Conmebol acusa de “extorsión” a clubes uruguayos y a Casal

En un duro comunicado la Confederación Sudamericana respondió a la denuncia presentada por varios clubes encabezados por Peñarol, sobre el manejo del dinero en la organización

La Confederación Sudamericana de Fútbol (Conmebol) consideró hoy que las acusaciones de varios equipos uruguayos contra el manejo del dinero en la organización son una "campaña de descrédito" para obtener los derechos televisivos de las competiciones continentales.

Varios equipos uruguayos decidieron presentar una denuncia penal en su país el 11 de diciembre contra dirigentes de la Conmebol, que preside el también uruguayo Eugenio Figueredo, disconformes con el manejo de dinero, según el presidente de Peñarol, Juan Pedro Damiani.

El Comité Ejecutivo de la Conmebol respondió en un comunicado oficial que existe una "campaña pública de difamación" que "desde hace unos meses se viene realizando" contra la institución del fútbol sudamericano y sus dirigentes.

"El único propósito de sus instigadores es la adquisición, sin importar los medios, de los derechos de televisión de las competiciones continentales de clubes organizadas por esta Confederación", advirtió el ente en un escrito en su página web.

Figueredo sustituyó en el cargo a Nicolás Leoz, quien renunció por sorpresa en abril a la Conmebol y a su puesto en el Comité Ejecutivo de la FIFA y de la organización del Mundial de fútbol de Brasil 2014, alegando motivos físicos debido a su edad.

El anuncio coincidió con la aparición en varios medios de comunicación de una investigación por parte de la FIFA contra Leoz, quien supuestamente aceptó 20 millones de dólares por vender su voto a la candidatura qatarí para organizar el Mundial de 2022.

Los directivos del fútbol uruguayo pretenden que se aclaren dudas sobre el último balance económico de la Conmebol y se dé cabida a una oferta por los derechos de televisión de la empresa Global Sports, propiedad del empresario Francisco Casal.

Casal propuso un pago de 120 millones de dólares al año por los derechos de televisión de la mitad de los partidos de todos los torneos de clubes que organiza la Confederación Sudamericana. La oferta llegó a 170 millones de dólares al año para el caso de obtener la totalidad de los derechos entre los años 2015 y 2018.

Damiani dijo que la oferta de Global Sports es "cinco veces superior" a la que fue aceptada por la Conmebol.

La organización explicó que los derechos televisivos "se encuentran ya comercializados con empresas de reconocido prestigio, trayectoria y demostrada solvencia en el cumplimiento de sus obligaciones económicas" y recalcó que cumplirá sus compromisos.

La Conmbeol destacó que con los acuerdos existentes obtiene "importantísimas contraprestaciones económicas que han revertido y revierten directamente en el desarrollo del fútbol sudamericano".

La organización mostró su "honda preocupación" por "el riesgo que corre la estructura del fútbol asociado ante campañas de descrédito como la descrita, que utilizan la difamación pública así como otras amenazas como la posible instrumentalización de la justicia como elementos de coacción al servicio de intereses ajenos al fútbol".

La institución rechazó "toda amenaza, coacción o extorsión" sobre la Conmebol o sus directivos "con el único propósito de obtener por este medio la satisfacción de intereses de carácter exclusivamente económico y comercial, con total y absoluto desprecio por las obligaciones contractuales previamente asumidas por esta Confederación".


Fuente: En base a EFE

Populares de la sección

Comentarios