y en invierno llueve bastante”, contó Repetto a El Observador.

Los hijos van al colegio (el mayor de 4 años nació en Uruguay y los más chicos, de 2 años y de siete meses en Ecuador) y la zona donde residen es segura. Además, “el club siempre está atento y pendiente de cualquier cosa que podamos necesitar; la gente es muy servicial”.

Aunque extraña los asados y parte de la familia que se quedó en Montevideo, se adaptó a las comidas ecuatorianas. “Acá se come mucho pollo y no tanta carne roja. También hay una gran variedad de frutas que yo no conocía, pero que son ricas”. La papaya, el mango, el maracuyá y la guayaba, son frutas que ahora forman parte de su dieta. No toma mate, así que no tiene problemas por no conseguir yerba.

La paradisíaca zona donde vive colabora con la estabilidad. “El paisaje es espectacular, abundan las montañas, no es como en Montevideo donde solo está el Cerro, acá no existe”, expresó.

Muy diferente fue su estancia en Bolivia, cuando dirigió a Blooming: “A los cuatro meses estaba sufriendo. El ecuatoriano es muy parecido al uruguayo, es leal, mientras que el boliviano es más sumiso. Además, allá fui solo”, recordó Repetto.

Los buenos resultados futbolísticos que recogió en Ecuador son fundamentales para vivir contento y en paz. “Acá el fútbol se vive con mucha pasión. Va más gente a los estadios que en Uruguay y la localía se siente”.

Repetto llegó a Independiente del Valle a fines de setiembre de 2012. “El club me sorprendió porque era desconocido. Pero tiene uno de los mejores complejos deportivos de América y un gran proyecto en juveniles”.

En el complejo hay un colegio, que está a unos 50 metros de las habitaciones. Allí estudian los jugadores de formativas y luego rinden los exámenes en otro lugar. “Vienen de diferentes lugares de Ecuador. El club les da vivienda y alimentación. Actualmente hay unos 120 jugadores”, contó el entrenador del plantel principal.

Independiente fue campeón en casi todas las categorías: “En sub 18 lleva cinco títulos seguidos”. Actualmente tiene cinco jugadores en la sub 17, cuatro en la sub 20 y en la última convocatoria de la mayor hubo tres.

“Estamos en constante diálogo con los entrenadores de juveniles y me sugieren jugadores. Entre un 70% y 80% del plantel de Primera son de las divisiones juveniles. El año pasado se vendieron tres jugadores a México”, dijo Repetto.

El presidente del club es un arquitecto que tiene entre seis y siete shoppings y la concesión en varios aeropuertos. “El logo del club es ‘Futuro campeón del Ecuador’ y lo tiene desde que estaba en la divisional C, en 2008. Lo único que le falta es un título porque en los últimos tres años estuvo a la altura de los grandes y fuimos subcampeones los últimos dos. Creo que será una constante si se mantiene así” se ilusiona Repetto, quien continúa creciendo en Ecuador.


Populares de la sección

Comentarios