Con el apoyo de Lugano

El capitán de la selección mayor despidió a los jugadores en Londres y les brindó su aliento para ir por la clasificación

El plantel necesitaba que alguien brindara un grito de aliento, además del de los hinchas que llegaron a los Juegos Olímpicos, o los del capitán del equipo Luis Suárez. Precisaba un grito que hiciera mover las bases y alcanzar el corazón de los futbolistas.

De pronto, en la estación Paddington de Londres, donde el plantel de Uruguay abordaba el tren que lo trasladó a Cardiff, la silueta de Diego Lugano se recortaba entre los centenares de pasajeros que intentaban abordar el tren.

El zaguero de la selección mayor y capitán del equipo celeste, referente indiscutido del combinado por su carácter y personalidad, que el domingo estuvo en la tribuna del estadio de Wembley viendo el partido junto a Álvaro “Tata” González, apareció en el momento más oportuno para transmitir la motivación que los celestes necesitaban. Lugano, que estuvo con el entrenador y los futbolistas, habló con los jugadores olímpicos que a la hora 15.15 local (11.15 de Uruguay) partieron en tren hacia la estación Central de Cardiff.

Exactamente dos horas y seis minutos después, los 30 integrantes de la delegación celeste llegaron a la sede donde mañana enfrentarán a Gran Bretaña, con el apoyo del capitán.

Treinta integrantes de la delegación viajaron en primera clase, en tanto el resto lo hizo en turista.

Debido a que el servicio no era exclusivo para los celestes, compartieron el vagón con otros pasajeros.

Polenta dijo a El Observador que el viaje “transcurrió normal”, y que fue “rápido”, situación que contrastó con las siete horas que tuvieron que viajar en ómnibus para llegar de Manchester a Londres.  l



Fuente: @luisinza, enviado a Londres

Populares de la sección

Comentarios