¿Cómo le hacen goles a los grandes?

El Observador analizó los tantos recibidos por Nacional y Peñarol y encontró que los albos sufren las pelotas quietas y los aurinegros en el lateral derecho

Peñarol es uno de los cuatro equipos menos goleados del Torneo Clausura. Pero, ¿es solvente en defensa? Nacional se hizo fuerte en el Apertura a partir de la solidez de su retaguardia. ¿Qué le pasa en el presente torneo? El Observador analizó los goles que recibieron los grandes para encontrarle un patrón a sus defectos defensivos.

Peñarol, que lleva encajados ocho goles, recibió cuatro tantos gestados en el sector defensivo de su defensa (Tacuarembó, Sud América, River y Danubio), tres de pelota quieta (Juventud y Danubio dos) y uno en un contragolpe donde la jugada se definió por la izquierda (El Tanque Sisley).

Dado que el 50% de los goles recibidos cayeron por la banda derecha, el entrenador Pablo Bengoechea decidió tras la quinta fecha sustituir a Andrés Rodales por Emiliano Albín mientras que a este lo sacó a los 30 minutos del último partido, ante Danubio, por sus flojos rendimientos.

Nacional, por su parte, supera a Peñarol en goles recibidos de pelota quieta: cinco (Sud América, Atenas dos veces, Wanderers y Rampla Juniors).

Pero no es la única vía por la cual luce tan vulnerable atrás. También sufrió dos goles a causa de la presión alta (River y Danubio), dos que surgieron de pelotazos largos del golero rival (Sud América y Wanderers), dos tras centros desde las bandas (River y Danubio) y uno –el segundo de Atenas– tras un par de rebotes en el área en una jugada que empezó bien Peraza encarando y terminó sucia a puro rebote.

Peñarol necesita soluciones por la derecha y el juvenil Nahitan Nández se las ofreció improvisando en el puesto.

Los problemas de Nacional son más profundos, porque a las desconcentraciones suma dificultades ante la velocidad rival y sufre cuando lo presionan arriba.


Populares de la sección

Acerca del autor

Comentarios