Con el corazón y con Suárez, Uruguay sacó un gran empate en Brasil

La selección se recuperó de un gol al minuto y un 0-2 a los 25'; con entrega y sacrificio lo empató y estuvo a un paso de ganarlo

Enviado a Recife, Brasil

Era el partido de Luis Suárez y no defraudó. Regresó después de 640 días de ausencia, con la cinta de capitán y con un gol, el que marcó el empate final 2 a 2 frente a Brasil en el Arena Pernambuco. Un resultado fantástico porque Uruguay supo revertir un comienzo demoledor, con dos goles de los locales que presagiaban más. Pero al final de la primera etapa descontó Edinson Cavani y al inicio del complemento igualó Suárez. Los celestes terminaron más enteros anímicamente y Suárez pudo haber hecho historia con un disparo que le tapó el golero cuando faltaban cinco minutos para el final.

Un resultado que mantiene al equipo de Tabárez en la segunda posición de las Eliminatorias jugadas cinco fechas. El "Olé Olé Olé, Lucho, Lucho" del puñado de uruguayos resume lo que fue el encuentro, la emoción que significó el resultado y sobre todo, el regreso del goleador.

El partido arrancó con un gol de Brasil. Y así no hay plan que valga. Porque todo lo que pudieron haber ensayado, imaginado y planeado Tabárez y los jugadores, se derrumbó en menos de un minuto con la corrida de Willian por derecha y el centro que terminó Douglas Costa. Ahí, en esa jugada que arrancó el partido, se notó el descontrol de una línea de cuatro totalmente nueva, armada a retazos a medida que se fueron cayendo los titulares y algún suplente también.

El golpe fue duro, lo sintió la celeste y le costó encontrarse en el campo de juego. No había salida por ningún lado. La primera oportunidad fue a través de un tiro libre ejecutado por Sánchez que Suárez no pudo conectar en el área chica. Brasil agobió a los volantes con la presión y les complicó la vida. Vecino no encontraba su lugar y había demasiado campo para Egidio solo.

Además estaba Neymar y con muchas ganas de jugar. Imparable y con cancha para hacer destrozos. Generalmente arrancó de izquierda al centro y no lo encontraban. Las ocasiones para los brasileños se fueron sumando. Una tras otra. Lo tuvo Neymar después de un enganche en el área y su remate se perdió afuera; después fue Muslera el que impidió el gol del delantero de Barcelona. Hasta que llegó el segundo tanto para alegría de los 47.000 brasileños que coparon las gradas del Arena Pernambuco y no pararon de alentar y de aullar cuando la pelota la tenía Palito Pereira. Neymar metió un pase filtrado, falló Palito y Renato Augusto no tuvo demasiados inconvenientes para vencer a Muslera.

La impotencia celeste era total. Cavani no tenía respiro y la incapacidad lo llevó a pegar una patada de atrás. Sin embargo, cuando los pronósticos daban goleada local, Cavani de zurda se encargó de taparles la boca. Un centro de Pereira que bajó de cabeza Sánchez para que el otro salteño le pegara de zurda.

Enseguida, el salteño más esperado esta noche, cuerpeó con Miranda y remató alto. Suárez empezó como todo el equipo, perdido, sin que la pelota le llegara bien jugada. Después que los nervios de los primeros minutos pasaron mejoró y hasta llegó a ponerle un gran pase a Sánchez que tapó Alisson.

Así terminó la primera parte, con una sensación agridulce; por fútbol era goleada, pero el marcador mostraba la diferencia de apenas un gol. La entrada de Tata González desde el vestuario fue el intento de Tabárez para cambiar la historia y enseguida apareció El Depredador en el área de Brasil para dejar su huella tras el pase de Palito.

Cambió el guión. El drama se convirtió en una historia de ilusión. El ingreso de Álvaro González le dio otra endurance al medio. Neymar ya no gozó de franquicias. El encuentro se hizo más friccionado, más cerrado, más fuerte, porque en los primeros 45 ni faltas habían hecho los celestes.

El público empezó a trasladar sus molestias y Dunga, infiel a sus principios, tuvo que hacer un cambio ofensivo. Sacó al fuerte Fernandinho y mandó a la cancha al pequeño y habilidoso Philippe Coutinho. Se ubicó en la izquierda, para juntarse con Neymar y tuvo un disparo peligroso que desvió Muslera. Pero el conjunto uruguayo ya estaba más compacto, con una línea de cuatro mejor respaldada por la de volantes y la ayuda por izquierda de Cavani.

Uruguay comenzó a tener el control psicológico del partido. Suárez, solo arriba era imbancable. De cualquier pozo sacaba petróleo. No podían con él. David Luiz intentó un pase de cabeza hacia atrás y lo dejó sólo. El remate del número 9 lo tapó con el pie Alisson. Iban 85 minutos de juego. Hubiera sido la hecatombe para los brasileños, un nuevo capítulo glorioso para la celeste. El "Tata " González también tuvo su oportunidad y también Cristhian Stuani.

Uruguay terminó el partido dominando a Brasil, disminuyendo su poderío, con los zagueros dejando pelotas en los pies de Suárez. Quién lo iba a imaginar al comienzo. Pero en la cancha había 11 uruguayos, que jueguen donde jueguen siempre dejan el alma. Como anoche, otro día que quedará grabado en la mente de todos los que nacieron en la orilla más linda del Río de la Plata.

Brasil

2

1-Alisson 6

15-Dani Alves 5

3-Miranda 5

4-David Luiz 4

6-Felipe Luis 6

17-Luiz Gustavo 5

19-Willian 6

5-Fernandinho 4

8-R. Augusto 5

7-Douglas Costa 5

10-Neymar 6

DT: Dunga

Uruguay

2

1-Fernando Muslera 6

4-Jorge Fucile 5

2-Mauricio Victorino 5

19-Sebastián Coates 6

6-Álvaro Pereira 6

5-Carlos Sánchez 5

17-Egidio Arévalo 6

15-Matías Vecino 5

7-Cristian Rodríguez 4

21-Edinson Cavani 6

9-Luis Suárez 7

DT: Óscar Tabárez

CAMBIOS en Brasil: 66' Philippe Coutinho x Fernandinho, 77' Ricardo Oliveira x Costa

CAMBIOS EN Uruguay: 45' Álvaro González (6) x Rodríguez, 81' Cristhian Stuani x Sánchez

CANCHA: Estadio Arena Pernambuco

JUEZ: Néstor Pitana de Argentina

GOLES: 1' D. Costa (B), 25' R. Augusto (B), 30' Cavani (U), 48' Suárez (U)

amarillas: Suárez (U), Neymar (B), Alves (B), David Luiz (B)


Embed


Populares de la sección

Acerca del autor