Corre con la ventaja de que la base está

El respaldo y las variantes. En el comienzo de 2013, el carbonero mostró el trabajo de base que realizó el técnico Da Silva en los últimos meses

Con las mismas ideas y conceptos futbolísticos, Peñarol empezó su camino oficial en la temporada con la ventaja de un proceso de trabajo que comenzó hace casi un año con la llegada de Jorge Da Silva a la conducción técnica.

Y esa es la gran fortaleza de los aurinegros para afrontar esta Libertadores y la segunda mitad del torneo local cuando disputarán el Clausura.

El miércoles se lo hizo notar a Iquique. Peñarol no es un equipo en formación. Tiene una base sólida y, además, Da Silva reforzó varias zonas de modo tal de ampliar sus posibilidades de recambio.

El equipo arrancó con la misma estructura que ganó el pasado Apertura: cuatro defensores, dos volantes centrales, dos externos y dos puntas con Zalayeta retrasándose para armar el juego. 

Con respecto al equipo que terminó el Apertura, Da Silva ensayó variantes: Aureliano Torres por Nicolás Raguso en el lateral izquierdo, Sebastián Cristóforo por Carlos Grossmüller en el doble cinco pasando este último a la banda izquierda en lugar de Jorge Zambrana.

Con Cristóforo en el medio, el equipo luce más sólido, sobre todo para jugar en la Copa como visitante. Antes Novick quedaba muy expuesto porque Grossmüller tiene más vocación ofensiva que defensiva.

Sin Zambrana el equipo pierde vértigo por la banda y posibilidades de desestabilizar en el mano a mano. Da Silva pretendía con Grossmüller en esa zona mayor tenencia y sociedad con Zalayeta. No le salió bien porque el exDanubio tuvo un flojo desempeño.

A la buena y aceitada base con la que cuenta, Da Silva sumó para este año interesantes alternativas con jugadores polifuncionales.

Matías Aguirregaray, que en la pretemporada se había desempeñado como lateral, ingresó como volante por derecha y tuvo un muy buen desempeño.

El Vasquito aporta dinámica, buen manejo de balón, desborde y habilitaciones profundas, como la que metió para el segundo gol.

El argentino Mauro Fernández entró poco en juego pero dejó en claro su potencial ofensivo a partir de su velocidad.   

Walter López entró como volante externo pero bien puede desempeñarse como lateral, como lo hizo en los partidos de pretemporada.


Populares de la sección

Comentarios