Con gusto a poco

La primera incursión del motociclista uruguayo Maximiliano Gerardo en el CEV no salió como estaba previsto

El motociclista uruguayo Maximiliano Gerardo realizó el pasado fin de semana su primera incursión en el Campeonato Español de Velocidad (CEV), antesala del torneo mundial, que por primera vez visitaba el Autódromo Internacional de Algarve, Portugal.

El flamante campeón argentino 2014 demostró sus dotes conductivas en la primera sesión de clasificación de sábado, cuando marcó el mejor registro de la categoría Superstock 600, pero sufrió dos caídas -sin graves consecuencias para su físico- que condicionaron su fin de semana.

Pole y sorpresa

El sábado, en la primera sesión de clasificación, Maxi Gerardo se exigió en la sexta vuelta y marcó el mejor tiempo de la categoría Superstock 600 -basada en motos de calle adaptadas para competición- entreverándose entre los más veloces prototipos de Moto2 con los que compartió pista.

El uruguayo entendió que aún estaba lejos del límite de la moto que le entregó el equipo Palmeto PL Racing y se exigió un poco más en la vuelta siguiente, perdiendo adherencia en la rueda delantera, no pudiendo evitar una dura caída.

El equipo Palmeto reparó completamente la moto de Gerardo, pero no llegaron a tiempo para que el uruguayo participara de la segunda tanda de clasificación.

De todas formas, el excelente registro de la primera tanda le aseguró la posición de privilegio en la grilla de partida para las dos carreras del día domingo.

Oportunidad perdida

La primera carrera del domingo duró poco más de dos vueltas para Maxi Gerardo. Nuevamente el neumático delantero perdió adherencia -posiblemente frenando en una zona de la pista que estaba sucia- por lo que moto y piloto salieron despedidos hacia las defensas del circuito portugués.

Afortunadamente el piloto nuevamente salió ileso de la caída, pero la moto sufrió grandes daños por la violencia del impacto. No fue posible repararla a tiempo, por lo que Maximiliano no pudo participar de la segunda competencia.

El saldo deja un sabor amargo en el propio Maximiliano Gerardo y también en su entorno, conscientes de que las restricciones económicas harán muy difícil generar otra oportunidad para mostrar su enorme talento en el viejo continente.


Populares de la sección

Acerca del autor

Comentarios