Confirmado: seis años de cárcel para Pistorius

El atleta paralímpico ya cumplió tres y podrá salir en 2019: no apelará el castigo

El campeón paralímpico sudafricano Oscar Pistorius fue condenado este miércoles en apelación a seis años de prisión firme, por matar a su novia Reeva Steenkamp de cuatro balazos en febrero de 2013.

"La pena que impongo al acusado por el asesinato de la difunta Reeva Steenkamp es de seis años de prisión", declaró la jueza Thokozile Masipa ante la sala abarrotada del tribunal de Pretoria.

Uno de los abogados de Pistorius anunció que su cliente no apelará la sentencia.

La pena mínima por un asesinato en Sudáfrica es de 15 años, que fue lo solicitado por la fiscalía. Sin embargo, la jueza enumeró una serie de factores atenuantes, como el de que creyó que estaba disparando a un intruso que se había colado en su casa de Pretoria.

"Las circunstancias atenuantes se imponen a los factores agravantes. Estimo que hay circunstancias atenuantes que justifican el no imponer la pena mínima de 15 años por asesinato", expuso la jueza.

Al conocer la sentencia, Pistorius abrazó y besó a su hermana Aimée, sentada detrás de él. Inmediatamente después fue escoltado por las fuerzas de seguridad hacia una celda, en el subsuelo del tribunal.

Uno de sus abogados, Andrew Fawcett, anunció que el exatleta no apelará la decisión. "Pienso que es justa, dadas las circunstancias", comentó a la prensa. La fiscalía tiene todavía la posibilidad de apelar la sentencia, si considera que es demasiado ligera.

Según varios expertos interrogados por AFP, Pistorius podrá pedir su liberación condicional tras haber purgado tres años en la cárcel, por lo que podría salir en 2019.

El exatleta paralímpico sudafricano, de 29 años y doble amputado, que corría con una prótesis en cada pierna, siempre afirmó que mató a su novia la modelo Reeva Steenkamp por error.

Según su relato, en la madrugada del 14 de febrero de 2013, oyó un ruido extraño en el baño de su dormitorio, donde estaba su novia, y disparó cuatro veces a través de la puerta pensando que era un ladrón.

Una versión inaceptable para la justicia, que centró su atención en la intención de matar por parte del acusado, independientemente de la identidad de la víctima.


Un juicio ultramediatizado

Desde el 20 de octubre de 2015, Pistorius estaba bajo arresto domiciliario en casa de su tío, en Pretoria, después de haber pasado un año en prisión. Allí seguía purgando sus cinco años de prisión por "homicidio involuntario", la pena inicialmente impuesta.

Sin embargo, en diciembre pasado, un tribunal de apelación recalificó la acusación como "asesinato", con lo que la pena mínima en teoría pasaba a 15 años.

Durante el juicio, seguido por las televisiones de todo el mundo, el acusado y su abogado Barry Roux trataron de sensibilizar al jurado sobre la vulnerabilidad física del ex atleta y las circunstancias de la muerte de su novia.

Así, a mitad de junio, el campeón, vestido con un pantalón corto de ciclista y una camiseta, se levantó, se quitó las prótesis y anduvo sobre sus muñones por la sala llena del tribunal de Pretoria.

En una entrevista acordada al canal británico ITV y difundida a fines de junio, la primera desde el drama, Pistorius afirmó que su novia preferiría verlo purgar su pena ayudando a los más vulnerables, y no en prisión.

"No quiero volver a la prisión. No quiero desperdiciar mi vida allí", dijo en la entrevista. "Si me otorgaran la oportunidad de redimirme, me gustaría ayudar a los menos afortunados".

"Quiero pensar que si Reeva pudiera mirar hacia bajo y verme querría que yo pudiera vivir esa vida", añadió.