Continuidad de Bengoechea bajo examen: define Ahuntchain

La derrota ante Nacional y el mal juego hartaron a varios dirigentes; el director deportivo tiene la última palabra
No fue un jueves fácil para Pablo Bengoechea. Una larga charla con los jugadores bajo los árboles de Los Aromos fue la primera señal –como si hacía falta alguna– de que la derrota ante Nacional había dolido aún más que lo que puede doler cualquier clásico. Luego el DT le dio paso al preparador físico Modesto Turrén, y se quedó caminando solo, con la mirada hacia abajo, ensimismado en sus pensamientos. Ningún dirigente estaba en el complejo y, mientras, el director deportivo Juan Ahuntchain hablaba por teléfono sin parar.

Caras largas entre los jugadores y un ambiente espeso luego de un clásico donde Peñarol fue vapuleado con la confirmación de que volvió a jugar por debajo de su potencial y con errores conceptuales que le costaron mucho.

El "No te regales" del presidente Juan Pedro Damiani volvió a la cabeza de todos tras la derrota clásica, rememorando los días posteriores a la consagración del Apertura, cuando su cargo estuvo en duda. Por eso, la duda tras el 3-1 fue inmediata: ¿El cargo de Bengoechea corre riesgo?

Sigue (por ahora)
La derrota en el clásico opacó las buenas señales que el equipo había entregado en la Copa Bandes y volvieron los fantasmas.

24 horas después del partido, todo pasa a depender del director Juan Ahuntchain. A él le encomendó el presidente Juan Pedro Damiani una opinión sobre la continuidad o no del DT, y esa opinión será la que decida la suerte del DT. Después sería necesaria una reunión de Consejo Ejecutivo, pero "si (Ahuntchain) sugiere una cosa y hacemos la otra no tendría sentido que esté", dijo un dirigente oficialista, y lo mismo sostuvieron otros opositores.

Ayer Ahuntchain le pidió al presidente unas horas para dar un dictamen, luego de reunirse ayer en Los Aromos con Bengoechea.

En diciembre, en un escenario similar, Ahuntchain se había mostrado partidario de que siguiera, aunque había manifestado al Consejo que no tenía la mejor llegada para aconsejar al DT.

En diálogo con Referí, cinco dirigentes de Peñarol de distintas agrupaciones mostraron (con matices) su disconformidad con el juego, y sobre todo, con el retroceso respecto al clásico anterior. "No es el hecho de perder sino la forma", dijo uno, haciendo referencia al planteo defensivo y al ingreso de Zalayeta como primer cambio, además que no fuera titular Maxi Rodríguez, figura del clásico anterior. Sin embargo, algunos de esos dirigentes consultados por Referí dijeron que esperarán el paso de las horas para analizar la situación con más tranquilidad, y algunos opinaron que cambiar ahora era la mejor receta para perder el Uruguayo, ya que el escaso margen de preparación que queda determina que el proyecto Bengoechea se mantenga, aunque ya sin crédito.

Otros directivos son más duros y opinan que, faltando dos semanas para el debut, hay que cambiar ya.

El miércoles, Bengoechea conversó durante más de 40 minutos con Juan Pedro Damiani, y Juan Ahuntchain, y Walter Pereyra y Marcelo Areco también estuvieron por momentos. No se tocó el tema de su continuidad, según confirmaron a Referí varios dirigentes. "Pablo se mostró tal cual es, muy sereno pero muy preocupado y dolido porque es un gran hincha de Peñarol", dijo uno de los integrantes de esa reunión a Referí.

Hoy será un día clave. Y todas los reflectores apuntan Ahuntchain.


En contra de Bengoechea
Chatura desde el juego: Bengoechea ganó los dos torneos cortos que dirigió (Clausura y Apertura) pero cayó en las finales. Sin embargo, pese a que muchos rescatan la condición de ídolo del riverense, el hincha de Peñarol nunca se terminó de convencer con un modelo de juego apático y sin conexiones. Fue un campeón gasolero y en el clásico pasado fue más de lo mismo.

El karma de los clásicos: De los últimos ocho clásicos Peñarol solo logró ganar uno (por penales) y como para la estadística figura como empate, la racha negativa pesa. Si bien es cierto que varios clásicos terminaron igualados, Bengoechea -acostumbrado a festejar muy seguido ante Nacional como jugador- aún no pudo celebrar como entrenador. El 3-1 fue un golpe duro al ánimo del cuerpo técnico.

Colocación de piezas claves: En el último clásico Munúa ganó la batalla táctica y se llevó el partido con comodidad. La clave estuvo, como siempre, en la zona medular del campo y en el duelo Nandez-Romero, que ganó con luz el colorado. Mientras Nandez debió replegarse en soledad a la última zona para proteger el arco propio, Romero se movió con libertad porque encontró en Porras un socio de lujo. Eso le permitió sumarse al ataque.

A favor de Bengoechea
Autocrítica y mesura de un ídolo: Si hay dos cosas que Bengoechea no perdió desde su llegada a Peñarol hace más de un año, fue la autocrítica y la mesura para atravesar las tormentas. Varias veces estuvo en el filo de la cornisa y logró revertir la situación. Además, lejos de ponerse en el papel del ídolo que es -tiene una estatua en Los Aromos- nunca puso a Peñarol por debajo de su figura. Cuando fue cuestionado le dio libertad a la dirigencia para tomar decisiones.

Ascenso de juveniles
Peñarol desperdició generaciones enteras de jugadores juveniles que se fueron tapados y sin lugar en el plantel principal. Con Bengoechea al mando, esa tendencia se revirtió. Gastón Guruceaga, Emilio MacEachen, Fabrizio Buschiazzo, Rodrigo Viega, Nahitan Nandez, Federico Valverde y Cristian Palacios son algunos de los jugadores que este Peñarol dirigido por Bengoechea logró cotizar.

Plantel comprometido
Por primera vez en mucho tiempo Peñarol tiene un plantel sano desde lo disciplinario, con jugadores comprometidos con el trabajo y sin desajustes de conducta. Muchos allegados al plantel confían en que el caracter del riverense fue clave para moldear al grupo. Los jugadores lo respetan mucho y la planificación pautada junto al Director Deportivo no se toca por un mal resultado.

Populares de la sección

Acerca del autor