Contra la maldición

Con un plantel renovado, Peñarol intentará conseguir el título del Torneo Apertura, algo que hace 16 años que no obtiene; llega Grossmüller

Peñarol se renovó con lo mejor que ha podido hasta el momento para encarar la temporada que viene en la que irá contra una maldición.

Es que luego de haber ganado dos de las tres primeras ediciones del Torneo Apertura (en 1995 y 1996), desde ese año no consigue hacerlo. Ya han pasado 16 y cada temporada que comienza, los jugadores se prometen a sí mismos conseguirlo, pero hasta ahora no lo han logrado.

Si hará tiempo de aquel ya lejano 1996 en el que Antonio Pacheco, el mayor estandarte futbolístico de este plantel y quien retornó hace poco luego que le dieran de baja el año pasado, había debutado solo dos años antes como profesional.

Además, el hecho de ganar el Torneo Apertura, normalmente hace que el equipo juegue más  descansado o tranquilo la segunda parte del año, sabedor de que al menos tiene un lugar –como poco– en una de las semifinales del Campeonato Uruguayo.

Han pasado varios entrenadores y un sinfín de futbolistas y de dirigentes y, sin embargo, Peñarol no ha podido contra eso que a esta altura ya parece una maldición, porque el Torneo Apertura casi siempre se le escapa.

Un plantel mejorado
Para afrontar esta nueva temporada, Peñarol ha mejorado su plantel y lo reforzó con buenos futbolistas.

Si bien se le fue el goleador y el mayor asistidor del pasado Clausura –Rodrigo Mora con 10 tantos y siete asistencias de gol–, supo mantener a una figura determinante en materia ofensiva como Marcelo Zalayeta.

“Ese es el pase que ustedes los periodistas no hablan y que es trascendente para nosotros. ¿Quién vendrá? No sé, pero que se quede Zalayeta es fundamental”, dijo hace un par de meses un dirigente carbonero a El Observador.

Al nueve hay que agregarle otro delantero de peso y de goles como Juan Manuel Olivera, quien dejó un gran recuerdo en su pasaje el año pasado por el club.

Uno de los puestos más cuestionados en los últimos tiempos en Peñarol es el del arquero. Para ese lugar se debió esperar más de la cuenta y finalmente arribó el argentino Enrique Bologna, quien hasta ahora jugó solamente el pasado viernes ante Progreso en el 5-0 y ni siquiera tocó la pelota, ya que el rival apenas llegó. Sin embargo, se tienen las mejores referencias de su trayectoria.

Asimismo, la defensa también era un punto débil y llegó Damián Macaluso, quien hasta ahora, ha cumplido un gran papel.

Una notable pretemporada
Uno de los puntos más altos que seguramente podrá mostrar Peñarol de ahora en adelante, es su estado físico.

Es que como nunca en los últimos años, esta vez el equipo realizó una notable pretemporada que duró más de dos meses.

El plantel comenzó a trabajar el 18 de junio y aún continúa –obviamente, con una carga menor– buscando la mejor forma para el debut del próximo fin de semana por el Torneo Apertura.

Llega el noveno refuerzo
Según confirmaron anoche fuentes de Peñarol a El Observador, el lunes arribará a Montevideo proveniente de Itali, el volante Carlos Grossmüller, quien se convertirá en el noveno refuerzo para la siguiente temporada.

Desde hace casi dos meses se viene manejando su nombre y ahora se hará realidad, más allá de que Nacional se interesó por  su concurso en las últimas horas.

Jorge Da Silva se encuentra muy satisfecho con el plantel que formó Peñarol para el próximo campeonato. Ahora tiene que demostrar en la cancha todo el trabajo realizado. Quiere comenzar liquidando una maldición.


Populares de la sección

Comentarios