“Con tiempo les llovemos el rancho”

Carrasco se fue conforme y dijo que con días de trabajo pondrá en apuro a sus rivales

En cualquier otra circunstancia Carrasco ni siquiera hubiese declarado. Se retiraba con la bronca a cuestas. Ni hablar si hubiese sido una práctica..., podía haber sido capaz de entrar en la cancha y decirle al juez que suspendiera el partido. Pero en este momento que vive Danubio no resulta curioso que declare con mesura.

Y aunque suene extraño escuchar a JR hablar de conformidad por no perder y no recibir goles, es la realidad que le toca vivir.

“No, no va a costar más de lo previsto. ¿Por qué? Porque no se perdió. Porque no recibimos goles. Porque se tuvieron intenciones”, comenzó diciendo.

Cuando se le hace notar que es extraño escuchar hablar de estas cosas al entrenador que revolucionó el fútbol uruguayo con su propuesta ofensiva, Carrasco acota: “No es raro, porque tampoco el otro equipo me vino a ganar. Amontonaron gente en el medio. Pero con más tiempo de trabajo les vamos a hacer llover el rancho”.

Y a eso parece apostar en el próximo partido: Peñarol en Jardines. “Ellos también están en un momento especial”.

Y enseguida el detalle. Ese que Carrasco sabe manejar a la perfección. Disfrazado y con calidad JR mandó el mensaje.

“Hoy (ayer) noté que por la fama aquella de jugar rápido no dan oportunidad al juez de acomodarse, entonces a veces el rival te corta porque es la manera más sencilla de sacarnos del juego que proponemos. El juez que nos toca se tiene que dar cuenta de esas cosas. Si es internacional no me preocupa porque tienen el ritmo y dejan jugar, arbitran con más dinámica, pero si es local tiene que tener claro ese tema. No voy a decir que me molestó hoy (ayer) pero son cosas para ver”.

Remarcó del juego que: “Lo bueno fue que no se perdió y si bien yo no juego al empate, es positivo para la confianza que se genera en un momento como estos donde se produce un cambio de entrenador. Tuvimos intenciones, pero el viento no nos permitió tener precisión. Lo intentaron y con más días de trabajo vamos a mejorar. Falta acostumbrarse a una nueva forma porque de pronto el jugador trae vicios, buenos o malos, pero son vicios que frenan”.

Atrás había quedado la charla técnica, con un pizarrón que le llevaron, en el contenedor que hace de vestuario improvisado en el Artigas de Las Piedras.

También el cálido aplauso con que lo recibieron los hinchas de Danubio y la paciencia que le tuvieron. Y hasta la locura de un bolso trepado al techo de una casa que le gritó: “¡Vamos Nacional, Carrasco. Vos sos del bolso!”.

Atrás quedó la imagen de su señora, parada en la tribuna en medio de todos los danubianos, implorando por el penal en contra con los dedos entrecruzados y tolerando todos los insultos de los hinchas de Juventud.

Y el último llamado telefónico para que lo vinieran a buscar mientras el plantel se retiraba en el ómnibus. Cuando salió aún lo esperaban. Una firma y alguna foto sellaron el nuevo idilio con la gente. 

Núñez, primer capitán
Juan Ramón Carrasco optó por un viejo conocido para ser el capitán del inicio de su ciclo en Danubio. Esta vez no fue un joven al que hizo debutar, tampoco algún jugador al que pretendió darle confianza, sino que le brindó la cinta a Richard Núñez. Es probable que JR, como ocurre habitualmente en sus equipos, rote los capitanes.


Populares de la sección

Acerca del autor

Comentarios