Crece el estadio, una nueva estrella de Peñarol

La obra crece día a día y ya está en un 43% del total; la semana que viene comienzan los trabajos de colocación de panes de césped y se espera para fines de noviembre la inauguración del mismo

Pase, tome asiento. La única estrella que le falta al escudo de Peñarol va tomando forma con el paso del tiempo. Mañana se cumplen 14 meses de los trabajos preliminares de remoción de tierra, aunque el futuro estadio en sí comenzó a construirse en julio pasado.

Si uno se sitúa en lo que sería la Ámsterdam del Centenario, tiene la cancha a pocos metros. Poquísimos. Y esta justamente es la que va más avanzada en la construcción: un 70% según comentó a El Observador el director de la obra, Néstor Sclavi.

Ya se está construyendo lo que será la segunda bandeja de la misma.

Si se mira a la izquierda está ubicada la tribuna familiar o la América. Ya se pueden ver un par de palcos VIP con sus vidrios colocados. Serán 24 y cada uno de ellos albergará a ocho personas. Luego, más arriba y un poco más alejados de la cancha, habrá 117 palcos más a los que se suman 12 empresariales y otros tantos que irán en la Olímpica, aunque sin vidrios.

Las 9.500 butacas están listas para colocarse, pero no se quieren apresurar.

Algo similar ocurre con lo que será la luminaria de todo el estadio.

Sclavi explicó que “tenemos un sistema mixto en la unión entre la tribuna familiar y las dos cabeceras. Hay dos torres de iluminación de 36 metros de altura inclinadas con un ángulo de 71° con unas parrillas luminarias en los extremos y el otro sistema es en todo el pretil del edificio que habrá luminarias y focos apuntando hacia la cancha. Con eso vamos a andar entre 1.250 y 1.500 luxes que es lo que exige FIFA hoy en día”.

Las torres ya están listas para ser colocadas. Por ahora se encuentran en un depósito y muy pronto aparecerán por el futuro estadio de los mirasoles.

Todo avanza a ritmo de vértigo. Incluso la cancha a la que le comenzarán a colocar el césped a fines de esta semana o principios de la próxima.

“La cancha está pronta con su paquete de drenantes. Estamos en la última etapa que es la colocación de los aspersores para el riego y a fines de esta semana o principios de la otra comenzaremos a colocar el césped”, explicó Sclavi.

Y agregó: “Tiene un paquete drenante de 50 centímetros que está compuesto por esta capa de arena voladora de 30 cm, después tiene una capa de 5 cm de arena gruesa y 15 cm de gravillín. Por debajo están los caños que colectan el agua de riego y el agua de pluviales que los llevan a los dos colectores que convergen en una cámara de recolección”.

El perímetro de la cancha obviamente que será con césped común, pero donde termina la misma hacia las tribunas, será de césped artificial.

Son 280 los obreros que van y vienen en el futuro estadio carbonero. Además, hay 19 capataces y encargados y 13 personas en la parte técnica de la oficina.

Todo está previsto para que a fines de noviembre la obra se encuentre terminada. “Hoy estamos en un 43% de la misma”, subraya Sclavi.

La zona de vestuarios también avanza a gran ritmo. “Estamos trabajando en la albañilería, cerrando locales, ya sean vestuarios de jueces masculinos o femeninos, áreas de depósitos, subestaciones de UTE, las áreas destinadas a Policía, ambulancia, Bomberos y un área destinada a una policlínica”, indicó el director de la obra.

Así marchan las tribunas
Ya se dijo que la “Ámsterdam” está completa en un 70%. Según admitió Sclavi el resto está de la siguiente manera: lo que sería la Colombes, un 60%, la América con sus palcos VIP y un lugar para el Museo de Peñarol, está en un 43% y la Olímpica en un 30%.

“Las 2.635 gradas inferiores se hacen acá, cada una es distinta. Después, las gradas superiores, se utiliza el sistema pretensado y las losas del edificio se traen desde Argentina”, dijo Sclavi.

Según pudo saber El Observador, el fideicomiso que administra los ingresos y egresos de la obra ya desembolsó US$ 20 millones. Cabe recordar que la proyección del costo final es de US$ 40 millones.

Para más adelante queda la construcción de los 238 estacionamientos VIP para lo que serán los palcos de la tribuna principal, más otros 900 en el resto. Como si todo esto fuera poco, la intendencia obligó a Peñarol a comprar otro predio para hacer más estacionamientos y allí se harán 2.100 más.

Si bien el 28 de setiembre la obra no estará terminada, es muy probable que el presidente Juan Pedro Damiani intente llevar a cabo algún acto ese día, teniendo en cuenta que la obra estará cerca de culminar.

Vaya sacando la entrada o comprando su butaca porque el sueño cada vez es más una realidad. El futuro estadio manya avanza y no espera. Y el patrimonio de Peñarol crecerá a pasos agigantados.


Populares de la sección

Comentarios