Con perfume de mujer

Claudia, Mariana y Luciana comparten la abogacía, contabilidad y el fitness con el arbitraje

El arbitraje complementó mi carrera de abogacía porque me enseñó a ser constante, a saber que nadie te regala nada, a que tenés que esforzarte mucho y que los logros y reconocimientos no vienen porque no nos dan las oportunidades, no porque no seamos capaces”, explicó a El Observador la jueza de fútbol Claudia Umpiérrez mientras sostenía el ramo de flores que le entregó la ministra Liliam Kechichián, durante un homenaje que el Ministerio de Turismo y Deporte y la Asociación Uruguaya de Fútbol (AUF) realizaron a Umpiérrez, Mariana Corbo y Luciana Mascaraña, las tres juezas que se destacaron el último año en competencias internacionales.

Mariana, contadora; Claudia, abogada; y Luciana, instructora en fitnnes, dividen los fines de semana entre el fútbol y la familia, con una particularidad: conviven en un deporte cuya estructura está integrada casi en su totalidad por hombres, lo que no es un detalle menor para crecer y proyectarse.

Umpiérrez, de 31 años, que fue una de las tres sudamericanas de las 60 elegidas por la FIFA para el Mundial de Fútbol Femenino de Azerbaiyán, lleva el deporte en la sangre y cuenta cómo la cancha ha sido desde siempre su segunda casa. “Mi padre era director técnico y me llevaba desde chica; después fui jugadora de fútbol de Estación de Pan de azúcar, que era el cuadro de mis abuelos”, dijo y explicó que actualmente dedica el tiempo libre que tiene luego del trabajo a entrenar.

“Se tiene el concepto de que el fútbol es un deporte de hombres y eso es difícil de cambiar, pero de a poco vamos ganando lugares. Para nosotras fue fácil porque otras juezas nos abrieron la cancha. Dice el dicho que las primeras cambian la historia y es verdad”, expresó la profesional homenajeada.

Los árbitros en Uruguay no reciben un sueldo fijo, sino que cobran por cada partido dirigido. “Un árbitro de categoría C de Segunda división como yo gana $ 3.500 por encuentro, y los asistentes la mitad”, explicó la abogada oriunda de Pan de Azúcar.

Para participar a nivel internacional se les exige idiomas, los cursos son dictados en inglés y tienen que pasar pruebas teóricas y físicas.

Otra de las profesionales galardonadas fue Corbo, quien participó de los Juegos Olímpicos de Londres 2012 como línea, y se desempeña además como contadora pública. “Me ha pasado que los clientes me reconozcan y me digan: ‘Vos estuviste el fin de semana en la cancha’, o que los lunes cuando llego al trabajo me pregunten por las jugadas del fin de semana, ‘¿Qué hizo el árbitro? ¿Qué pasó con tal o cuál jugada’”, contó entre risas Corbo, que tiene un hijo de 14 años y trata de que el tiempo le de para todo. “Desde hace nueve años ejerzo esta profesión y él se acostumbró a que mamá el fin de semana tiene que ir a la cancha”, explicó.

En la ceremonia que se desarrolló el martes, la ministra Kechichián reconoció al ejecutivo de la AUF porque en los últimos tiempos, más allá de la resistencia que presentan los clubes, le dio un lugar al fútbol femenino, y expresó que le hace bien a la sociedad democrática incorporar a las mujeres a todas las áreas y a esta en particular. 

“Tenemos 60.000 chiquilines jugando al fútbol infantil y solo 1.500 son niñas. Es un tema que cuesta y los prejuicios vienen desde las propias familias por pensar que hay cosas que son solo para hombres y asignar lo doméstico a la mujer”, afirmó Kechichián.

“Para el Ministerio este reconocimiento era un debe, así que bienvenidas las mujeres al fútbol y a todos los ámbitos de la vida”, finalizó diciendo la ministra.

La ceremonia se realizó en la sala Arredondo del Ministerio y estuvieron presentes autoridades de la Secretaría de la Mujer de la Intendencia de Montevideo, de la AUF y la presidenta del Consejo de Fútbol Femenino, Nair Ackermann, ente otros. Este reconocimiento fue parte de los actos organizados por la Comisión Especializada de Género del Ministerio de Turismo y Deporte con motivo del Mes de la Mujer.


Populares de la sección

Comentarios