Con Lafuente se fue la esperanza uruguaya en el Dakar

“Estén seguros que he dejado todo para llevar lo más alto el nombre de Uruguay”, dijo el piloto que abandonó

“Parece que el Dakar no quiere que llegue al final”, dice el piloto uruguayo Sergio Lafuente, quien otra vez  tuvo que abandonar el rally por problemas en su cuatriciclo en el día de ayer. Como en Perú el año pasado, la rotura de la masa de unas ruedas fue el motivo que desencadenó su retirada de la competencia.

El abandono se dio en el mejor momento del “Osito”. Venía primero en la etapa tras haber pasado a sus competidores, el chileno Ignacio Casale y al polaco Rafal Sonik, pero el desperfecto en su vehículo lo obligo a dejar la prueba.

Incluso hasta los dolores en su muñeca habían disminuido. “Increíblemente hoy me había comenzado a sentir un poco mejor, no me dolía tanto”, contó el piloto que volcó y rompió su moto. “Estoy muy bien, no tengo ninguna clase de problema”, dijo sobre su estado de salud.

Luego, explicó lo que le pasó a su Yamaha Raptor. “Al igual que en Perú se rompió una masa y no puedo hacer nada. Una lástima porque he trabajado tanto durante todo un año, todo el trabajo que se hizo en el cuadriciclo”.

El uruguayo se entrenó con todo para el Dakar. Se levantaba a las 4:30 de la madrugada y hacía gimnasio, bicicleta, piscina y gimnasio nuevamente. Luego, entrenaba sobre su cuatricilo, que también tuvo una preparación ideal para el Dakar.

Pero la suerte también juega en esta carrera. “Hoy había comenzado a circular mucho más rápido. En el momento de la rotura ya había pasado a los dos que estaban primeros. Primero a Sonik y luego a Casale. Parece que el Dakar no quiere que llegue al final”, expresó.

Por último, Lafuente agradeció a sus seguidores. “Quiero agradecer a todos los que me apoyaron en esta nueva intervención, a todos aquellos que por las redes sociales nos daban aliento, con llamadas por teléfonos y que estén seguro que he dejado todo para llevar lo más alto el nombre de Uruguay”.


Populares de la sección

Comentarios