¿Cómo ven el momento de Jonathan en España?

"Es una pena porque Deportivo lo necesita", opina un periodista
Jonathan Rodríguez está sufriendo lo que muchos jóvenes que se van a Europa. El proceso de adaptación no es fácil para la mayoría de los jugadores, salvo que sean fueras de serie como Suárez, Cavani o Godín. Para peor, el floridense no tuvo la malla de formación de las selecciones juveniles. Saltó directo de Peñarol a la selección mayor, en base a un talento que derribaba esquemas.

Pero aquella progresión natural hacia ser una estrella de la nueva generación constrasta con el momento actual del delantero. En los últimos tres meses jugó 102 minutos en 13 partidos que disputó su equipo, a un promedio de siete minutos por encuentro.

Entre enero y marzo jugó apenas 21 minutos. Entró a los 87' contra Valencia, a los 73' contra Rayo y un minuto ante Granada.

En los últimos dos no estuvo ni siquiera en la convocatoria. El técnico Víctor Sánchez justificó la ausencia del uruguayo diciendo: "Consideramos que los que están dentro de la convocatoria, por el rendimiento en entrenamientos y partidos anteriores, son los mejores".

A Deportivo había sido cedido en busca de minutos, luego que tras casi un año en Benfica no pudiera ganarse un lugar. Hizo varios goles en el Benfica B, pero aunque integró el plantel principal no pudo anotar.

A Benfica había llegado en una tumultuosa situación, luego del famoso pase que casi se cae tras las declaraciones del periodista Jorge Da Silveira, acerca de que Rodríguez tenía problemas con el alcohol. Las negociaciones se tensaron y la transferencia se reperfiló por menos dinero, en un préstamo por dos años. Y el signo de interrogación quedó instalado en el juvenil.

Antes ya tuvo otro revés: fue a mediados de 2014, cuando tenía todo arreglado para firmar por Sporting Braga, pero el pase se cayó porque se le encontró un problema de rodilla. El jugador se bajoneó y le costó volver a su nivel, pero lo logró sobre fin de año.

A muchos, ese momento les recordó su primer bajón en Peñarol: en 2013, Diego Alonso lo bajó a tercera. Eran épocas en las que, según el mismo admitió, no se "cuidaba". "Seguro que maduré. He dejado muchas cosas de lado, cosas que no se podían hacer y que capaz que por ellas no me iba bien. Por eso me bajaron a Tercera y allí dejé esas cosas y pude volver", le contaba a Referí en 2014, antes que las declaraciones de Da Silveira lo hicieran pasar otra vez por el mismo calvario.

Al menos esta vez, la ausencia no se debe a motivos extradeportivos, informaron a Referí desde La Coruña (ver nota aparte).

De sucesor a olvidado

En la selección también pasó de un extremo al otro. Cuando la FIFA sancionó a Suárez y Tabárez recurrió a los servicios de Rodríguez, muchos lo vieron como el sucesor del 9 de Barcelona. ¿Motivos? Su espíritu de lucha y su capacidad goleadora. Era una especie de mini Suárez: potencia física y peso dentro del área.

En la selección fue parte de los amistosos post mundial, e incluso ante Omán compartió delantera con Suárez. Integró el plantel de la Copa América aunque casi no sumó minutos, salvo el partido de eliminación contra Chile, cuando entró cerca del final. De hecho, una de las críticas que recibió Tabárez fue la falta de minutos del "Jona".

Fue reservado en noviembre de 2015 para la Eliminatoria ante Ecuador y Chile, pero no fue confirmado en la lista. En su lugar Tabárez recurrió a Michael Santos, de River Plate.

La última actuación que provocó titulares fue cuando jugó en diciembre ante Barcelona, en un partido que terminó empatado 0-0. Nuevamente Suárez y Rodríguez se vieron las caras aunque el floridense casi no entró en juego y fue sustituido en el segundo tiempo.

Llegó 2016 y los minutos se redujeron a cero, y finalmente, de cara a los juegos con Brasil y Perú ni siquiera fue reservado por Tabárez, planteando una nueva dificultad en su carrera.

No será el primer jugador joven en tener apariciones salteadas en la selección: así le pasó a Diego Laxalt o Matías Vecino, dos de los que brillaron en las juveniles y pasaron un buen rato antes de ganarse un lugar en la mayor. Pero con más expectativa y ojos pendientes de él que otros, la tendrá difícil.l

"Es una pena porque Deportivo lo necesita"
Miguel Piñeiro
Periodista de La Voz de Galicia, especial para Referí
@migpineiro


La mejor época de Jonathan fue antes de Navidad, cuando enganchó una buena serie de partidos y parecía entrar en la dinámica del equipo. Le faltaba marcar, para definir tuvo alguna chance muy clara ante Granada pero estaba entrando en lo que quería el entrenador. Pero luego llegó el parón por las fiestas y tuvo una pequeña lesión que le quitó continuidad. Ahora mismo está muy fuera, y al no hablar mucho con la prensa tampoco hay mucha información desde su lado y tampoco una queja especial por no jugar. En principio si hay una razón es puramente deportiva; no hay nada extradeportivo.

Es una pena porque Deportivo necesitaba mucho de un delantero que aporte más goles que Lucas, que es una de las revelaciones de la liga con 15 goles. Por cualidades parecía que Jonathan se ajustaba mucho a lo que quería el entrenador. Lucas no era delantero centro, pero el DT ha tenido que apostar por él porque no tiene otra alternativa. El equipo ataca mucho a la espalda de las defensas, juega mucho de contragolpe, y era un escenario perfecto para Jonathan, que es un jugador rapidísimo.

El uruguayo está cedido por Benfica hasta fin de temporada. Hoy Deportivo tiene muchos jugadores cedidos, y el club quiere que muchos de esos jugadores sigan en el club, no así Jonathan. Hoy por delante tiene a Lucas y Oriol Riera, que tampoco está jugando muchos minutos.

Además, en estos últimos 12 partidos Deportivo no está cómodo con el descenso, por lo que no está para permitirse oportunidades gratis y en principio uno puede esperar que no lo van a esperar a Jonathan.


21
Minutos. Lleva jugados Jonathan en 2016. Tuvo algunos partidos como titular en diciembre, pero luego salió del equipo.

0
Gol. Lleva el uruguayo en Primera (11 partidos) desde que llegó a Europa en febrero de 2015. Con Benfica B anotó