Con Ternara sobre los hombros

El exdelantero de River Plate disfruta de la paz italiana mientras empuja para evitar el descenso
Se crió a una cuadra del parque Batlle fascinado por los rugido del Estadio Centenario. Empezó jugando como número 5 al baby fútbol, en Unión Vecinal. Arrancó en las inferiores de River Plate como volante externo. Pero desde la Sexta División lo hicieron centrodelantero. Mide 1,97 metros pero le gusta salir del área y generar juego. Lleva cuatro temporadas en la Serie B italiana y le sobran ganas de seguir haciendo la Europa. Es Felipe Avenatti, el delantero que con sus goles lucha por la permanencia de Ternana en la segunda división de Italia.

"Esta temporada fue complicada. Pasaron cuatro entrenadores y estamos en zona de descenso. La primera parte del año me fue bien, hice nueve goles. Pero en la segunda entramos en un bajón donde perdimos ocho de nueve partidos y estuve cuatro meses sin hacer un gol", contó Avenatti a Referí desde Terni.

"Esta ciudad tiene dos cosas: la fábrica de hierro y la Ternara, el fútbol", explicó.
"Estoy en el centro de Italia, acá viven el fútbol con mucha pasión y si estás abajo es complicado. Por eso llegamos a estar tres semanas consecutivas concentrados. Pero igual es un lugar muy tranquilo para vivir. No es como en Uruguay donde salís y te tenés que andar cuidando", contó.

"Me fui muy joven y me costó adaptarme. Al principio vine con mi padre y desde la primera temporada estoy con César Falletti. Me adapté más rápido yo que él al idioma. En abril del año pasado me casé con Jessica y ahora vivimos juntos. Cuando tenemos libre nos vamos a pasear, a conocer Europa. Fuimos a París y a Ámsterdam juntos", expresó el centrodelantero.

Después de adaptarse, cambió su estilo de juego: "En la Serie B de Italia los partidos son muy tácticos, se estudia mucho al rival y son como partidos de ajedrez. Pero es un fútbol mucho más dinámico que el uruguayo, tuve que aprender a ser un jugador mucho más agresivo en la marca, acá hay que presionar siempre, estar siempre activo y con mucha movilidad".

En ese sentido, el técnico que más lo marcó fue Attilio Tesser. "Era muy exigente, pero me hizo mejorar mucho y cambiar esa mentalidad que tenía de ser un 9 que esperaba que le llegara una pelota para definir".

En su paso por la Serie B jugó contra Alejandro González, Juan Ignacio Surraco, Nicolás Albarracín, Gonzalo Mastriani e Ignacio Lores.
"Cuando Palermo descendió, jugué contra Paulo Dybala que en ese torneo empezó a sumar minutos y explotó cuando volvieron a primera división. Nos paseó por toda la cancha, ya se veía que era un jugador distinto", afirmó el centrodelantero uruguayo.

Avenatti tiene ahora 23 años y con 11 goles en la liga ya alcanzó su mejor marca de Serie B (en 2014-2015 había anotado 10 tantos). Aquella temporada también señaló dos por Coppa Italia donde este año no sumó minutos.
"Nos quedan ocho partidos y si ganamos tres partidos más que son claves nos podemos salvar del descenso", dijo.

En Uruguay su nombre sigue estando presente: "Me han sondeado de los grandes pero nunca me llegó ninguna oferta concreta porque firmé un contrato de cuatro años que se me termina ahora a mitad de temporada. Ahí veré qué pasa, pero mi idea es seguir en Europa y si es posible tener el desafío de la Serie A", contó el goleador que lucha con Terni sobre sus hombros para que Ternara siga en la Serie B.

Con River en el Corazón

Hizo 12 goles
Avenatti hizo baby fútbol en Unión Vecinal y jugaba como volante central. "Sacaba mucha diferencia por la altura, pero me gustaba tener la pelota". Pablo Cuello lo llevó a River Plate. En Séptima jugó como volante externo por la izquierda ya que es zurdo. Desde Sexta ya quedó como centrodelantero. Se hizo hincha del darsenero, donde dio el salto a Primera con 18 años el 19 de febrero de 2012 contra Nacional en el Parque Central (derrota 3-2) de la mano de Guillermo Almada. Su primer gol se lo hizo a Defensor Sporting el 3 de junio en el Saroldi (ganaron 2-1). Hizo 12 goles en 33 partidos.

Con la sub 20

Memorable gol a España
“En River jugué mi primer partido como titular cuando quedó suspendido Sebastián Taborda y le hice mi primer gol a Defensor. Ahí me llamaron a la selección sub 20. No quedé para el Sudamericano 2013. Fue un golpe duro, pero me di cuenta que los otros delanteros estaban un paso más adelante que yo. Entonces me propuse que iba a llegar al Mundial y que si me citaban no iba a quedar afuera”. Y fue así. Jugó el Mundial de Turquía 2013 donde entró en el partido de semifinales ante España y anotó en el alargue el gol que puso a Uruguay en la final. “Fue tremendo, ellos eran la selección favorita”.

Populares de la sección

Acerca del autor