Con fútbol, juego y carácter

Los dirigidos por Guillermo Almada jugaron un gran torneo, pero no es algo nuevo: vienen de ser segundos en el Clausura

Paulatinamente, desde que Guillermo Almada tomó las riendas del primer equipo hace ya tres temporadas, River Plate comenzó a jugar un fútbol que despertó el interés de propios y extraños, y recogió elogios de la cátedra y de los espectadores.

Pelota al piso, laterales y volantes bien abiertos, puntas muy atentos y, sobre todo, mucha generación de fútbol, algo que no abunda en el torneo local.

Sin embargo, hay algunos detractores –inclusive hinchas del club que hasta a veces insultan al técnico en pleno partido– que creen que a River Plate siempre le falta carácter en los momentos que debe definir.

Este plantel se coronó campeón del Preparación en enero-febrero 2012 tras ganarle a los juveniles de Peñarol la final en Rivera, en lo que fue su primer título oficial en Primera división en toda la historia.

En este Apertura, como refleja la gráfica que acompaña esta nota, tuvo una campaña irregular. Comenzó con todo ante Peñarol al que le ganó con propiedad, pero no supo mantener una regularidad que hoy sí tiene.

Cuando no tenía margen, en la dudodécima fecha se jugó todo ante Danubio en Jardines y se llevó una victoria espectacular con nueve hombres. Ese triunfo le permitió a los del Prado igualar a Danubio en la punta.

El último domingo, River le ganaron a Racing con propiedad.

“Jugamos un buen primer tiempo en una cancha despareja. En el segundo período, por las transiciones y porque fuimos sólidos en defensa, lo hicimos mejor. ¿Si Damián (Frascarelli) fue figura en el arco? En realidad, sacó una sola pelota complicada en la primera mitad tras un cabezazo de Brasesco. Pero sí transmitió mucha seguridad”, dijo el técnico Guillermo Almada a El Observador.

“Esta campaña de River se basó primero en un buen juego, en un buen volumen futbolístico, generamos muchísimas situaciones de gol y mejoramos en la parte anímica, como sucedió ante Danubio en Jardines. Allí supimos definir el encuentro y mantener el cero que es importante”, agregó.

Para el DT, “en River no se da tanto lo de la mezcla de jugadores de experiencia y jóvenes. Tenemos el plantel más joven del medio y como experientes solo a Frascarelli, Kily González y Taborda, aunque éste tuvo una lesión que le llevó tiempo y no estuvo en la mayor parte de los partidos”.

El secreto del éxito es que “los jugadores se sienten identificados con la propuesta y con mi trabajo, con el convencimiento que uno tiene luego de estar tres años en el club y manteniendo una regularidad importante”.

En el partido que cierra el torneo, “Defensor será un rival difícil, complicado en el Franzini. Es una final ante un rival al que tendremos que pontenciar al máximo nuestras virtudes para que no nos complique. Debemos limitarlos porque ellos vienen de jugar un gran primer tiempo ante Wanderers, pero perdieron y tratarán de recuperarse contra nosotros, con grandes jugadores. La cancha va a ayudar porque está muy buena y nosotros nos movemos mejor en ese tipo de campos de juego”.

River, que intenta conseguir el sueño de su vida, quiere despegar para ser el verdadero protagonista con un equipo de jugadores formados en la cantera. l




Populares de la sección

Comentarios