Conmoción por suicidio de exestrella de la NFL

Aaron Hernández, condenado a cadena perpetua por homicidio en 2015, se quitó la vida en la cárcel

La exestrella de football americano de la NFL, Aaron Hernández, condenado a cadena perpetua por homicidio en 2015, fue encontrado este miércoles ahorcado en su celda, cinco días después de haber sido absuelto de otro caso de asesinato, anunciaron los responsables de la cárcel.

La exestrella de los New England Patriots, de 27 años, fue encontrada por los vigilantes ahorcado con sus sábanas durante la madrugada, precisó el centro penitenciario de Shirley, Massachussets, en un comunicado.

Los guardias trataron de reanimarle, pero al no obtener respuesta decidieron trasladarle al hospital UMass, en la ciudad de Leominster, donde un médico declaró su muerte a las 04.07 hora local, según precisó el Departamento de Prisiones de Massachusetts.

Hernández, que vivía solo en su celda, cumplía una condena de cadena perpetua por el asesinato de Odin Llyod Jr, un jugador semiprofesional muerto a tiros en el exterior de una discoteca en Boston en junio de 2013.

El jurado consideró como agravante la premeditación y extrema crueldad contra el jugador de la Liga Nacional de Football Americano (NFL) que, en el momento del homicidio, tenía un contrato de 40 millones de dólares por cinco años con el equipo de Boston.

Aaron Hernandez
Aaron Hernández
Aaron Hernández

Su suicido tiene lugar cinco días después de su absolución de otro caso, el de un doble homicidio que se remonta a 2012.

Un jurado reunido en las afueras de Boston estimó el pasado viernes que la exestrella no era culpable de haber asesinado en julio de 2012 a Daniel de Abreu y a Safiro Furtado, que fueron abatidos por un tirador desde un automóvil cuando salían de una sala de fiestas.

A pesar de ese reciente veredicto, Hernández tenía que seguir cumpliendo cadena perpetua debido a su anterior condena.

Según el Departamento de Prisiones de Massachusetts, Hernández se ahorcó usando una sábana que había atado a una ventana de su celda, donde estaba solo. Además, intentó bloquear la puerta de su celda desde dentro colocando numerosos objetos.

La muerte de Hernández, que era una joven promesa del fútbol americano, se produce el mismo día en el que el presidente de EEUU, Donald Trump, tiene previsto recibir en la Casa Blanca a su antiguo equipo, los Patriotas de Nueva Inglaterra, para felicitarles por ganar la Super Bowl.


Fuente: En base a AFP y EFE