Cracks de peso

Adebayo Akinfenwa peso 102 kilos y le hizo un gol a Liverpool por FA Cup, pero no es el único deportista pasado de peso que se destaca

El gol que le hizo el lunes a Liverpool por la FA Cup, puso a Adebayo Akinfenwa en los primeros planos de Inglaterra y repercutió en sitios web deportivos. Lo que llamó la atención no fue su tanto, tras un forzado rebote en el área chica, sino la corpulencia del delantero del modesto Wimbledon de la cuarta división.

Es que “la Bestia”, como llaman al atacante, pesa 102 kilos, lo que lo hace dueño de una contextura física que lo destaca por encima de la media del resto de los jugadores. Según informó la cadena BBC, el futbolista que mide 1,80 metros, tiene un índice de masa corporal de 31,3, con la que iguala al de un hooker de rugby.

Akinfenwa, de 32 años, es nacido en Londres y su carrera como futbolista se ha desarrollado en equipos del ascenso inglés, en los que siempre ha sobresalido por su físico de “un chico muy grande”, como él mismo se define.

“La gente decía que yo era muy grande para jugar fútbol. Cien goles más tarde les digo que no lo soy. No hay limitaciones para lo que puedes hacer”, dijo el atacante que cuenta con una marca personal de 160 tantos en su trayectoria.

Además de su faceta goleadora, el delantero también es bueno con las pesas. Es capaz de levantar 180 kilos acostado y antiguos entrenadores lo han controlado para que no se exija demasiado en el gimnasio, según detalla BBC.

Su fortaleza también ha sido destacada en los videojuegos de FIFA, donde figura como el futbolista más fuerte con un ranking de 97 sobre 100.

La Bestia
Tras ganarse el apodo de “la Bestia”, Akinfenwa trató de buscarle un sentido a su apodo e interpretarlo como un estilo de vida. “Estar en modo La Bestia es un estado mental”, ha dicho. “Se trata de aplicarlo a ti mismo y desafiar las limitaciones que la gente te pone”.

Su gol ante Liverpool fue el 1-1 del partido que los reds ganaron con doblete de Steven Gerrard. No fue un gol más para el futbolista que tiene ciudadanía nigeriana, ya que es hincha del equipo de Anfield Road

“Quiero la camiseta de Steven Gerrard”, dijo antes del encuentro a sus compañeros. “Y les dije a todos que si alguien la tomaba antes que yo iba a estar en serios problemas”. Como si eso no fuera poco, como un verdadero fanático, le pidió por favor al capitán de los rojos que no abandone el equipo, tal como hará al final de la presente temporada para jugar en Los Angeles Galaxy en la MLS.

Una lista de peso
Varios deportistas de gran porte se han destacado por sus rendimientos y por superar el físico promedio de sus colegas.

El brasileño Ronaldo, “el Fenómeno”, se retiró a los 34 años con un notorio exceso de kilos, lo que llevó a que algunos lo llamaran “el Gordo”.

En el mundo del balompié también hubo y hay otros jugadores “rellenitos” como el argentino Cristian “Ogro” Fabbiani, el brasileño Adriano o el enganche paraguayo Emilio “el Ancho” Ibarra.

Las canchas del fútbol uruguayo también vieron pasar a varios jugadores corpulentos, como el exquisito Alexis Noble, dueño de una gran pegada, y su hermano Williams, goleador, que en Chile fue apodado como “el ropero charrúa”.

También el boliviano Limberg Gutiérrez supo dejar su huella como jugador de Nacional. Cuando quiso regresar a los albos en 2006, tenía cinco kilos de más. “Es normal que suba de peso cuando no entreno, pero debo aclarar que tengo facilidad para bajar, así que será cuestión de entrenar duro y pronto se verán los cambios”, explico entonces. Pero no arregló su contratación.

En la actualidad, se han destacado futbolistas que han reconocido jugar con kilos de más. Pablo Melo, de Cerro es uno de ellos. “(Soy) Gordito, pero rendidor”, dijo al recibir el premio al mejor jugador del partido ante Peñarol en el Clausura pasado.

Otros dos jugadores que siempre han sido cuestionados por su peso son los delanteros Santiago García y Líber Quiñones.

¿Y en otros deportes?
Por el básquetbol uruguayo han pasado jugadores que también se destacaron por su corpulencia física. Uno de ellos fue el gigante panameño Eric Cárdenas, un trotamundos del deporte de la naranja que pasó por Defensor Sporting y mostró su categoría.

Más acá en el tiempo, el estadounidense Michael Sweetney llegó a Uruguay para defender a Biguá y Atenas. El ex NBA mide 2,03 m y llegó a pesar 155 kilos.

En el vóleibol uruguayo (en sala y beach), la jugadora Paola Galusso es la principal referente del deporte pese a su contextura física, mientras que en hándbol, Nicolás “Topo” Orlando defendió por varios años a la selección uruguaya, en la que ha jugado como pívot.

Con todos estos ejemplos, ¿quién dijo que solo se puede triunfar en el deporte teniendo un cuerpo fibroso y bien trabajado?

 


Populares de la sección

Acerca del autor

Comentarios