Cortaron para el domingo

Franjeados y bohemios empataron sin goles en el Estadio Luis Franzini en el marco de la primera final del Campeonato Uruguayo. El torneo se define el domingo en el Parque Central

Danubio y Wanderers cortaron para el domingo. La primera final del Campeonato Uruguayo 2013-2014 terminó sin goles. Tampoco hubo fútbol, pero en instancias decisivas esas cuestiones a veces no son tan importantes. Se notó en las tribunas. Todos festejaron, todos aplaudieron a sus futbolistas, porque al fin y al cabo, el sueño sigue intacto.

Wanderers logró borrar la triste imagen que dejó en el partido anterior y Danubio, que otra vez salió a comerse a los niños crudos, no pudo demostrarlo en la red, que es donde se marcan las diferencias.

El franjeado empezó con la misma presión, las mismas ganas que lo depositaron en esta instancia. Pero se encontró a un equipo que aprendió de la última experiencia y no aflojó la pata. Cuando tuvo que arrimar lo hizo y así se retiró del Franzini con la frente en alto y esperando el chocque definitivo dentro de cuatro días.

En el primer tiempo fueron más murmullos que peligro real. Porque cada vez que Wanderers intentó salir del arco arriesgó demasiado, jugó con fuego y el público se alborotó. El equipo bohemio no conoce otra forma de vivir que elaborar el juego desde su propio arquero.

Y en una final y frente a un equipo como Danubio, con jugadores que presionan, que le encontró la vuelta en la semifinal y lo repitió anoche, caminó por el borde del precipicio.

De todas formas, en esos primeros 45 minutos, donde causó una mejor impresión Danubio, en realidad en el área la superioridad no fue tan notoria. Recién a los 12 minutos Martiñones dispuso de la primera oportunidad después de una pelota que peleó Formiliano.

Después hay que ir hasta los 25, cuando nuevamente Martiñones estuvo a punto de anotar tras un fallo de Martín Díaz. Danubio se acercó a Cristóforo de esa forma, en pelotas divididas o por errores contrarios, porque las intenciones de Nacho González o de Mayada no fueron tan contundentes.

Lo mejor de Wanderers estuvo en el tramo final de esa primera parte. Con voluntad, con orgullo, sin la claridad futbolística que imprimió durante todo el año. Pero en definitiva era una final y eso fue lo que le criticaron en el anterior encuentro cuando perdió 3-0: que no trancó, no vibró y no metió. Ahora lo hizo y fueron de pelota quieta sus mejores chances.

La tenencia de la pelota y la sensación de superioridad continuó del lado de la franja. Nacho González remató desviado a poco de iniciado el segundo tiempo y luego le contuvo Cristóforo otro remate desde una posición inmejorable. Martiñones tuvo otras dos oportunidades para abrir el marcador, poro no lo consiguió.

Arias intentó cambiar el panorama con dos cambios tempraneros. Ingresaron Javier Cabrera y Nicolás Albarracin. Se juntaron por izquierda, trataron de hacer algo diferente, pero sin molestar demasiado al golero Ichazo. Blanco tampoco tuvo una buena noche, muy bien marcado por los defensores danubianos.

Wanderers se animó con un disparo sensacional del Cangrejo Cabrera que atajó sin rebote Ichazo. Por lo menos cambió la imagen y eso sus hinchas también lo agradecieron. Porque si bien disfrutaron durante la temporada del juego atildado que propuso Arias, en estas instancias finales se necesita un plus.

Danubio y Wanderers jugaron una final como se tienen que jugar las finales. Con ganas, con hambre de gloria. No regalaron un juego de ensueño, pero sí dejaron abierta la puerta de los sueños.

DANUBIO 0-0 WANDERERS

Danubio: Salvador Ichazo, Guillermo Cotugno, Matías De Los Santos, Emiliano Velázquez, Camilo Mayada, Fabricio Formiliano, Gonzalo Porras, Leandro Sosa, Ignacio González, Diego Martiñones y Bruno Fornaroli. Director técnico: Leonardo Ramos.
Wanderers: Federico Cristóforo, Mauricio Gómez, Gastón Bueno, Martín Díaz, Maximiliano Gómez, Adrián Colombino, Santiago Martínez, Gastón Rodríguez, Diego Riolfo, Rodrigo Pastorini, Sergio Blanco. Director técnico: Alfredo Arias.
Cambios: Javier Cabrera x Diego Riolfo (W), Nicolás Albarracín x Rodrigo Pastorini (W), Horacio Sequeira x Fabricio Formiliano (D), Kévin Ramírez x Gastón Rodríguez (W), Hugo Soria x Leandro Sosa (D).
Estadio: Franzini
Juez: Darío Ubriaco
Amarillas: Leandro Sosa (D), Emiliano Velázquez (D), Camilo Mayada (D), Santiago Martínez (W), Guillermo Cotugno (W), Maximiliano Olivera (W), Gastón Bueno (W).


Populares de la sección

Comentarios