Con mística y juego, Los Teros lograron una remontada histórica

Perdían 24-8, pero lograron un triunfazo 32-29 ante Rusia para liderar la Nations Cup
La historia de los equipos, en cualquier deporte, está hecha de mojones. Y no todos los partidos valen lo mismo. A veces, en ese devenir que hace a la identidad de un grupo, un partido decisivo puede valer menos que otro importante pero que no cambiaba la historia.

Y en ese sentido, la victoria de Los Teros 32-29 ante Rusia, tras remontar un 24-8 en el primer tiempo, quedará en la memoria de este grupo. Fue quizás el símbolo más fuerte en lo que va de este proceso de Esteban Meneses al frente del seleccionado. Más incluso que la victoria de febrero ante Canadá, porque el rival era bastante más. O más que los partidos de eliminatoria ante Chile y Brasil hace un par de semanas. Porque en una instancia importante, ante un rival muy duro, lo más importante fue que equipo puso en la cancha todo lo que tenía, para lograr una victoria increíble, que parecía imposible al terminar el primer tiempo. Que alimentó otro capítulo de una rivalidad inolvidable para Los Teros, y de hecho se pareció mucho a aquella de 2014 que permitió la clasificación al Mundial de Inglaterra 2015. Pero ante todo, significará un mojón en el que este equipo podrá reflejarse en el futuro cuando necesite respuestas.

El partido

Rusia había dominado el primer tiempo. Había puesto sobre la cancha muchos de los méritos que se le habían visto en la primera fecha ante Argentina, al que lo venció 39-38, mostrando una notoria evolución respecto a aquel repechaje de 2014: la fortaleza de siempre en el contacto, pero opciones para liberar rápido e intención de jugar afuera con velocidad de backs, lo cual hacía daño porque siempre ganaban metros en el uno a uno. Con ese combo transformaron un 0-3 de Uruguay en el arranque del partido en un 14-3 que pudo ser 21-3 si el juez no le hubiese cobrado un offside al equipo ruso pocos minutos después.

A Los Teros les costó 15 minutos empezar a hacer pie en defensa, meter tackles envolventes, que impidieran que Rusia liberara rápido, y ensuciar los rucks europeos. Y encontraron un libreto para hacer daño, basado en ser vertical en el juego corto y luego liberar rápido hacia afuera. Así llegaron al try de Silva a los 25' para acercarse 14-8, pero de todos modos el partido dejaba la sensación de que los Osos rusos sacaban más provecho cuando tenían dominio, y además eran mucho más clínicos. Fue así que Kushnarev amplió de drop -un recordatorio de que era un partido pesado e importante para los dos- para el 17-8.

Pero cuando Uruguay empezaba a salir del dominio ruso, encontrando en el scrum una herramienta de dominio, y de a poco construir su esforzada arquitectura de juego -a pesar de otra vez tener un flojo line-, en la última del primer tiempo recibió un golpe que podía ser de knock out: line, pelota afuera, pase plano e intercepción rusa para el try del 24-8. Nada menos que 16 puntos abajo en un partido donde cada ocasión en 22 había sido muy difícil de conseguir.

La revolución

Se necesitaba una pequeña revolución para cambiar la historia. Y allí, en el momento más difícil, llegó el click. Y llegó con el indisimulable sabor de que fuera con las armas que el cuerpo técnico ha pregonado en todo este tiempo, a capa y espada: el ataque, la intención de jugar con lo que se tiene enfrente, de ser vertical, de pasar en el contacto, de jugar con apoyos en todos los sectores de la cancha. Todas esas cosas que se fueron construyendo desde el año pasado, que se agregaron a los bastiones históricos, que este año volvieron a verse con asiduidad: la defensa, el scrum, el trabajo mancomunado de los forwards para asegurar la posesión.

Primero Berchesi pateó arriba y Rusia hizo knock on: Espiga la tomó, jugó en el contacto, Cat corrió y encontró a Arata para apoyar el 24-15. Fue el try que cambió todo: porque agrandó a Uruguay y empezó a desesperar a Rusia, que ya nunca controlaría el encuentro, en lo rugbístico y en lo mental.

