Con alma y clase de campeón

Hebraica Macabi aplastó 97-72 a Defensor Sporting y conquistó la Liga Uruguaya: premio al talento y a la resistencia
La potencia de Michael Hicks, la muñeca de Leandro García Morales y el talento –¡qué talento!– de Luciano Parodi fueron demasiado para Defensor Sporting y su ingeniería defensiva. Basado en esos pilares, Hebraica Macabi aplastó este martes al fusionado 97-72 y liquidó 4 a 2 la serie final de la 13ª edición de la Liga Uruguaya de Básquetbol.

Ganó el talento individual. Pero también ganó el equipo superando a su rival en todas las facetas del juego y desde el mismo arranque del partido (12-2, lo que obligó a Gerardo Jauri a su primer pedido de tiempo).

Pero también venció el espíritu de lucha. Porque este Hebraica si bien se reforzó con un crack de la talla de García Morales apuesta a una base juvenil formada en casa: Parodi, Salvador Zanotta –que la rompió cada vez que vino del banco–, los Medina y Agustín Zuvich. Sufrió la partida de su entrenador argentino, Fabio Demti, a mitad de camino, y tuvo que asumir un técnico de juveniles, Leonardo Zylberstein. Después se quedó sin Hatila Passos –lesionado– y finalmente perdió en el primer partido de los playoffs, ante Welcome, a Sebastián Izaguirre, una de sus fichas mayores.

Pero por aquello de que lo que no mata fortalece, Hebraica se hizo fuerte a partir de esa sumatoria de adversidades.

Se robusteció con los musculosos brazos de Jimmy Boston en la pintura y contó con un Rashuan Freeman confiable para pelear en las tablas y sumar de a dos cifras.

Y así llegó con aire a la definición de las finales. Con dos posibilidades de abrochar su segunda Liga. No hubo necesidad de otra.

Porque Macabi lo ganó de principio a fin. Con un primer cuarto aplastante (24-10) donde Hicks se agigantó para trabajar en el reboteo más que Boston y Freeman, para reducir a la mínima expresión a Jasper Johnson –hombre clave en los dos triunfos de Sporting– y para volverse imparable cada vez que atacó el aro o apuntó desde el perímetro. El panameño terminó con 29 puntos y 11 rebotes. Determinante.

García Morales, de opaca serie final más allá de un gran partido inicial (29 puntos), sintonizó la frecuencia de Hicks y Parodi aportando 19 puntos.

Dos jugadas graficaron el primer tiempo: Parodi bajó un rebote y anotó recibiendo falta, y Hicks puso una hundida intimidante luego de que Sporting acortara la diferencia (parcial de 11-0). El segundo tiempo fue un trámite.

Defensor se desmoronó en la lucha bajo los aros (43 contra 28 rebotes) y jamás encontró claridad ofensiva. Mérito del talentoso Hebraica que cuando tuvo que ponerse el traje del sacrificio se lo puso. Y que cuando tuvo que demostrar su clase de campeón, no falló.

Quinta copa, segunda Liga

Hebraica Macabi levantó el martes el quinto trofeo de su historia. Fue campeón de los Federales 1975, 1977 y 1994, y también de la Liga Uruguaya 2011-2012 dirigido por Marcelo Signorelli con Leonardo Zylberstein como ayudante. Zylberstein quedó como técnico principal ahora tras el alejamiento de Fabio Demti.

Las cifras

29 Puntos. Michael Hicks fue la figura de la sexta final al anotar 29 tantos y bajar 11 rebotes. Anuló a Jasper Johnson, aportó dos triples y metió 13 de 15 libres. Se tomó revancha de las pobres semifinales que jugó el año pasado ante Malvín.

43-28 Rebotes. Si bien en un par de partidos, Hebraica sufrió la consistencia de Kiril Wachsmann en la zona interna, anoche dominó claramente el rubro rebotes por 43-28. Además anotó 40 puntos en la pintura contra 32 del rival.


Acerca del autor