Crece desde el pie

Con detecciones de talentos precoces y apuntando al interior, el taekwondo consiguió excelentes resultados para Uruguay en los Odesur juveniles

En 1976 Byung Sup-Lee llegó desde Corea del Sur, fundó una academia e introdujo el taekwondo en Uruguay. La semana pasada, un grupo de menores de 17 años dirigidos por su hijo, Daniel Lee, alcanzó excelentes resultados para el país en la primera edición de los Juegos Sudamericanos juveniles que se disputaron en Lima.

Uruguay participó con cuatro deportistas –cupo máximo permitido– y se volvió con tres medallas, una de oro (Santiago Oliver en -73k) y dos de plata (Josefina Arzuaga en -49k y Federico Varela en -55k).

¿Qué claves explican semejante éxito para un deporte con tan poco arraigo en Uruguay?

Daniel Lee dio su explicación: “Trabajamos con este grupo desde hace un año y medio y eso se vio reflejado, más allá de las medallas, en la manera en la que pelearon. Psicológicamente estuvieron muy fuertes”, contó a El Observador desde Lima.

Lee, de 34 años, es el taekyu (entrenador) de las selecciones uruguayas desde 2009. También destacó el trabajo en la preparación física de Valeria Balbi.

Es importante también ubicar en su justo contexto geográfico y etario, a estas conquistas: Sudamérica y categoría juveniles.

Lee es realista cuando afirma: “El nivel juvenil es más parejo en Sudamérica y es en el pasaje a adultos donde se produce un quiebre importante porque ahí ya hay muchos profesionales y empieza a influir la alimentación, la atención médica e ir a entrenar a Europa o Asia. Ahí se nos abre una brecha. Por eso nuestro fuerte es a nivel juvenil”.

¿A qué puede aspirar Uruguay en mayores entonces? “Nuestro objetivo real son los Juegos Odesur, aunque lógicamente la idea es apuntar a más”, dice Lee.

Los próximos Odesur de mayores son en Santiago, en marzo. “Pero a estos chicos todavía les falta en lo psicológico para pasar a adultos; de todas formas tenemos buenos valores que van a ir a pelear medallas a ese evento”, dice el DT con ilusión.

Apuntar abajo y al interior

Conrado González, presidente de la Federación Uruguaya de Taekwondo, cuenta que su deporte tiene 10 academias en el interior del país (Paysandú, Salto, Soriano, Río Negro, Flores, Canelones, Montevideo, Maldonado, Rocha y Lavalleja) y que al arrancar al año cada una hace una detección de nuevos talentos.

Durante la temporada se disputan tres o cuatro torneos nacionales que nuclean a cientos deportistas.

“Si bien este proceso específico arrancó en enero de 2012, nuestra apuesta por los juveniles viene desde hace mucho tiempo. Todos estos chicos son cinturones negros y arrancaron la práctica desde niños”, afirma.

González pone énfasis en un aspecto: “En Uruguay hay mucha gente que dice que practica taekwondo pero el único oficial, federado y olímpico es el que se practica en las academias que forman la Federación Uruguaya. Lo demás son derivaciones con forma de pegar patadas. Sería comparar el fútbol 9 de barrio con el fútbol de la FIFA”.

La clave de concentrar

“Tenemos mucha gente en el interior y para juntarlos a entrenar se hace difícil”, cuenta Lee.

Sin embargo, la selección se junta cada 15 días en Montevideo. “Contamos con el apoyo del Ejército Nacional a través de la Escuela Militar y entrenamos en el Batallón 14”, dice González.

“La Federación nos paga el pasaje de venida, nos da comida y el alojamiento. El de vuelta nos lo pagamos nosotros”, cuenta Josefina Arzuaga.

“Cuando vamos a competir a Argentina también nos paga la Federación”, agrega.

González expresa que la Dirección Nacional de Deportes financia los viajes para las competencias internacionales (salvo cuando los torneos son del circuito olímpico, como este de Lima, en que el Comité Olímpico se encargó de los costos).

“Como a Lima solo podíamos ir con cuatro atletas mandamos otros tres al Panamericano juvenil que se disputó en Querétaro. Ganamos un bronce (a través de César Sena)”, afirma el presidente con orgullo.

También sienten mucho orgullo de haber representado a Uruguay los cuatro competidores que, según González, “son todos muy buenos estudiantes”. Ninguno se aventuró a soñar entre sus metas deportivas con un Juego Olímpico. Quieren seguir paso a paso. Creciendo desde el pie.


Populares de la sección

Acerca del autor

Comentarios