Con ganas, sin fútbol: Uruguay eliminado de la Copa América

Uruguay perdió 1 a 0 ante Chile y quedó eliminado en un partido caliente en el que perdió la paciencia; el equipo tuvo entrega pero careció de la misma falta de juego y gol que en toda la copa
Embed

Live Blog CHILE - URUGUAY

Uruguay cayó ante Chile 1-0 en el Estadio Nacional de Santiago y quedó eliminado de la Copa América. Los celestes fueron dominados desde lo futbolístico y jamás pudieron plasmar su idea ante un Chile que asimiló bien la presión y no le quedó grande el traje de protagonista.

Fue un buen resumen de esta copa, la de la renovación: Uruguay mostró el mismo "fuego" de siempre, como dijo Tabárez, pero en el fútbol estuvo aún más abajo que sus versiones más defensivas.

La entrega del equipo es motivo de admiración, pero en el balance el debe futbolístico preocupa.

Las apuestas por Edinson Cavani y Jorge Fucile en el once titular salieron mal, el equipo se dedicó a luchar el partido y la intención de jugar el partido quedó en el vestuario.

El primer tiempo respetó todos las letras de un guión previo que hablaba del juego de contrastes. Chile se adueñó de la pelota y propuso posesión como arma de destrucción masiva, al tiempo que Uruguay se puso el traje de convidado de piedra que nadie quiere hospedar.

El equipo de Jorge Sampaoli edificó su juego a ras del suelo, con triangulaciones efectivas en todos los sectores del campo y estigmatizando al pelotazo largo, como si se tratara de un pecado resignado a los uruguayos.

Con Jorge Valdivia como dueño del circo, Chile abusó del juego por la calle central, territorio donde Arévalo Ríos es rey y obligó al mago chileno a alternarse sobre las bandas, para buscar el juego asociado con Arturo Vidal y Marcelo Díaz por los extremos.

Sin referencia personal ya que Uruguay defendió en zona, Valdivia se las ingenió para poner pases a la espalda de los laterales y Fucile sufrió demasiado, ya que fue superado en velocidad y en cantidad de jugadores por su sector.

Una ocasión clara de Alexis Sánchez antes de los primeros 10 minutos encendió las alarmas y levantó la temperatura. El triunfalismo del local vivió su mayor nivel de expresión y Uruguay, acostumbrado a hacer de tripas corazón, creció.

La celeste mostró sus mejores cartas. Fue un equipo compacto –sus líneas nunca se partieron–, logró hacer un pressing alto cuando su rival se complicó en el fondo y tuvo sus opciones de gol en base a un juego vertical.

Tabárez había catalogado a Chile como un equipo "intencionalmente desbalanceado" y viendo que el costado de Fucile era una franquicia apetecible, la roja se desequilibró por ese sector.

Cuando parecía que sería su noche fatal, el jugador de Nacional fue al piso con Arturo Vidal, hizo volar por el aire al volante de Juventus y enmudeció al Estadio.

Fue su plus de confianza para seguir, para asegurarse de que podía volver a ser el jugador que brilló en el Mundial de 2010, aún cuando las lesiones de los últimos años le amargaron la vida.

Como si fuera un acto reflejo, Rodríguez debió retroceder metros para colaborar en la marca y Uruguay quedó rengo en ataque.

Los locales se adueñaron del tiempo y el espacio y aplicaron a Uruguay a un sometimiento colectivo que apenas pudo romper con corridas verticales y presión en bloque forzando el error. Vidal comenzó a enchufarse con el correr de los minutos, el buen partido de Valdivia le quitó marcas personales y el hombre de la Ferrari, Arturo Vidal, sacó un disparo seco que obligó la intervención de Muslera.

Un pisotón de Eduardo Vargas sobre la mano de Muslera caldeó los ánimos y fue un revulsivo para que los dos equipos, con sus armas, hicieran prevalecer su idea. Chile aplicó un fútbol total y Uruguay apretó los dientes para luchar el partido jugado a las opciones de pelota quieta.

Cuando Uruguay tenía un tiro libre o un saque de esquina, el tiempo y la respiración se detenían en la gélida noche de Santiago. Los trasandinos, con la defensa más baja en estatura de la Copa América, ensayaron durante toda la semana cómo detener la fuerza aérea celeste y eso fue motivo de amenaza constante.

En el complemento Tabárez metió mano y sacó a Rolan para darle ingreso a Abel Hernández, cuando el diagnóstico del primer tiempo pedía a gritos por la velocidad de Jonathan Rodríguez.

Los 15 minutos de descanso no calmaron las pulsaciones y Jara dejó en claro que Cavani no estaba para el partido. El chileno lo provocó metiéndole un dedo entre las nalgas, Cavani le tocó la cara y el defensor supo caer teatralmente, lo que terminó con el uruguayo expulsado.

Poner a Cavani fue una apuesta que pudo salir bien, pero no. Los problemas extradeportivos influyeron en el salteño, aunque según dijo Tabárez en conferencia (ver página 5) "aunque hubiese sacado la lotería antes" , hubiese reaccionado igual.

Tras la expulsión Sampaoli supo que era su oportunidad y mandó a la cancha a Matías Fernández y Mauricio Pinilla. Uruguay se replegó aún más buscando el milagro y dio una muestra de vergüenza deportiva, pero con eso no alcanza.

Tras un envío aéreo, Muslera salió con los puños, la pelota quedó corta e Isla la puso contra un palo para bajar la cortina al partido. Tras el gol, Uruguay perdió el foco, Fucile vio la tarjeta roja y Chile festejó ganarle a Uruguay en el Estadio Nacional de Santiago. Uruguay, entre empujones y protestas, pagó el típico precio del visitante sudamericano. Y se despidió de la Copa, esperando mostrar más fútbol en lo que venga.
Uruguay
0
1- Fernando Muslera 7
16- Maxi Pereira 5
2- José Giménez 5
3- Diego Godín 8
4- Jorge Fucile 5
5- Carlos Sánchez 5
17- Egidio Arévalo Rios 7
20- Álvaro González 4
7- Cristian Rodríguez 6
9- Diego Rolan 3
21- Edinson Cavani 4
DT: Óscar Tabárez
Chile
1
1- Claudio Bravo 6
4- Mauricio Isla 8
17- Gary Medel 5
18- Gonzalo Jara 6
2- Eugenio Mena 5
8- Arturo Vidal 5
21- Marcelo Díaz 4
20- Charles Aranguiz 8
7- Alexis Sánchez 6
10- Jorge Valdivia 6
11- Eduardo Vargas 3
DT: Jorge Sampaoli


CAMBIOS en Uruguay: 57' 8- Abel Hernández (2) x D. Rolan y 84' 22- Jonathan Rodríguez x C. Sánchez
CAMBIOS EN Chile: 70' 9- Mauricio Pinilla (6) x E. Vargas y 14- Matías Fernández x M. Díaz, y 84' David Pizarro x J. Valdivia
CANCHA: Estadio Nacional de Santiago
PÚBLICO: 50.000
JUEZ: Sandro Ricci (Brasil)
GOL: 80' M. Isla (C)
AMARILLAS: Cavani 2, Fucile 2, M. Pereira (U); Valdivia, Isla, Pinilla (C)
Expulsado: 62' Cavani (U) y 87' J. Fucile (U)

Populares de la sección

Acerca del autor