Con Cacho Blanco está un poquito mejor

Con el interinato de Blanco el albo le descontó un punto a Peñarol y puede clasificarse este jueves en la Copa

Siete partidos duró el interinato de Juan Carlos Blanco en Nacional. Los seis ya disputados y el de este jueves frente a Toluca. Las estadísticas marcan tres ganados, uno perdido y dos empatados; ocho goles a favor y seis en contra.

Cuando tomó el equipo, se ubicaba 13º en el Clausura jugadas dos fechas y 4º en la Anual, a siete puntos de Peñarol. Hoy está 7º en el Clausura, tres puntos por debajo de los líderes Defensor, El Tanque y Danubio, y 4º en la Anual, seis puntos detrás de Peñarol.

En la Copa Libertadores logró un trascendente triunfo en La Bombonera contra Boca y una dolorosa derrota frente al mismo rival en el Centenario. Si hubiera ganado ese partido, hoy ya estaba clasificado.

La directiva de Nacional aceptó la renuncia de Gustavo Díaz después del empate conseguido en la segunda fecha del Clausura frente a Cerro Largo.

Se intentó la contratación de Hugo De León, pero el riverense desechó el ofrecimiento. Entonces se quedaron sin candidatos y los dirigentes optaron por elegir a Blanco, quien se desempeñaba como asesor deportivo.

La idea era que dirigiera interinamente, acompañado de Gustavo Bueno, mientras se buscaba el técnico definitivo.

Para sorpresa de muchos, Blanco debutó frente a Boca en La Bombonera y Nacional ganó. Esa noche el técnico armó un equipo que sorprendió, porque tenía a Scotti de lateral derecho, a Núñez por la banda izquierda y al Hueso Romero de volante. El experimento le salió bien y ese triunfo, más el logrado unos días después contra Central Español por el Clausura, le permitieron a los dirigentes buscar con mayor tranquilidad al sustituto del Chavo Díaz.

Hasta que la derrota contra Boca en el Centenario y los empates frente a Fénix y Cerro apuraron las gestiones. Blanco puso a Álvarez de zaguero en otros partidos, a Albín por derecha y a Luna por izquierda, pero estos intentos no funcionaron. No encontró el rendimiento futbolístico y desaprovechó dos oportunidades de alcanzar a Peñarol en la tabla de posiciones.

Los dirigentes apuraron las gestiones y designaron al argentino Arruabarrena como entrenador, que empezará mañana su labor.

Pero antes queda el partido de hoy, en el que Blanco volvió a sorprender con la alineación. Porque después del triunfo ante Danubio, con los pibes Moreira, Prieto y Dorrego en el equipo, decidió mantener la estructura para este jueves y dejó afuera a los experimentados Lembo, Abreu, Sánchez, Albín y Luna.


Populares de la sección

Comentarios