Con el ébola no se juega

El miedo a jugar en los países que sufren el foco infeccioso de la enfermedad del momento, puede dejar trunco el Mundial de Clubes

El virus del ébola, antes conocido como fiebre hemorrágica del ébola y que comenzó como brote mortal en las aldeas africanas cercanas a la selva tropical, se transformó en una epidemia global que ya suma más de cuatro mil muertos.

Si se tiene en cuenta que la infección tuvo sus primeros brotes en Liberia, Sierra Leona y Guinea y que, curiosamente, esos tres países son los que tienen peores calificaciones en los sistemas de salud, la cifra de muertos no oficiales puede trepar hacia un techo mayor.

Además se detectaron casos en Nigeria, Congo, Senegal, Estados Unidos y España lo que generó una mayor atención por parte de los medios, lo que puso al ébola como un tema central.

El fútbol, como industria global de entretenimiento, no podía estar ajeno a la problemática y los clubes protestaron por donde se jugará el próximo Mundial de Clubes: Marruecos.

Real Madrid, candidato al título, manifestó su preocupación por la situación y no aseguró su presencia en el certamen.

El director de relaciones institucionales del club merengue, Emilio Butragueño, reconoció al diario AS que el club no pierde de vista el tema: “Sin duda estaremos muy atentos.

Escucharemos lo que digan las autoridades y los expertos. Respetaremos lo que ellos nos planteen en esta cuestión porque las autoridades médicas saben lo que hacen”.

El otro equipo que evidenció en lo previo la preocupación por la epidemia global fue San Lorenzo, quizás el mayor retador que tendrá Real Madrid.

“Estamos asustados. Hablamos más del Ébola que de Real Madrid, porque nos resulta raro que en todos los países limítrofes haya casos y ahí no”, señaló Gonzalo Prósperi, uno de los zagueros titulares en el equipo de Bauzá, quien confensó que su mujer no lo quiere dejar ir al torneo.

Tanta preocupación generó la situación que Marruecos renunció a la organización de la Copa Africana de Naciones por decisión del gobierno marroquí.

La Copa Africana de Naciones supondría la llegada de hinchas desde todos los países, siendo África el continente más contaminado por la epidemia, lo que provocaría un foco infeccioso incontrolable, por lo que FIFA no descarta postergar la cita continental hasta 2015.

Sin embargo, como el virus, el miedo dinamitó las fronteras para instalarse en Europa, donde los clubes miran de reojo a sus jugadores africanos.

El técnico de Newcastle, Alan Pardew, mandó a una clínica a Cheick Tiote y Papiss Cisse luego de que ambos jugaran con sus selecciones los partidos clasificatorios a la Copa Africana suspendida en Marruecos.

Misma situación vivió Rayo Vallecano, que obligó a Lass Bangoura abandonar la concentración guineana para volverse a Madrid y ser examinado de urgencia.

Con el ébola no se juega.

El miedo juega de titular con San Lorenzo y Real Madrid
El campeón de la Libertadores y su similar de la Liga de Campeones evalúan la posibilidad de boicotear el Mundial de Marruecos. Los jugadores del ciclón confesaron que piensan más en el ébola que en los rivales. Los merengues no confían en las garantías sanitarias del gobierno local.

Cheick Tioté (Costa de Marfil): El volante de Newcastle se enfrentó a Congo en la clasificación de la Copa de África. Su entrenador en Newcastle, Alan Pardew, lo mandó a una clínica.

Lass Bangoura (Guinea): El futbolista africano abandonó la concentración de la selección de Guinea previo al partido ante Ghana, a pedido expreso de Rayo Vallecano, su club en España.


Populares de la sección

Comentarios