¿Cómo sienten los uruguayos el himno?

El capitán argentino dijo que "es una boludez" en cambio Josema Giménez lo cantó llorando, Palito se abrazó con Forlán y Lugano se peleó con un árbitro por interrumpir

¿Se imaginan por un instante si Messi fuera uruguayo y declara que cantar el himno es una boludez? A esta altura estaría en la Intendencia en lugar de la estatua del David.

El capitán de Argentina le restó trascendencia al tema y expresó: "Una vez que ya empezaron con eso, lo hago a propósito. Si no va a cambiar nada cantarlo o no. Los Pumas lloran, nosotros no".

En Uruguay se vivió una transformación. En la década del 90 los jugadores eran criticados por masticar chicle. Pero todo cambió. ¿Cómo viven los jugadores uruguayo el himno de su país?

A diferencia de Messi, lo cantan hasta con rabia. Hay imágenes que quedaron grabadas para siempre. Como la tarde que a Palito Pereira se le caían las lágrimas en la semifinal de la Copa América contra Argentina y fue abrazado por Diego Forlán.

José María Giménez contó a El Observador el sentimiento que le provocó el himno: "Con la selección mayor me pasó de vivirlo distinto que cuando jugué en las selecciones juveniles. Me llegué a emocionar mucho y hay fotos donde salí con un par de lágrimas en los ojos. Es difícil explicar con palabras lo que uno siente, pero se te pasan un montón de cosas por la cabeza en ese momento".

Lugano se peleó con un juez

Pero acaso la historia más pintoresca de cómo viven y siente los futbolistas uruguayo el himno de su país tuvo como protagonista a Diego Lugano, capitán durante muchos años del proceso.

Resulta que en el partido por el repechaje contra Costa Rica a las autoridades se les ocurrió que el himno fuera cantado en tono de murga por Freddy "El Zurdo" Bessio. Y poco menos que se generó una polémica nacional con quienes estaban a favor y en contra de esa interpretación.

Pero pocos se percataron de un detalle en plena entonación del himno.

Nadie le avisó al Zurdo que debía cantar la versión corta de 90 segundos y el músico decidió entonar la totalidad del himno que dura casi siete minutos.

En determinado momento, el árbitro del partido, Massimo Busacca, cuando pasaron los tres minutos empezó a decirle al capitán: 'Lugano, rompan filas', en un español bastante bien.

A lo que el capitán uruguayo respondió: '¿Qué rompan qué?'; 'Rompan filas que ya pasaron 3 minutos', me respondió. Entonces digo: 'No, no. Respetá que están cantando el himno'".

Bussacca, hoy ya retirado, esperó unos segundos más y volvió a insistirle: "'Lugano, van cuatro minutos, saludá ya o te suspendo a vos y al estadio'". "Y digo: 'Mirá que acá no estás en Europa, te arrancamos la cabeza'".

Sus compañeros cantaban el himno y él estaba a los insultos con el árbitro. En el ínterin, los costarricenses entendían que era una falta de respeto tanta demora. "Pero en realidad era una falta de información; quisieron venir a saludar, nosotros nos dimos vuelta", narró Lugano.

El entredicho entre Busacca y Lugano continuó: "Que no faltés el respeto, que este es mi país", contó que le dijo el capitán. Y el árbitro replicó: "Mirá que te cobro un penal y quedás afuera del mundial por tu culpa".

La historia terminó con final feliz y Uruguay clasificado al Mundial.


Populares de la sección

Acerca del autor