Y así, se libró la bestia, y Uruguay tuvo el combo perfecto: recuperó en defensa y luego atacó como si no hubiese mañana. Arriesgando todo, en el mejor sentido posible. Los backs armaron una jugada a puro pase en el contacto, Silva -a esta altura símbolo y referente del equipo- jugó con Gibernau y uno de los más nuevos apoyó el 24-22, que no era victoria en el score pero sí en la cabeza. Berchesi amplió 25-24 de penal y luego Silva anotó el cuarto, como indica el manual: los forwards yendo hacia adelante y generando el espacio por afuera, y Dibu jugándosela para atacar por el medio. Fue una tromba de 20 minutos, con un parcial de 24-0 que puso el partido 32-24, un dominio que Uruguay ya no soltaría a pesar de que Rusia se acercó 32-29 a los 72. Es que Uruguay lo cerró a pura defensa -con el capitán Gaminara como estandarte-, estableciendo un muro que frustró a Rusia, y en los minutos finales dejó pasa el reloj a puro pick and go. Completando el círculo: el juego cuadrado y el arriesgado, el viejo y el nuevo. Apelando a cada herramienta cuando era necesario. Y dando un paso hacia adelante en su propia historia.

Posiciones

equipo pts
Uruguay 9
Rusia 7
Argentina XV 7
Namibia 6
España 4
Italia Emergente 0

Resultados

primera fecha
Namibia 13 (1)-España 15 (4)
Argentina XV 38 (2)-Rusia 39 (5)
Uruguay 31 (4)-Emerging Italy 20 (0)
segunda fecha
Namibia 38 (5)-Emerging Italy 22 (0)
Argentina XV 37 (5)-España 5 (0)
Uruguay 33 (5)-Rusia 29 (2)
tercera fecha, Domingo 18 de Junio
Namibia vs Rusia (11:00 hs)
Uruguay vs España (13:15 hs)
Argentina XV vs Emerging Italy (15:00 hs)


Define la copa y sube al 19º

Uruguay quedó como líder de la Nations Cup tras la segunda fecha. A primera hora Namibia le ganó a Italia Emergente 38-22 tras dar vuelta un parcial de 7-22 en contra, mientras que a segunda hora Argentina XV venció a España haciendo un gran segundo tiempo. En la última fecha, un triunfo ante España le alcanzará a Uruguay para ser campeón. Además, con el triunfo ante Rusia Los Teros pasaron del puesto 21º al 19º del ranking, superando a los rusos y a Namibia.

La ficha

URUGUAY 32- RUSIA 29
URUGUAY. 1. Mateo Sanguinetti, 2. Martín Espiga, 3. Mario Sagario; 4. Ignacio Dotti, 5. Diego Ayala; 6. Juan Manuel Gaminara (Capt.), 7. Franco Lamanna, 8. Alejandro Nieto; 9. Santiago Arata, 10. Felipe Berchesi; 11. Gaston Mieres, 12. Andres Vilaseca, 13. Juan Manuel Cat, 14. Leandro Leivas, 15. Rodrigo Silva. DT Esteban Meneses

RUSIA. 1. Andrei Polivalov, 2. Stanislav Selskii, 3. Azamat Bitiev; 4. Dmitry Krotov, 5. Bogdan Fedotko; 6. Victor Gresev, 7. Dmitry Gritsenko, 8. Anton Rudoi; 9. Alexey Shcherban, 10. Yury Kushnarev; 11. Vasily Artemyev (Capt.), 12. Dmitry Gerasimov, 13. Kirill Gubin, 14. Denis Simplikevich, 15. Ramil Gaisin. DT Alexander Pervukhin

CAMBIOS URU. 14' Gibernau x Mieres, 50' Ormaechea x Arata, Magno x Ayala, 55' Echeverría x Sagario, 72' Benítez x Sanguinetti, 74' Della Corte x Vilaseca
CAMBIOS RUS. 16. Sergey Chernyshev, 17. Valery Morozov, 18. Vladimir Podrezov, 19. Andrey Temnov, 20. Tagir Gadzhiev, 21. Konstantin Uzunov, 22. Evgeny Nepeyvoda, 23. Aleksandr Budychenko
CANCHA. Estadio Charrúa
JUEZ. Kurt Weaver
PUNTOS. 2' Penal Berchesi (URU) 3-0, 5' try Gerasimov convertido por Kushnarev (RUS) 3-7, 9' try Gritsenko convertido por Kushnarev (RUS) 3-14, 23' try Silva (URU) 8-14, 40' try Simplikevich convertido por Kushnarev (RUS) 8-24, 40' try Arata convertido por Berchesi (URU) 15-24, 44' try Gibernau convertido por Berchesi (URU) 22-24, 55' penal Berchesi (URU) 25-24, 60' try Silva convertido por Berchesi (URU) 32-24, 72' try Rudoi (RUS) 32-29
AMARILLAS. 64' Lamanna (URU)

Acerca del autor