¿Con qué música entrás a la cancha?

Los jugadores de la selección uruguaya revelaron sus gustos musicales donde hay lugar para la murga, el folclore, la cumbia, canciones en homenaje a la celeste y hasta temas africanos y David Guetta



Hay una imagen que es común a nivel mundial. Cuando un plantel de fútbol desembarca en un estadio, los jugadores llegan con una especie de casco para aislarse del entorno de locura que se genera.

Generalmente se refugian en enormes auriculares con música para dominar la ansiedad.

Lo habitual es un pulgar arriba para responder a los requerimientos o los gritos desesperados de las adolescentes.

Pero lo que jamás se supo es qué música llegan escuchando los jugadores de la selección nacional a los partidos.

Hay un tema que es común a todos: el que se emite a través de un equipo que generalmente lleva Álvaro “Palito” Pereira en el fondo ocupando el lugar que dejó el minuano Sebastián Abreu en el grupo.

Pero a nivel individual los gustos son variados.

Pocos pueden asociar la imagen de Diego Lugano con la música que suele escuchar. El capitán de la celeste reveló a El Observador que es amante del folclore.

“No sé si es un tema que viene desde la niñez, porque en la casa de mis tíos se escuchaba folclore y como que me crié con esa música. En Inglaterra, cuando me levanto, me preparo el mate y pongo las radios uruguayas. ¿Para qué te voy a mentir? Es un problema con mi señora que me dice, ‘sacá eso’”.

Lugano agregó que “en la selección hay una rutina. Una persona se encarga de llevar la música, antes era el Loco (Abreu) y ahora es Palito (Pereira). Entonces en el tramo final del viaje se ponen canciones de Uruguay: del Canario Luna, Cielo celeste, la canción de Uruguay de La Tuerca; entonces llega todo el mundo cantando”.

El capitán celeste acota que: “Durante un tiempo fue el himno nacional cantado por el Zurdo (Freddy) Bessio y de esa forma vamos entrando en clima”.

Bessio es una de las voces más aclamadas del Carnaval uruguayo fue quien interpretó una polémica versión murguera del himno en el repechaje para el Mundial de Sudárica 2010 ante Costa Rica, y también lo hizo en los cuartos de final de la Copa América de 2011 ante Argentina, en Santa Fe.

La mayoría de los jugadores de la selección son declarados hinchas de la murga Agarrate Catalina y es muy frecuente verlos en sus espectáculos.

Bessio formó parte de la murga los últimos años que esta concursó, aunque este año saldrá en Curtidores de Hongos.

Otro nexo entre la murga y los jugadores es el cupletero Rafael Cotelo, quien trabaja en el programa matinal Hola Vecinos de Canal 10, y en Pasión, en VTV.

Cotelo salió el último año en Asaltantes con Patente (primer premio), murga que también se ganó el visto bueno de Lugano.

Egidio Arévalo Ríos reveló a El Observador que “tengo mucha música para llegar a los partidos, pero generalmente voy escuchando salsa. ¿Qué cantantes? Marc Anthony, y de acá (por Uruguay) Gerardo Nieto, Alex Stella y Grupo Revelación”.

El defensa de Juventus, Martín Cáceres, comentó a El Observador: “Escucho mucho géneros musicales, pero generalmente me inclino por la plena o la cumbia. A nivel grupal escuchamos temas relacionados a la selección”.

En ese sentido Arévalo Ríos reveló que: “Cuando vamos llegando al Estadio todos escuchamos lo mismo. Palito va manejando todo en el fondo y ponen canciones de la selección”.

El golero Martín Silva reconoció a El Observador: “Tengo gustos variados y según el momento, pero si gano, siempre escucho la misma música. Murga no. Cuando voy llegando a la cancha me gusta escuchar algo más movido para llegar motivado, puede ser un David Guetta”.

Jorge Fucile definió sus gustos musicales como una ensalada de frutas.

Esta es una historia que viene desde el Mundial de Sudáfrica. Y si bien muchos dicen que no se asumió como cábala, es un hecho que se reitera desde entonces.

Lugano reveló que: “En el viaje a la cancha siempre se ponía en el ómnibus los temas típicos nuestros. Generalmente la canción Un cielo azul o Un domingo sin vos. Tenemos un repertorio grande que va desde los 8 de Momo al Canario Luna, el Zurdo. Y esa música nos acompaña a todos lados”.

De hecho, era común ver al Loco Abreu, en plena Copa América de 2011, llegar y salir de los estadios con un mini equipo con la referida música a todo volumen.

Pero un buen día pasó algo que marcó al plantel. Resulta que antes de aquel partido vital del pasado proceso contra Colombia, donde se debía ganar para seguir con opciones de clasificar, Abreu tomó el Ipod de Lugano. “El Loco escuchó unos temas que me había regalado un ghanés que era compañero mío y adoptó el tema como propio. Empezó a poner esa música africana en los últimos tres partidos del pasado proceso y como ganábamos, nadie la quería sacar”.

Ellos no creen en las cábalas. Pero que existen, existen.


Fuente: Jorge Señorans, enviado a Amán

Populares de la sección

Comentarios